Estado
Explosiones en El Barreal

‘Salí a gatas y llorando’

Feliciano Torres, de 58 años, perdió sus pertenencias y su trabajo tras un incidente

Omar Morales / El Diario de Juárez / Feliciano Torres se unió a la protesta en Presidencia

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

jueves, 18 noviembre 2021 | 05:00

Ciudad Juárez— Un mes y medio antes de las explosiones ocurridas el 7 de octubre en las calles Uruguay y 20 de Noviembre de la colonia El Barreal, que dejaron a una persona fallecida y cuatro lesionadas, había ocurrido un siniestro similar en ese mismo cruce debido a la acumulación de gas natural. En este primer evento un hombre resultó lesionado y se quedó sin casa, sin pertenencias y sin trabajo, según narró. 

Feliciano Torres Bosques, de 58 años de edad, recordó que el 28 de agosto prendió un ‘raidolito’ para ahuyentar a los moyotes antes de acostarse a descansar, sin embargo, sobrevino la explosión.

“En eso jaló llama hacia el techo y quise correr y como a medio cuarto explota el cuarto y me pego en el cráneo, me tumba y salí a gatas y llorando” (sic), recordó.

Tras este hecho, al no tener un lugar donde vivir, le permitieron que se quedara en una iglesia llamada Nueva Vida, sin embargo, perdió su empleo como guardia de seguridad en la empresa Urbana de Juárez debido a que vivía solo y no tenía quien acudiera a dar aviso de lo que le había ocurrido y cuando fue a llevar la incapacidad ya lo habían despedido. 

“Me quemé toda la espalda, parte del cráneo, la cara, las orejas… como salí a gatas, todo me cayó en la espalda”, narró.

Al ser cuestionado sobre la manera en que ha subsistido durante este tiempo, sus ojos se llenaron de lágrimas: “gracias a mis amigos, gracias a ellos y a mi familia también”. Dijo que hace dos semanas pudo encontrar otro empleo también como guardia de seguridad y ahora buscará otro lugar dónde rentar.

Feliciano vivía de renta en la vivienda ubicada en la calle Uruguay 468, por lo que asegura que no es casualidad que en tres inmuebles ubicados donde mismo se hayan registrado estos siniestros.

Dijo que antes del suceso que él sufrió ya se había registrado otra explosión similar, es decir, su caso es el segundo de tres en el mismo cruce.

“Gracias a Dios no quedé inválido, y pues el señor que me rentaba me dijo que viniera acá a ver en qué nos pueden ayudar, porque Gas Natural es culpable”, comentó.

Con una bolsa de mandado en la mano, acudió ayer a las instalaciones de la Presidencia municipal junto con las víctimas de la tercera explosión con la esperanza de que el Gobierno los apoye a gestionar que la empresa Gas Natural del Norte les pague los daños ocasionados.

 “Vi un comunicado del presidente municipal, aquí lo traigo en el celular, que él dijo que Gas Natural se iba a hacer responsable de los gastos, y venimos a ver”, mencionó.  

mgonzalez@redaccion.diario.com.mx