Estado
Llevan 8 meses cerrados

‘Situación es insostenible’

Protestan trabajadores de salones de eventos en las oficinas del Gobierno del Estado

David Cruz / El Diario de Juárez

Eduardo Lara/ El Diario de Juárez

sábado, 28 noviembre 2020 | 07:06

Ciudad Juárez— Luego de más de ocho meses sin trabajar, empleados de salones de eventos aseguraron que su situación es insostenible, por lo que algunos de ellos han tenido que empezar a laborar en áreas completamente distintas para poder “sobrevivir”, ya que “los recibos, las deudas y los impuestos no están en color rojo”.

Ayer alrededor de 70 personas se manifestaron afuera de la Unidad Administrativa “Pueblito Mexicano” para exigir al Gobierno del Estado condiciones para reabrir sus fuentes de trabajo.

“Somos más de 100 salones de eventos y generamos más de 600 empleos fijos, sin tomar en cuenta a otros trabajadores como DJs, músicos, comediantes, meseros, cocineros, entre otros; nosotros sólo queremos contribuir a que la economía siga creciendo, y estamos dispuestos a cumplir con los lineamientos que se nos pidan”, dijo Israel Iracheta, uno de los manifestantes.

“En ocho meses no hemos tenido respuesta del Gobierno, hemos cumplido con lo que se nos ha pedido y tenemos derecho a ser escuchados, las pérdidas ya son demasiadas, podemos hablar que ascienden a 300 mil pesos por salón; ya no pedimos apoyos, sino que nos dejen trabajar para salir adelante, porque los impuestos, la luz, Hacienda, la renta y otros servicios no están en rojo; no nos consideran esenciales, pero sí somos importantes para aportar”, agregó.

Tras permanecer casi una hora en el exterior del “Pueblito Mexicano”, un grupo de representantes de los salones de eventos fue recibido por Pablo Juárez, asesor técnico de la subcoordinación de Gabinete en la Frontera, para sostener un diálogo con ellos.

Luego de la reunión con el funcionario, Lázaro Flores, director de Las Anitas, reprochó haber sido atendidos por un asesor, y no por el titular de la dependencia o algún representante de mayor jerarquía.

“Fue un encuentro meramente de cordialidad, planteamos algunas de nuestras propuestas dado que somos el gremio más afectado, sin embargo, no hubo ningún compromiso por parte de este funcionario, más que plantear la situación a su jefe; nosotros venimos en son de paz a entablar el diálogo, pero ya después no habrá tal cosa, sino pura exigencia hacia el Gobierno porque para ellos no existimos y no nos toman en cuenta”, dijo.

Trabajar en lo que sea

La situación por la que atraviesan los trabajadores de este giro es “ya insostenible” para algunos, dado que varios de ellos han tenido que empezar a dedicarse a otras cosas para poder sacar adelante a sus familias.

Tal es el caso de Rafael Alejandro, quien desde hace tres años se desempeñaba como mesero en un salón de eventos, y actualmente se vio obligado a conseguir empleo temporalmente como albañil, percibiendo un ingreso mucho más bajo, pero con el que puede sacar adelante a sus padres.

“Algunos dependíamos de este giro, ahorita la economía está muy mal, la renta, la luz, y otros servicios no perdonan, a mí no me quedó de otra y me fui de albañil, era lo único que había por el momento; han sido unos meses muy pesados, y ojalá se resuelva pronto”, dijo.

“Mis papás dependen de mí, pero así como están las cosas, ¿cómo le hacemos con los gastos?, no tenemos una propuesta del Gobierno, tenemos deudas, mientras que cada vez es más difícil comprar comida, vivimos al día, los gastos me absorben el 90% de mi sueldo, me pagan 1,500 pesos por semana, al menos como mesero me iba mejor. Afortunadamente mis papás no han resultado contagiados por Covid, pero ya he tenido nueve pérdidas entre amigos, compañeros y otros familiares, sólo queda encomendarse a Dios para que esto se solucione”, agregó.

Jorge, quien lleva casi 20 años trabajando en el giro de los salones de fiestas, comenta que durante el tiempo que tiene laborando en esta actividad, es la primera vez que el sistema “se colapsa” al grado de dejar a cientos de personas sin empleo.

“Han sido más de ocho meses sin trabajo, obviamente ha sido muy caótico para todos, son muchas las personas afectadas, meseros, cantineros, personal de limpieza, vendedores, floristas, entre otros. El impacto es garrafal porque en nuestro caso tuvimos que reagendar eventos, hasta el momento llevamos más de 800 eventos que se recalendarizaron para realizarse en el 2021 y aún estamos en incertidumbre”, comentó.

“Queremos que las autoridades se sensibilicen con nosotros, porque vemos que todos se reactivan, menos los salones, ya son muchos meses y varios compañeros meseros y de otras áreas han preferido mejor reubicarse en la maquiladora y otras actividades para buscar la manera de salir adelante”, agregó.

El cierre de salones de eventos no sólo ha perjudicado a los trabajadores de este giro, sino también a usuarios, quienes tenían planeadas reuniones con motivo de bodas, quinceañeras, cenas, entre otros, pues algunos han podido reagendar sus fechas tras un acuerdo con los proveedores.

“En nuestro caso tuvimos que reagendar nuestra boda, a pesar de que estaba planeada para mayo del 2021; desde agosto de este año vimos cómo estaba la situación y decidimos aplazarla hasta septiembre del próximo año, afortunadamente pudimos llegar a un acuerdo con el lugar porque también redujimos el número de invitamos a menos de 80 personas”, comentaron Saúl y María.

“Debido a la pandemia tuvimos que aplazar nuestra boda, y con ello se viene tratar de llegar a un acuerdo con los proveedores, pero con el que más batallamos fue con los músicos, porque debíamos encontrar a alguien que quisiera casarse ese mismo día para poder transferir la fecha y nos regresaran el dinero por la cancelación, porque ya teníamos pagado casi la mitad del servicio”, dijeron.

La protesta realizada ayer en el “Pueblito Mexicano” se suma a la que hecha el pasado miércoles más de 100 comerciantes ambulantes y semifijos de Ciudad Juárez, para exigir al Gobierno del Estado una reapertura generalizada de establecimientos bajo estrictas medidas de prevención.

elara@redaccion.diario.com.mx