Estado

Rehidratan una mano de restos localizados en Matamoros

La rehidratación permitiría obtener huellas dactilares para su identificación

Salud Ochoa/El Diario
jueves, 14 marzo 2019 | 14:10

Chihuahua.- Una mano que forma parte de los restos humanos localizados el pasado 20 de febrero en un tiro de mina ubicado en Matamoros ha sido sometida a un proceso de rehidratación que permitiría obtener huellas dactilares y la posible identificación de la víctima.


De acuerdo con información de la Dirección de Servicios Periciales de la FGE, la extremidad aún contaba con tejido suficiente para someterla a la rehidratación, además de que algunos dedos eran viables para la toma de huellas.


Dicha labor se lleva a cabo a través de la técnica denominada "retroceso de putrefacción", desarrollada por el perito médico Alejandro Hernández Cárdenas, que consiste en trabajar con cuerpos en estado de descomposición y llevarlos hasta un grado en que puedan ser reconocidos y analizados. Los cuerpos -en este caso la mano- regresan a su estado original y permite que los peritos puedan recabar evidencia sobre el caso.


Los restos óseos de los que forma parte esta mano fueron localizados en un tiro de mina el pasado 20 de febrero en Villa Matamoros, y se sabe que fue dinamitado con material explosivo de uso minero, según confirmaron fuentes al interior de la Fiscalía.


Los indicios de explosivos se encontraron al momento de hacer las recuperaciones tanto en la superficie terrestre como en el interior de las prendas de vestir aseguradas en el punto citado, mismo que se ubica cerca de la presa Torreoncillos del municipio de Matamoros.


Trascendió que por el momento se trabaja en un catálogo de prendas y la ropa será mostrada a las familias que tienen personas desaparecidas con el objetivo de que esta sirva de indicio y pudiera hacerse alguna identificación. Un equipo multidisciplinario de elementos de la Fiscalía acudió al citado lugar para realizar una diligencia, ya que en una entrevista existente en una carpeta de investigación activa había indicios para revisar la zona, sin embargo no esperaban localizar cuerpos en confinamiento. La Fiscalía confirmó que los restos óseos hablan por el momento de cuatro personas.


Una semana después del primer hallazgo, el 28 de febrero, se realizó un segundo operativo de búsqueda de osamentas que pudieran pertenece a personas reportadas como ausentes tras diversos reportes de habitantes de la región. Allí fue donde se encontraron los indicios del material explosivo. Hasta el momento aún no se tiene la identidad de las personas, pero se espera que con la citada técnica haya una mayor posibilidad de lograrlo.


La región sur del estado mantiene una cifra alarmante de personas desaparecidas, incluidos los 4 enfermeros que fueron “levantados” por un grupo armado a finales de mayo de 2018 y de los que aún no hay rastro.