Estado

Reprueba Cuauhtémoc en crecimiento ordenado

Se requieren calles más angostas, más vegetación e impulsar la arquitectura vertical para optimizar la prestación de servicios

De la Redacción/El Diario
sábado, 13 abril 2019 | 16:59
El Diario

Cuauhtémoc.- Calles anchas sin pavimentar, una dispersión de la urbanización en los límites de la ciudad, la falta de vegetación, el rediseño de vialidades para reducir los índices de accidentes y lograr en conjunto un empoderamiento de la ciudadanía en torno a la mancha urbana, fue la propuesta que se hizo este sábado como inicio de la consulta pública que Desarrollo Urbano municipal dispone para actualizar el Plan Director Urbano de la mancha urbana.


A partir de hoy, y en los próximos 60 días, el área de Desarrollo Urbano recibirá las propuestas y proyectos que la ciudadanía presente para la actualización del Plan Director Urbano, que será el documento rector para el crecimiento de la ciudad.


Según comparativos de indicadores de urbanización de grandes ciudades, Cuauhtémoc obtuvo una calificación de 49.74 de una calificación ideal de 100, debido a que ha dejado de atender situaciones básicas que en la actualidad lo han llevado a rezagos en cuanto a la disposición de vivienda, pavimento, vegetación y dispersión de nuevos asentamientos humanos.


Para el caso de las calles, ciudades como Barcelona establecen una relación de 5 metros cuadrados de calle por habitante; para el caso de Cuauhtémoc son 128 metros cuadrados de calle por habitante, situación que evidencía la existencia de asentamientos con mucha menos densidad de población, por lo que los esfuerzos por ofrecer servicios como agua potable, drenaje y alumbrado (por citar solo algunos) impactan a menos personas.


Así mismo, en el rubro “Calidad de Vida” Cuauhtémoc está reprobado en Salud (52 pts), Seguridad y Protección (52pts), Espacios Públicos (42 pts) y Calidad del aire (47pts); solo el rubro de Educación obtuvo una calificación de 82 puntos, y en Manejo de residuos hay una calificación de 66 puntos.


En materia de pavimentación se menciona que del total de la mancha urbana cerca del 40% aún está constituída por terracería, y en la proporción de pavimento con base en asfalto se tiene una afectación por el periodo de vida y capacidad de carga que presenta el padrón vehicular de Cuauhtémoc.


En el caso del agua potable, Cuauhtémoc demanda como punto de equilibrio 550 litros por segundo de agua, sin embargo en temporada de calor aumenta hasta un 30% el consumo de agua en la mancha urbana, lo cual, hará insuficiente el esfuerzo de la JMAS por obtener 620 litros por segundo de los mantos freáticos de la cuenca cerrada local.


Como propuestas radicales para el ordenamiento de Cuauhtémoc se propone la colocación de tarimas en cajones de estacionamientos para ampliar la zona de banquetas y con esto permitir la colocación de mayor vegetación urbana, la cual servirá para eliminar las partículas de polvo, mejorar la calidad del aire, evitar la erosión de los suelos y aprovechar en la ciudad el agua que cae de la lluvia antes de que escurra a la Laguna de Bustillos o se evapore.


Se propone además tener calles más estrechas y estacionamientos en batería, lo que permitiría cubrir los espacios tomados para banquetas y reducir las velocidades de circulación en las mismas para reducir accidentes de tránsito y fomentar una mayor cultura de respeto al transeùnte y al ciclista.


En una radiografía satelital se plasmó cómo existen crecimientos urbanos en la zona limítrofe con el municipio de Cusihuiriachi, y se explicó que cuando un asentamiento en un municipio se conecta o hace uso de los servicios de otro, es el Gobierno del Estado el que por ley se convierte en la autoridad màxima de esta zona conurbana y los gobiernos municipales pasarían solo a ser gestores de proyectos, perdiendo así algunos elementos de soberanía de sus municipios.


En colonias como la Revolución existen cuadras de hasta 250 metros de espacio, situación que demanda la instalación de camellones o cruces peatonales a mitad de cuadra, debido a que con esto, aunado a la amplitud de las calles, se presenta un riesgo mayor para el peatón.


Aprovechamiento de riberas de arroyos para circuitos de ciclovías, el uso de calles sólo para tránsito peatonal, la reorganización de cajones de estacionamiento, pero sobre todo más vegetación urbana y ampliar las zonas para la convivencia entre los habitantes, es la propuesta para el Plan Director para los próximos años en el municipio.


En la presentación de esta propuesta se recordó el caso de Bogotá, Colombia, que pasó del rezago al ordenamiento en pocos años. Los impulsores que motivaron este cambio radical señalaban que la mejor ciudad es aquella en la que los niños tienen el espacio y la seguridad de adueñarse de las calles.