Estado

Se declaran en huelga de pagos

Más de 20 mil usuarios en el estado rechazan los altos cobros de la paraestatal

Tomada de Internet / Foto ilustrativa

Manuel Quezada/El Diario

domingo, 16 agosto 2020 | 18:32

Chihuahua.- Más de 20 mil usuarios del servicio de energía eléctrica mantienen una “huelga de pagos” a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el estado de Chihuahua, por las altas tarifas del servicio doméstico de energía eléctrica y la imposibilidad económica de saldar, indicó ayer Carlos Loya López, asesor del Frente de Consumidores (Fedeco). 

Señaló que lejos de apoyar la endeble economía familiar en este entorno de la pandemia, donde mucha gente perdió el empleo o ajustó a la baja su ingreso, la paraestatal pretende cobrar elevadas tarifas por el servicio del último bimestre, como se puede ver en las constantes quejas públicas e usuarios y en las pláticas con amigos y entre las familias. 

Carlos Loya aseguró que la huelga de pagos no solo se lleva a cabo en el estado de Chihuahua, sino que eso se da en todo el país por usuarios acompañados por diversas asociaciones de la sociedad civil, por lo que no se esconden por tener ese servicio, aunque no pueden pagar los altos cobros. 

Informó que a través de la Red Nacional de Resistencia Civil hay acercamiento con legisladores federales para que se considere en el artículo 4 de la Constitución, que el servicio de energía eléctrica es un derecho humano, con lo cual se tendría los elementos necesarios para que no se corte el servicio y se asegure a toda la población este recurso. 

La suspensión de pagos se hace manifiesta ante la misma CFE y está sustentada con base en las leyes, como, por ejemplo, el artículo 123 de la Constitución, inciso VI que reza “Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos. Los salarios mínimos profesionales se fijarán considerando, además, las condiciones de las distintas actividades económicas”. 

Planteó que como los salarios en Chihuahua no son suficientes para satisfacer esas necesidades, se plantea la huelga de pagos ante la CFE, demostrando los ingresos de la familia y pruebas de que se recurrió a la misma Comisión a solicitar el ajuste de la tarifa, así como a la Procuraduría Federal del Consumidor para buscar una solución, y no se logró nada para aligerar los exagerados cobros. 

Informó que a través de la Red Nacional de Resistencia Civil hay acercamiento con legisladores federales para que se considere en el artículo 4 de la Constitución, que el servicio de energía eléctrica es un derecho humano, con lo cual se tendría los elementos necesarios para que no se corte el servicio y se asegure a toda la población este recurso. 

Carlos Loya indicó que está claro que aun y con eso la CFE podría seguir imponiendo altas tarifas, ya que desde la administración de Vicente Fox se autorizó que todo aquel usuario que sobrepase los 500 Kilowatts-bimestre consecutivos se le niegue el subsidio de verano y con ello el cobro del kilowatt alcanza su mayor tarifa. 

Indicó que este bimestre, en el que la gente estuvo obligada a permanecer en casa a altas temperaturas, era lógico que se tuviera un incremento del uso del servicio de energía eléctrica, lo cual fue aprovechado por la CFE para pretender imponer cobros exagerados a los usuarios. 

El asesor de Fedeco dijo que desde hace unos años la Comisión Federal de Electricidad dejo de reconocer públicamente el número de usuarios que le habían manifestado la huelga de pagos, a fin de que no creciera más este movimiento. 

Dijo que al declarar formalmente la huelga de pago y seguir con ese servicio, no se incurre en el “famoso huachicoleo” que tanto pregona el gobierno federal en turno, ya que aquí se recurre a un derecho ciudadano, porque nadie está obligado a pagar por algo que no puede. 

Expuso lo mismo hay usuarios en suspensión de pagos en Chihuahua, Juárez, Cuauhtémoc, Delicias, Aldama, Parral y otros municipios. 

Finalmente dijo que, si bien en este gobierno se ha mantenido relativamente estable las tarifas de la CFE, irremediablemente se buscan otros mecanismos para hacerse de más recursos, como el simple hecho de imponer elevadas tarifas “no negociables”.