Estado

Regreso a clases, entre temor y anhelo

Retornarán miles de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria

Omar Morales / El Diario
Cortesía

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

domingo, 29 agosto 2021 | 08:42

Ciudad Juárez.- El lunes 14 de septiembre del 2020, Ana Elena –de entonces 5 años– esperó con ansias que el reloj marcara las 5 de la tarde: por primera vez, después de tres semanas de recibir trabajos y tareas por WhatsApp, tendría una clase virtual en la que podría ver y escuchar a su maestra, Alejandra Bucio, y a sus compañeros del Jardín de Niños Benito Juárez porque, contrario a lo esperado a nivel nacional, los estudiantes de nivel básico no volvieron a clases presenciales en el ciclo 2020-2021.

Mañana, después de que en México las clases presenciales fueron suspendidas el 23 de marzo del 2020 como parte de la Jornada Nacional de Sana Distancia convocada para combatir la propagación de Covid19, retornarán a las escuelas miles de estudiantes de preescolar, primaria y secundaria; sin embargo, el regreso será voluntario, por lo que un gran número continuará tomando clases a distancia desde el interior de sus hogares, como en el caso de Ana Elena.

Ante la incertidumbre de cómo será el retorno a clases presenciales bajo el formato no regular adoptado en la entidad, la mamá y el papá de Ana Elena decidieron que se incorporará al primer grado en la Escuela Primaria Benito Juárez por medio de un modelo a distancia en el que será atendida por su docente cada viernes de la semana, a diferencia de los estudiantes que eligieron volver a las aulas de manera escalonada, es decir, un día sí y otro no.

El primer contagio de Covid-19 en el país se detectó el 27 de febrero del 2020 en la Ciudad de México; luego, el 17 de marzo se registró el primer caso en Ciudad Juárez y tan sólo una semana después se puso en marcha un programa nacional que con base en el distanciamiento social buscó contener la pandemia. Fue entonces cuando se adelantó el período vacacional de Semana Santa de los estudiantes de todos los niveles educativos con la idea de que habría un retorno a las aulas al finalizar.

Sin embargo, como una medida preventiva para disminuir el impacto de propagación de Covid-19 en el territorio nacional, el lapso de suspensión de clases presenciales se extendió hasta el 30 de mayo del mismo año y, finalmente, se optó por concluir el ciclo escolar 2019-2020 por medio de diversos recursos que tanto docentes como estudiantes improvisaron.

En ese momento se creyó que la actividad presencial en los planteles educativos se retomaría en el siguiente ciclo, pero no fue así.

“Cerrar el ciclo escolar significó un esfuerzo considerable por parte de alumnos, padres de familia y docentes. Sin embargo, ya habían transcurrido 2/3 del calendario programático, las evaluaciones estaban consolidadas en un 75%, la interrelación socioemocional de maestros, alumnos, madres y padres de familia ya estaba fortalecida y entonces, el desafío se centró en transitar la última parte del ciclo teniendo los ejes del conocimiento establecidos con base a los libros de texto gratuitos”, explicó la Secretaría de Educación y Deporte (SEYD).

En Chihuahua se anunció el retorno a las aulas para el 7 de septiembre del 2020, luego de que el ciclo escolar 2020-2021 comenzó el 24 de agosto, pero ante el incremento de contagios y defunciones por Covid19 se decidió que las clases de nivel básico continuarían a distancia.

Los ajustes de último momento provocaron que durante las primeras tres semanas de clases los estudiantes atendieran la programación de “Aprende en Casa” y se comunicaran con sus docentes por distintos medios de mensajería.

Fue hasta el lunes 14 de septiembre cuando los alumnos comenzaron a recibir clases de sus docentes por medio de diversas vías de comunicación: Whatsapp, llamadas telefónicas, Gloogle Classroom, Google Meet, correo electrónico, Zoom, aula virtual, Telegram, radio e incluso educación presencial en las zonas más vulnerables del estado, como la zona serrana y sectores marginados de las ciudades. Ese día, Ana Elena conoció a través de una pantalla a su maestra y a sus compañeros de clase. “Ay, mamá, es que ya quiero que sea la hora”, le dijo a su madre, Marisela Sánchez, antes de las 5 de la tarde. Desde ese día y hasta el término del ciclo escolar tuvo clases por medio de la plataforma Zoom los martes, miércoles y jueves, además cada lunes siguió en vivo las instrucciones de su maestro de educación física.

Primer día… la graduación

Finalmente, el 2 de julio de este año Ana Elena se graduó de preescolar y como las restricciones sanitarias continuaban vigentes se le solicitó asistir al Jardín de Niños Benito Juárez únicamente en compañía de dos personas, por lo que ella imaginó que podría ingresar a su plantel y convivir por primera vez con su docente y compañeros, pero no fue así: la ceremonia de graduación se llevó a cabo al exterior de las instalaciones y cada estudiante pasó a recoger su reconocimiento de estudios, además de tomarse una fotografía en un área adornada.

“¿Ya, mamá? ¿Eso fue todo?”, le preguntó Ana Elena a su mamá y regresó triste a su casa. Sin embargo, su mamá decidió volver a la escuela y ver si aún continuaban sus docentes en el plantel, entonces Ana Elena bajó del vehículo y le pidió a su maestra que le mostrara cuál era su salón de clases. Por primera vez, después de cursar un año a través de la pantalla, pudo conocer las aulas, el área de juegos, el patio y hasta el baño.

“Se le llenaron sus ojitos de lágrimas y todo el camino a casa no dejaba de contar cómo era su escuela, platicó que había un baño chiquito para ella y que los salones estaban adornados de muchos colores”, dijo Marisela Sánchez, para quien el ciclo escolar 2020-2021 fue muy diferente al que había experimentado otros años con sus demás hijos, pero a pesar de la distancia consideró que Ana Elena logró aprender de las clases virtuales gracias al apoyo de su docente.

Centros de Asesoría y Seguimiento Académico

Sin embargo, a diferencia de Ana Elena, a partir del 7 de junio varios estudiantes de la entidad tuvieron la oportunidad de regresar de forma presencial a sus aulas por medio del programa de los Centros de Asesoría y Seguimiento Académico (CASA) que operó bajo la voluntad de padres de familia y docentes y que tuvo como objetivo dar atención a los alumnos que presentaron rezago educativo a consecuencia de las clases a distancia.

En noviembre de 2020 la Subsecretaría de Educación Básica del Estado de Chihuahua dio a conocer los criterios de evaluación del primer período del ciclo escolar 2020-2021: pudieron recibir una calificación aprobatoria los estudiantes que tuvieron una comunicación y participación sostenida con sus docentes; en cambio, a quienes se comunicaron de forma intermitente se les registró la letra “I”, de “Información insuficiente”, en el apartado de “Observaciones y comentarios generales del docente” y, finalmente, a los que nunca se comunicaron se dejó el espacio en blanco.

A partir de los datos registrados por los docentes en el Sistema de Información Educativa (SIE), la SEYD dio a conocer que durante la evaluación del primer trimestre del ciclo escolar –actualizado en enero del 2021– 24 mil 679 estudiantes nunca se reportaron, 111 mil 664 lo hicieron de forma esporádica y 463 mil 914 se comunicaron de forma continua, cifras que correspondieron al 84.5 por ciento de los 711 mil 138 alumnos inscritos en el período.

En este sentido, fueron 136 mil 343 alumnos los que al finalizar el primer trimestre del ciclo escolar pasado tenían pendiente su calificación en la boleta a causa de su poca o nula participación en las clases a distancia; sin embargo, al finalizar el ciclo escolar, todos los estudiantes, sin importar si se reportaron o no con su docente, fueron evaluados con una calificación mínima de 6.0 o se les asignó una calificación pendiente.

El diagnóstico

Ante el panorama existente, la SEYD realizó la encuesta virtual “Diagnóstico de aprendizajes del ciclo escolar 2020-2021”, en la que pidió a las y los docentes del estado que contaran a partir de su experiencia si creían que los aprendizajes esperados se habían visto afectados, además de los recursos didácticos y medios de comunicación empleados durante sus clases.

Sobre la afectación de los aprendizajes esperados en el nivel preescolar, la SEYD señaló que “se determinó que algunas familias dieron mayor importancia a la educación a distancia de los hermanos mayores, dejando de lado las actividades solicitadas por los docentes (…) de los 4 mil 526 docentes encuestados, 3 mil 236 (71.5%) consideraron que los aprendizajes esperados se vieron afectados en un porcentaje amplio de entre el 40 al 80%”.

En cambio, en primaria fueron 14 mil 389 maestros los que contestaron, de ellos 4 mil 848 señalaron que el 40 por ciento del aprendizaje se dañó; 4 mil 591 dijo que fue el 60 por ciento y mil 929 indicó el 80 por ciento. Finalmente, en secundaria respondieron 6 mil 361 docentes, de los cuales 2 mil 114 dijeron que se afectó el 40 por ciento, mil 757 señalaron el 60 por ciento y 755 dijeron que el 80 por ciento.

En Ciudad Juárez las cifras de los aprendizajes que se dañaron durante las clases a distancia instauradas por la pandemia no difirieron de la situación a nivel estatal: fueron 8 mil 326 los maestros que respondieron, de ellos 2 mil 889 señalaron que el 40 por ciento del aprendizaje se vio afectado, 2 mil 337 dijeron que se dañó el 60 por ciento, 995 el 90 por ciento e incluso 78 dijeron que el 100, de acuerdo con datos de la SEYD.

“Ante esta situación, los docentes solicitaron el apoyo de la autoridad educativa estatal para elaborar planes de trabajo que consideren los elementos fundamentales para la promoción de aprendizajes en sus grupos, debido a que se han visto en la necesidad de realizar ajustes que les permitieran solventar la situación derivada de la contingencia sanitaria”, señaló la SEYD luego de realizar diversos foros de consulta con el personal educativo de la entidad.

Por ello, la carga académica de los estudiantes de nivel básico inscritos en el último período del ciclo escolar 2020-2021 fue reducida a los aprendizajes esenciales esperados de cada asignatura con el objetivo de que los docentes pudieran enseñar con independencia del contexto en el que se desenvolvieran, además de emplear sus propios recursos, medios y metodologías. Estrategia bajo la cual también se trabajará durante el período 2021-2022 que inicia mañana.

Combate al rezago

La intención de los primeros meses de este ciclo escolar será combatir la situación con que cerró el pasado período: fueron 29 mil 974 alumnos los que tuvieron una comunicación inexistente y 86 mil 757 estudiantes los que tuvieron una participación esporádica o parcial, por lo que a nivel estatal fueron 116 mil 731 estudiantes de nivel básico quienes recibieron una calificación mínima aprobatoria a pesar de que nunca se comunicaron con sus maestros o lo hicieron en al menos una ocasión, según cifras obtenidas de un universo de 703 mil 630 alumnos.

En este contexto, el calendario del próximo ciclo escolar fue modificado por la SEYD: a partir de mañana 30 de agosto y hasta el 24 de septiembre del 2021 se llevará a cabo la identificación del abandono escolar y el reforzamiento académico de los estudiantes en función de los aprendizajes esenciales del grado anterior cursado y, luego, del 27 al 30 de septiembre se realizará una valoración diagnóstica.

Después, del primero de octubre al 23 de noviembre, los docentes deberán diseñar un plan de atención a partir de lo detectado en su valoración diagnóstica y darán inicio al período extraordinario de recuperación en el que, al finalizar, deberán emitir las calificaciones finales que quedaron pendientes en el 2020-2021 y las correspondientes al primer período del 2021-2022.

Sin embargo, el retorno presencial a las aulas que se registre a partir de mañana será de manera no regular y voluntaria, es decir, los estudiantes podrán elegir entre cursar sus materias a distancia o dentro del salón de clases en al menos dos ocasiones, durante un período de tiempo menor al acostumbrado y bajo un estricto seguimiento de las normas sanitarias del plantel educativo, como el mantener al menos 1.5 metros de distancia entre un compañero y otro.

Quienes decidan aprender desde casa, como Ana Elena, de 6 años, podrán ver a sus docentes cada viernes de la semana por medio de una pantalla y, al igual que el resto de la población, continuar ante la expectativa de que en algún momento el número de contagios y defunciones por Covid19 disminuirá, permitiendo con ello un retorno general a las aulas que, sin duda, no volverá a ser igual a los días anteriores al 23 de marzo del 2020.