Estado

Se deslindan exfuncionarios de corrupción en la Aduana

Afirman que su salida fue voluntaria

De la Redacción/El Diario

jueves, 23 septiembre 2021 | 15:28

Chihuahua, Chih.- Exempleados de la Administración de la Aduana de Chihuahua, se deslindaron de los actos de corrupción denunciados en la dependencia ante la Fiscalía General de la República (FGR) y establecen que su salida obedece a un retiro voluntario, a causa de la pandemia por Covid-19, pues desde marzo del 2020 realizaron trabajo a distancia.

Lilia Susana Gallegos Gómez, Eduardo Pinedo Chávez y Ángel Lugo Estrada, acudieron a esta redacción con el afán de aclarar que ellos no tuvieron participación en el supuesto robo de un paquete que contenía celulares de alta gama con un valor de 60 mil pesos y que se encontraban en un avión perteneciente a la empresa de paquetería Estafeta.

Los exfuncionarios afirman que su trabajo dentro de la aduana era meramente administrativo y que lo realizaban desde las oficinas ubicadas en la avenida Homero número 540, al norte de la ciudad y que no acudían a las instalaciones del aeropuerto internacional de Chihuahua en dónde ocurrió el supuesto robo.

Afirman que su trayectoria en casi 30 años de servicio fue “intachable” y que no es justo que se les involucre en una  situación en la que no tuvieron participación, toda vez que los hechos denunciados ocurrieron en noviembre del 2020, cuando ellos realizaban el trabajo a distancia.

Los hechos denunciados ante la FGR tienen que ver con el robo de un paquete que fue  extraído del carguero de Estafeta Boeing 737 con matrícula XAGGB al que personal de la Aduana de la capital procedió a la revisión rutinaria que se realiza con el fin de corroborar la importación correcta y la debida fiscalización de los productos que llegan del extranjero, pero una caja debidamente documentada desapareció.

Su contenido era de celulares de alta gama que había pedido un cliente en Zacatecas con un valor de factura de más de 60 mil pesos, de acuerdo con la documentación formal ofrecida en la querella por parte de la empresa de paquetería.

La denuncia ante la FGR, firmada por el apoderado legal de Estafeta, Fernando Borunda Bustamante, señala que el pasado  15 de junio, en seguimiento a la desaparición del envío ocurrido desde noviembre del año anterior, acudió a la Aduana de Chihuahua junto con Jesús Guillermo Ramírez Fernández,  empleado de la misma empresa.