Estado

'Sembrando Vida' deja fuera a indígenas

No pudieron ingresar por falta de títulos de propiedad

El Diario

De la Redacción/El Diario

jueves, 30 julio 2020 | 19:40

El Gobierno federal exige en sus reglas de operación un papel que avale la propiedad de los territorios que ocupan de manera ancestral, para poder acceder al programa “Sembrando vida”, motivo por el cual la mayoría de la población quedó fuera, violando sus derechos, denunciaron los integrantes de Consultoría Técnica Comunitaria (Contec). 

Lo anterior, debido a que los integrantes de las comunidades indígenas en su gran mayoría no cuentan con algún documento que avale la propiedad de la tierra donde viven. 

Agregan que se trata del caso de la comunidad de Mala Noche del pueblo Ódami, que se encuentra ubicada en el municipio de Guadalupe y Calvo, en la sección de Baborigame, y que tiene más de 10 años solicitando el reconocimiento de su derecho ante la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), procedimiento que no acaba de resolverse. 

De acuerdo con testimonios de sus integrantes, el programa Sembrando Vida fue iniciado recientemente en la zona, sin embargo no pudieron ingresar porque no tienen los papeles que avalen la titularidad de sus tierras. 

En el estado de Chihuahua, y especialmente en la Sierra Tarahumara, los pueblos Rarámuri y Ódami continúan sin tener el reconocimiento legal de su propiedad ancestral, por lo que las reglas de operación establecidas los dejan fuera de los programas. 

La posesión tiene una protección jurídica equiparable a la propiedad, pero en el caso de los pueblos indígenas esto no les ha valido. 

En este sentido, exigieron la adecuación a las reglas de operación de los programas federales y que de manera transversal se reconozcan las realidades de los pueblos originarios.