Estado

Sigue madre en busca de la verdad

Silvia Banda Pedroza no descansará hasta lograr que las autoridades respondan por la desaparición de su hija

Cortesía / Una de las botellas entregadas en el Parque Central y Pueblito Mexicano

Staff
El Diario de Juárez

viernes, 22 abril 2022 | 13:37

Ciudad Juárez.— En busca de verdad y justicia, Silvia Banda Pedroza, madre de Fabiola Janeth Valenzuela Banda, víctima de desaparición y feminicidio en Ciudad Juárez, reparte en las calles botellas de agua, abanicos y paletas de dulce con la fotografía de su hija. 

“Comencé en marzo y lo seguiré haciendo hasta el 23 de agosto, cuando se cumplen 12 años de que me quitaron a mi hija”, narró ayer la mujer después de recorrer el Parque Central Hermanos Escobar y las oficinas de Gobierno del Estado. 

“¡¡¡Exigiendo justicia!!!. Fabiola Janeth Valenzuela Banda. #SinEllaNoEstamosTodas. Caso inconcluso y con muchas irregularidades”, colocó en las etiquetas de las botellas de agua junto a la imagen de su hija, quien desapareció en agosto de 2010 a los 18 años de edad y cuyos restos incinerados fueron encontrados un mes después por la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, pero fue hasta el 19 de enero de 2012 cuando le fueron entregados a su mamá. 

Dijo que la FGE primero le informó que los restos de su hija habían sido encontrados días antes de ser informada de su hallazgo, pero después le informaron que no tenían días en el Servicio Médico Forense (Semefo), sino 16 meses. 

De acuerdo con las autoridades, los restos de Fabiola fueron encontrados a la altura del kilómetro 29 de la carretera a Casas Grandes, pero cuando su mamá pidió ser llevada al lugar primero la llevaron a un sitio y luego a otro, en donde escuchó que la antropóloga forense dijo “creo que aquí es”.

La muerte de Fabiola también ha sido relacionada con las víctimas del Valle de Juárez, por lo que permanece en incertidumbre, y sigue pidiendo conocer la verdad. 

“Por favor, vuelve a casa. Nunca olvides que te espero, nunca esperes que te olvide”, plasmó la mujer en los abanicos de cartón que reparte entre la comunidad siempre que sale de casa, a trabajar, a realizar algún pago o a donde vaya. 

“Los reparto en la rutera, cuando voy al trabajo o a mi casa, a veces camino en las calles. Hoy (ayer) fui a hacer un trámite al Parque Central y al Pueblito Mexicano (oficinas de Gobierno) y le repartí a la gente”, narró la madre, quien lleva plasmado el rostro de su hija en una playera blanca, a la altura del pecho.