Estado

¿Qué es “El Hundido” El sitio donde cayó el médico en Jiménez?

Tiene 185 metros de profundidad y una boca de 50 metros de diámetro

Salud Ochoa/El Diario
lunes, 25 febrero 2019 | 12:00

Chihuahua.- “El Hundido” es un cenote natural de agua dulce ubicado en el municipio de Jiménez, al pie de la Sierra del Diablo y en el límite sur del estado. Tiene 185 metros de profundidad -lo que le convierte en el abismo vertical más profundo del estado- y la boca tiene un diámetro de 50 metros.
Aparentemente, las aguas del río subterráneo que lo alimenta llegan a Cuatro Ciénegas, Coahuila, donde hay 550 pozos pequeños con corrientes en el subsuelo. Sin embargo, de acuerdo con Rodrigo de la Garza, especialista en Geología e Hidrología Subterránea de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh), esto sería científicamente improbable.
“Es muy difícil que existan estructuras que abarquen un área tan grande porque la geología no lo permite. La corteza terrestre sufre compresiones y se fractura de manera que entre las sierras y valles existen las fallas geológicas. Pudiéramos decir que científicamente es improbable que exista”, manifestó.
De la Garza explica que este tipo de “socavones” se generan a causa del agua que disuelve el material pétreo.
“Los socavones se generan por ciertas condiciones geológicas que tienen que coincidir allí. El agua es la que detona todos estos problemas porque va disolviendo la roca. La palabra “cenote” viene de la palabra “cárstico”, que se refiere a que estos espacios se producen en roca sedimentaria de tipo calizo. Cuando el agua está presente va disolviendo y forma cavernas pero a veces en la superficie queda una “costrita” hasta donde llega el agua subterránea y por alguna situación se rompe”, dice y abunda en que estos sitios no siempre son zonas cársticas.
“En ocasiones tenemos fallas geológicas donde, tras la fricción queda una zona de varios metros que se llama de “Cizalla” en donde el agua subterránea socava esos materiales y también genera huecos. Hoy en día hay métodos geofísicos que ayudan a encontrar este tipo de material que es inestable, “no sano”. Nosotros utilizamos un método magnetométrico y nos da como resultado un plano donde tenemos positivos y negativos y en estos últimos es donde podemos tener riesgos”.
En el caso particular del accidente ocurrido este fin de semana, el especialista puntualizó que tendrían que hacer una visita técnica geológica al lugar para poder determinar las características actualmente existentes en dicho sitio.
Para llegar al fondo de “El Hundido”, se ha utilizado un malacate operado con un motor de 250 caballos de fuerza hasta encontrar la laguna. Para bajar se requieren por lo menos 20 minutos y otros 50 para subir.
Este sitio se encuentra en un entorno desértico, con espacios propios para la ganadería, donde pueden observarse flora y fauna característica del desierto chihuahuense como quiotes, magueyes, cardenches, peyote, nopales y otras cactáceas, así como liebres, conejos y lagartijas.