Estado

Primer revés a la reforma corralista

Determina dictamen legislativo que es “inviable, inconstitucional e incosteable”

Cortesía

Heriberto Barrientos/El Diario

sábado, 20 junio 2020 | 10:18

Chihuahua.- Por ocho votos a favor, tres en contra y dos abstenciones, los diputados integrantes de las Comisiones Unidas Primera y Segunda de Gobernación y Puntos Constitucionales, así como de Participación Ciudadana votaron en sentido negativo el dictamen de propuesta de reforma electoral impulsada por el gobernador Javier Corral Jurado.

Lo anterior al considerarla “inconstitucional, inviable, incosteable, invasiva en la esfera de los partidos y discriminatoria”, asimismo, la cual desviaba apoyos a la contingencia sanitaria por el Covid-19.

Fue el secretario técnico del Congreso del Estado, Jorge Carlos, quien inició ayer con la lectura del resumen de 224 páginas con las consideraciones, por lo que en próxima sesión extraordinaria será sometida a votación de El Pleno de legisladores.

Cuando se sometió a votación de los integrantes de las citadas comisiones el referido dictamen, ocho de los legisladores se pronunciaron a favor (del rechazo); mientras que tres lo hicieron en contra (respaldando la propuesta del ejecutivo), y sólo dos se abstuvieron.

“Por las razones expuestas no es de aprobarse las iniciativas 1929, 1930 y 1931 con carácter de decreto que presentó el titular del Poder Ejecutivo estatal”, expresó el dictamen.

Los únicos diputados que votaron en contra (a favor del dictamen), fueron los diputados Miguel La Torre, Fernando Álvarez Monje y Jesús Valenciano.

Quienes se abstuvieron fueron el presidente del Congreso, René Frías y el diputado Arturo Parga.

Votaron a favor del sentido del dictamen los diputados Omar Bazán y Rosa Isela Gaytán del PRI, Rubén Aguilar Jiménez del PT, Alejandro Gloria del Verde, Ana Carmen Estrada, Francis Mendoza y Arturo Chávez de Morena, así como la panista Georgina Bujanda. De esta forma, los 8 legisladores se manifestaron de forma favorable al proyecto de resolutivo -que deberá ser llevado al Pleno del Congreso del Estado en un periodo extraordinario- mediante el cual se rechazaron las tres iniciativas que comprendían la reforma electoral planteada por el Ejecutivo del Estado.

Antes de que se sometiera a votación, el líder de la bancada del PAN, Fernando Álvarez Monje pidió que se quitará del dictamen los adjetivos y nombres referidos, mismo que se le concedió.

En el resumen, el secretario señaló que el cambio de denominación del Instituto Estatal Electoral (IEE) resulta irrelevante, porque no se le atribuyen derechos sustantivos para que se le invierta en la modificación de nombre.

“No se justifica gasto superfluo de tal naturaleza”, dijo.

Manifestó que en el tema las modificaciones en los requisitos para ser magistrados, invadía distintas esferas de órganos jurisdiccionales; también se pretendía violentar el escalonamiento en la reducción de magistrados del Tribunal Estatal Electoral.

El secretario técnico leyó que eran ociosas esas modificaciones y además discriminatorias.

Sobre la modificación a la Ley Electoral, destacó que el establecer elecciones primarias como organización interna de los partidos políticos, “requiere una movilización masiva de personas y redirección de gastos totalmente contrarias a la atención de la contingencia sanitaria del Covid-19.

“Habría un gasto exorbitante, injustificado, ante esta crisis de salud que tendrá secuelas para el estado en la que se deberán tomar medidas tendientes importantes, pues tan sólo el Congreso modificó su presupuesto de reducción en 115 millones de pesos”, se estableció.

En relación a la invasión a la vida interna de los partidos políticos, subrayó que hace inviable esta reforma.

También se recordó algunos procesos internos en el PAN, en los que salieron a relucir votos de personas y militantes ya fallecidas, como el conocido “batopilazo”, en el cual resultó ganador en la mesa de la candidatura al senado, el hoy gobernador Javier Corral.

Sobre la injerencia en la vida interna democrática de los partidos, se estableció que debe basarse en criterios razonables y oportunos.

“Se coarta el derecho de los militantes de partidos, para que se diluya la participación en electores que no compartan los ideales y principios, permitiendo a personas ajenas a la institución que participen”, manifestó.

De igual manera se invadía el artículo 124 constitucional, la propia Ley General de los Partidos Políticos, entre otros ordenamientos legales.

Fue la diputada panista Georgina Bujanda quien cuestionó previamente no se permitiera pronunciar a los legisladores cada asunto propuesto por el gobernador en particular.

“En ningún momento se llevó a cabo el análisis de cada uno de los asuntos”, dijo la legisladora, quien sin embargo voto a favor del sentido del dictamen. 

hbarrientos@diarioch.com.mx