Estado

Son periodistas más vulnerables en Chihuahua por violencia y acoso oficial

Del año 2000 a la fecha, han muerto por homicidio 13 periodistas en la entidad

De la Redacción

jueves, 16 julio 2020 | 14:41

Chihuahua.- Según el Informe Libertad de Expresión en México 2020 presentado por el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia, CASEDE, en Chihuahua los periodistas son un sector “profundamente” vulnerable ya que son constantemente atacados por el trabajo que realizan. Del año 2000 a la fecha, han muerto por homicidio 13 periodistas en la entidad.

Asimismo, el estudio señala que a nivel municipal, la mayoría de los ayuntamientos del Estado sufren una marcada censura informativa, además de que prácticamente no se puede reportear en la Sierra debido al control territorial que ejercen diferentes grupos criminales organizados.

El documento señala que el periodismo chihuahuense vive una etapa muy complicada por el acoso sistemático de instancias gubernamentales, estatales y municipales ante una constante desacreditación y estigmatización.

Detalla que en Chihuahua, aun cuando lleven a cabo la cobertura periodística de campo siguiendo los protocolos de actuación en relación con las autoridades de seguridad y justicia, respetando la escena del crimen, han prevalecido las agresiones verbales y físicas, la privación de la libertad sin una causa jurídica, la incautación de materiales de trabajo y su destrucción, propiedad de las y los trabajadores de los medios.

Los datos arrojan también una importante violencia de género, las mujeres periodistas son vulnerables no sólo frente a sus colegas o compañeros, sino que además tienen que enfrentar insinuaciones de índole sexual por parte de fuentes de gobierno, principalmente al tratar de obtener entrevistas públicas o privadas.

Asimismo se especificó que a pesar de que personas periodisas del estado de Chihuahua fueron las pioneras en la creación del primer protocolo de protección en el país, éste lamentablemente no se ha actualizado. De igual manera, enfatizaron que los periodistas tampoco pueden confiar en un mecanismo Estatal de Protección, ya que los encargados son las mismas autoridades de seguridad, justicia y gobierno que los agreden constantemente.

En cuanto al trabajo de las personas defensoras de los Derechos Humanos, el CASEDE, detalló que existe desconfianza en la efectividad de las medidas del Mecanismo de Protección. Por ejemplo, se recordó al activista rarámuri, Julián Carrillo, quien fue asesinado en la Sierra. Contaba con un teléfono satelital asignado por el Mecanismo de protección, sin embargo no funcionó y murió siendo perseguido, tratando de escapar.

Del mismo modo, trasladarse por carreteras en zona rurales, es un riesgo considerable debido a que se han fortalecido los grupos de la delincuencia organizada además de que las condiciones se han agravado porque han empeorado las instituciones de seguridad y justicia en el Estado.

De igual manera, se documenta que cada vez es mayor el desplazamiento forzado debido a que la violencia en el estado ha escalado a cifras sin precedentes y no se otorgan medidas de protección de acuerdo con el contexto local.

“En las zonas alejadas, el jefe de la policía municipal a menudo se ofrece para negociar con el jefe de plaza de la delincuencia organizada para que permitan a personas defensoras ingresar al terrotorio para llevar a cabo sus actividades” se lee textual.

Según lo recabado por el CASEDE, las condiciones para ejercer la Libertad de Expresión en México se han deteriorado en el último año, principalmente en el ámbito esttal y municipal, en donde cada vez más se complica el acceso a la información pública.

A nivel nacional se constató que 22 estados, entre ellos Chihuahua, cuentan con marcos legales e institucionales débiles para la prevención y la protección de periodistas y personas defensoras de los derechos humanos mientras que las 32 entidades mantienen la existencia de leyes que criminalizan o castigan civilmente el ejercicio de la libertad de expresión.