Estado

Se llaman tontos e ignorantes diputados en discusión por ley corralista de cubrebocas

Intenso debate previa a votación; la oposición de Morena despertó inconformidades entre los legisladores panistas

Cortesía

César Lozano/ El Diario

jueves, 12 noviembre 2020 | 13:04

Chihuahua.– Previa a la votación de la llamada “Ley Cubrebocas” que envió el Gobernador del Estado al Congreso, la oposición de Morena despertó inconformidades entre los legisladores panistas.

Desde que se presentó la propuesta se generó un debate entre actores políticos, pero esta tarde en el pleno los ánimos se incrementaron a tal grado que la diputada Georgina Bujanda llamó ignorantes a los diputados de Morena. 

El coordinador de la bancada de Morena, diputado Miguel Colunga, aseguró que con este planteamiento el Gobernador trata de implementar una política de supervivencia y no una política de restauración, y añadió que se trata de una cortina de humo para responsabilizar al ciudadano más pobre, imponiendo así mismo una política recaudatoria.

De inmediato, luego de Colunga tomó la voz la diputada Bujanda, quien también los llamó sin vergüenza y declaró que es una pena tener que corregir a los diputados que no llegan preparados a la tribuna.

“Ustedes que nos están escuchando coinciden en que no estamos tontos como cree Morena que estamos, no somos ignorantes y la ignorancia y el sentido común no dependen de la educación, aunque está claro que muchos de los diputados que están aquí no consideran dentro de sus responsabilidades para representar el informarse y el estudiar antes de hacer uso de esta tribuna”.

El coordinador de la bancada de Morena, diputado Miguel Colunga, aseguró que con este planteamiento el Gobernador trata de implementar una política de supervivencia y no una política de restauración, y añadió que se trata de una cortina de humo para responsabilizar al ciudadano más pobre, imponiendo así mismo una política recaudatoria.

Los diputados Humberto Chávez y Gustavo de la Rosa criticaron la postura de la diputada por considerarlas agresivas y fuera de lugar, sin embargo, Bujanda volvió a tomar la palabra cuestionando su derecho a utilizar calificativos desde un punto de vista de género y en medio de la desesperación por encontrar respuestas a la ciudadanía.