Estado
Especial

Sed de justicia, su motivación

El asesinato de su esposo y la mala práctica en la impartición de la ley la llevaron a convertirse en la primera mujer juez de lo Familiar en esta ciudad

Omar Morales / El Diario de Juárez / Patricia Martínez Téllez, primera mujer juez de lo Familiar en Juárez
Omar Morales / El Diario de Juárez / Patricia Martínez Téllez, primera mujer juez de lo Familiar en Juárez

Eduardo Lara/ El Diario de Juárez

lunes, 28 septiembre 2020 | 12:37

Ciudad Juárez.- Querer cambiar los defectos de un sistema judicial no es tarea sencilla, se requiere de sacrificios, dedicación y convicción. En el caso de Patricia Martínez Téllez, el asesinato de su esposo y la mala práctica en la impartición de justicia que existía en nuestro país fueron su principal motivación para convertirse en la primera mujer juez de lo Familiar en esta ciudad.

“Yo era ambientalista, muy diferente a lo que hago ahorita, pero a lo largo del camino te topas con situaciones que te cambian, que te marcan de por vida y es a partir de esas experiencias que tomas la decisión de no querer que la gente pase por lo mismo que tú viviste”, comparte. 

Martínez Téllez es originaria de esta frontera. Estuvo casada con Víctor Manuel Oropeza, médico y editorialista de El Diario de Juárez donde colaboraba en la columna “A mi manera” y quien fue asesinado el 3 de julio de 1991. El crimen es uno de los primeros asesinatos contra periodistas sin esclarecer en el país.

"Mi esposo Víctor Manuel Oropeza Contreras y yo viajábamos de México a Ciudad Juárez, procedentes de Puerto Vallarta, y en el vuelo él me platicó que estaba pensando hacer una huelga de hambre a favor de la coalición de partidos, objetivo que no lo logró porque al día siguiente, a las pocas horas de estar en esta ciudad, le arrebataron la vida”, recuerda.

La jueza reflexiona y comparte que a partir de ese hecho violento, su vida dio un giro completo, iniciando así un proceso de años de lucha en busca de justicia para su esposo.

“Después de su asesinato empezamos a hacer movimientos, había inconformidad por lo que estaba pasando, incluso fui amenazada por mucho tiempo, fueron por lo menos 2 años de ataques en mi contra y hasta atentados… vivo porque Dios es muy grande”, afirma.

“Yo agradezco a El Diario; a don Osvaldo Rodríguez Borunda mis respetos, porque él se portó no sólo como jefe, sino como un gran amigo, y la mejor muestra es que hasta hoy, se sigue publicando la leyenda de mi esposo “Víctor Manuel Oropeza. Un crimen impune, una justicia en entredicho” en la sección editorial desde hace más de 29 años”, dice con melancolía.

Fue esa constante lucha y los sinsabores a causa del sistema judicial, lo que llevó a Martínez Téllez a encarar al entonces primer visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Jorge Madrazo y posteriormente a inscribirse en la carrera de Derecho.

“Lo último que le dije al primer visitador fue que era una verdadera vergüenza para la profesión, fue a partir de ahí que decidí inscribirme en la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez”, recuerda.

“Yo era egresada de la Universidad de Texas, tenía otra profesión, otros estudios y un camino ya recorrido, yo estudié Ingeniería Industrial e Idiomas en El Paso y estuve una temporada en la Ciudad de México como primera representante de la Señorita Turismo, eso me llevó a estar un tiempo en el Consejo Nacional de Turismo; después regresé a Juárez, me casé y mi vida tomó un giro distinto”, comparte.

“Entré a la UACJ porque quería seguir la lucha, necesitaba saber poder hablar el mismo idioma que todos los funcionarios que llevaban el caso de mi esposo. Lo más irónico es que yo venía de une familia de abogados, mi padre fue abogado y mi abuelo fue ministro de la Suprema Corte de Justicia”, menciona.

“Después de la carrera terminé mi maestría en Derecho Empresarial y también Administración y Procuración de Justicia, además de seis diplomados e incontables cursos”, agrega.

Fue en 1995 cuando Martínez Téllez ingresa al Poder Judicial, posteriormente al abrirse la convocatoria para la materia familiar decide aplicar para la nueva área, lo que la llevó a convertirse en la primera jueza en dicha rama de la ciudad.

A lo largo de estos años, algunas de las propuestas y proyectos que nuestra entrevistada ha impulsado destaca el pago de las pensiones alimenticias a través de depósito bancario, la implementación de la Alerta Amber, así como la instalación de casas de convivencia familiar supervisada y espacios lúdicos para comparecencia de menores.

“Ha habido muchas complicaciones, el problema de la violencia familiar es algo que comenzamos a ver desde hace 10 años y muchos de estos proyectos han brindado atención a más de 10 mil niños víctimas de esa violencia, para que fueran atendidos psicológicamente, incluso hasta hace poco en los centros de convivencia empezamos a dar talleres para padres e hijos”, enumera.

“Creo que hoy en día la familia está muy descuidada, es por eso que hemos insistido mucho en el tema de la rehabilitación emocional, con la intención de que este tipo de problemas no se repitan, porque está comprobado que cuando no hay este tipo de atenciones, la víctima se convierte en victimario”, continuó.

De acuerdo con Martínez Téllez, durante el año pasado y parte del 2020 en los juzgados del Distrito Bravos se atendieron alrededor de 12 mil causas penales, 14 mil juicios civiles y cerca 32 mil asuntos de lo familiar, por lo que hace un llamado a prestar una mayor atención a uno de los pilares más importantes de la sociedad como lo es la familia misma.

“El mensaje es que cuando veamos a un familiar, un amigo o conocido que cambia su actitud, invitarlo a que reciba ayuda, que se rehabilite emocionalmente para aprender a perdonar, creo que todos como sociedad estamos hartos de tanta violencia, queremos paz, y no la vamos a lograr si no perdonamos”, recomienda.

“Hay mucho por hacer todavía, considero que aún podemos cambiar el analfabetismo emocional y la narcomentalidad que existe; recordemos que sin justicia no hay paz y esa paz la podemos lograr si empezamos por nuestra casa”, sostiene.

Patricia Martínez Téllez

*Nació: Ciudad Juárez

*Viuda de: Víctor Manuel Oropeza, asesinado el 3 de julio de 1991

*Estudios: Ingeniería Industrial e Idiomas en la Universidad de Texas

-Licenciatura en Derecho en la UACJ

-Maestría en Derecho Empresarial 

-Maestría en Administración y Procuración de Justicia 

-Seis diplomados 

-En 1995 ingresa al Poder Judicial

elara@redaccion.diario.com.mx