Estado

Rastro menonita “tronaría” al Rastro TIF de Cuauhtémoc

Más del 90% del ganado sacrificado corresponde al ganado lechero de los menonitas

De la Redacción/El Diario
miércoles, 06 febrero 2019 | 17:46
El Diario

Cuauhtémoc.- Meses atrás, empresarios menonitas dedicados al sector lechero local manifestaron su intención de conformar un complejo ganadero que incluya un rastro para reducir los costos que genera el Rastro TIF Cuauhtémoc como intermediario, situación que terminaría por hacer inviable la operatividad del rastro municipal.

Según lo mencionaron integrantes de la Asociación Ganadera de Cuauhtémoc, más del 90% del ganado sacrificado en el rastro corresponde al sector lechero que es manejado por los menonitas, situación que, al pasar al manejo de esta comunidad, dejaría sin materia prima el proceso de matanza que se da actualmente, al margen de un procesamiento de entre 110 y 130 cabezas de ganado diarias sacrificadas.

En la última reunión improvisada entre el alcalde Carlos Tena Nevárez e introductores de ganado inconformes por el alza en el costo de la matanza, el edil mencionó que se ha “retenido” el proyecto del rastro menonita por mantener la serie de empleos y servicios que se ofrecen a los introductores.

El proyecto del rastro menonita buscaría integrar este proceso de tratamiento de los animales de sacrificio en una subcadena propia que les resulte en un beneficio mayor y que incluso involucraría a los menonitas en el proceso de venta de canales a la sociedad.

A diferencia de esto, el Rastro Tif tiene como objetivo generar prácticas higiénicas e inocuas de tratamiento de la carne y su distribución, con base en un esquema de empresa que refleje utilidades para que este proceso sea autosustentable

Lo anterior, ante la obviedad de que al apoyar a la consolidación del rastro menonita el organismo descentralizado municipal dejaría de percibir las ganancias que demanda para subsistir.

Para este jueves, la dirección del Rastro TIT, ofrecerá los números que demandan los costos mìnimos necesarios para poder operar de manera sustentable, situación que derivó en el alza del precio, mismo que fue desdeñado por los introductores, quienes pagaron una cuota menor al municipio (505 pesos por canal).

Esta condición, según extitulares del rastro Cuauhtémoc, puede generar un señalamiento tanto de la SIndicatura Municipal como de la Auditoría Superior del Estado, ya que la cuota establecida de 575 pesos fue aprobada por el Congreso del Estado.

En la experiencia, la cuota de matanza se diseñaba tradicionalmente entre ambas partes, situación que sí ocurrió pero a razón de un alza del 10% y no del 30%, como se aplicó de manera unilateral luego de un estudio de costos, cuestión que detonó en las dos manifestaciones que introductores realizaron en los últimos días.

Finalmente, por un lado, introductores y Municipio negociarán el precio de matanza para luego enviar una petición al Congreso del Estado para definir un nuevo precio; y por otro lado, existe este proyecto del rastro menonita que pudiera poner fin al trabajo que presta el Municipio en la matanza de animales en la ciudad.