Estado

Salas de cine enfrentan un negro panorama

Los cines, al igual que los gimnasios y salones de eventos, ya tienen prácticamente cinco meses cerrados, desde finales de marzo, “y ahora no alcanzamos a ver el agua: Edibray Gómez, presidente de Canaco

El Diario

Manuel Quezada Barrón/El Diario

domingo, 09 agosto 2020 | 16:30

A pesar de las millonarias pérdidas por la no venta de boletos y otros productos, la reapertura de las salas cinematográficas no se ve factible aún en Chihuahua, señaló ayer el presidente de la Canaco, Edibray Gómez Gallegos. 

Recordó que estos negocios, al igual que los gimnasios y salones de eventos, ya tienen prácticamente cinco meses cerrados, desde finales de marzo, “y ahora no alcanzamos a ver el agua”. 

De acuerdo con estimaciones de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine), en todo el país se vendía un promedio de 20 millones de boletos al mes para entrar al cine, con un promedio de 50 pesos, hasta antes de la pandemia del Covid-19, por lo que el cierre desde el 25 de marzo arrojaría una pérdida de alrededor de cuatro mil millones de pesos por dicho concepto, a lo que se sumarían las ventas de diversos productos en el interior de los complejos. 

Edybray Gómez indicó que los socios de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo fueron los primeros que atendieron desde marzo pasado la instrucción del cierre de negocios decretada por el Gobierno del Estado, como una de las medidas de prevención de contagios del Covid-19. 

Aunque el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno federal, Hugo López Gatell Ramírez, dijo que ya se podrían reabrir en diversas localidades, en la ciudad de Chihuahua el semáforo epidemiológico está en naranja y se debe esperar a que el Gobierno estatal lo modifique a amarillo para que ese servicio, al igual que el de los gimnasios y salones de eventos pueda renudarse. 

El presidente de Canaco planteó que, al no poder ofrecer la presentación de películas, los cines no pueden captar recursos, “y eso se puede ver como una bola de nieve que se va haciendo cada vez más grande”. 

Indicó que la situación es complicada para las empresas cinematográficas en Chihuahua y todo el país, pero dijo no tener información de si eso lleve al cierre definitivo de algunos de los complejos en la ciudad u otros municipios. 

El presidente de Canaco precisó que, aun y cuando cambie el semáforo epidemiológico a amarillo y se puedan reabrir las salas de cine, se hará con un aforo menor a la infraestructura disponible.

“Sería muy irresponsable abrir al cien por ciento, por el riesgo que eso puede traer para los contagios", concluyó.