Estado

Son víctimas de robos y del calor

Alumnos de primaria toman clases a la intemperie ante la falta de electricidad y el hurto de motores de los aparatos del clima

Omar Morales / El Diario de Juárez / Utilizan cualquier sombra para cubrirse del sol
Omar Morales / El Diario de Juárez / Sentados en la banqueta hacen sus actividades

Alejandra Gómez / El Diario de Juárez

miércoles, 15 junio 2022 | 06:40

Ciudad Juárez.- Afuera de sus salones de clases, esparcidos sobre la banqueta o agrupados en bancas bajo la sombra de unos árboles, los estudiantes de la primaria Benito Juárez han tenido que tomar sus clases para evitar las altas temperaturas en el interior de sus aulas porque en el transcurso del actual ciclo escolar les han robado más de la mitad de los motores de los aires.

A pesar de que alumnos y docentes han recurrido a las sombras del plantel educativo para atender su jornada escolar, no ha sido posible evitar ser víctimas del calor que incluso al aire libre se registra, por lo que en más de una ocasión los estudiantes han tenido sangrados nasales, denunciaron maestros y madres de familia, quienes solicitaron la intervención de autoridades educativas. 

“Desde que entramos a la escuela no hay luz y si a eso le sumamos el robo de los motores, es una escuela que tiene problemas, estamos cerca de la estación de Policía, pero nomás pasan y cuando se les llama no vienen, por eso los niños están afuera”, dijo Erika Morales, madre de un alumno de sexto grado. 

Durante la temporada en que los estudiantes estuvieron cursando sus clases a distancia a causa de la pandemia por Covid-19 registraron varios casos de robo y vandalismo, pero en enero de este año ingresaron al plantel en dos ocasiones más, después volvieron a entrar en febrero, luego en marzo y una vez más durante los primeros días de este mes, lo que ha afectado el funcionamiento de las instalaciones educativas. 

De 25 aires acondicionados instalados en los salones de clases, más de la mitad no cuentan con los motores, por lo que los estudiantes han tenido que atender sus clases en el exterior de las aulas y, además, asistir a la escuela en un horario de 8:00 a 11:30 de la mañana, con la intención de evitar las altas temperaturas. 

Sin embargo, algunos de los salones en los que corren ráfagas naturales de aire son empleados durante las primeras horas de la mañana porque la temperatura resulta más soportable tanto para los alumnos como para los docentes, pero no permanecen durante toda la jornada escolar, lo que ha provocado que sus clases se vean afectadas. 

“A las once ya está insoportable el calor. Esto es un freno para el proceso de enseñanza-aprendizaje, limita a los niños en tiempo y forma porque no es lo mismo que estén dentro de los salones en una banca que aquí afuera sentados en el piso”, dijo el maestro de quinto grado, Juan Ceballos, quien lamentó la situación que están pasando en la escuela. 

En la temporada de invierno robaron la mayor parte de los calentones del plantel educativo y ahora en el período de verano se han quedado sin los motores de los aires, pero también durante la pandemia fueron robados los aparatos eléctricos como computadoras e impresoras; además, fue cortado el servicio de energía eléctrica en un área de la escuela. 

En el transcurso del actual ciclo escolar 2021-2022, el Programa de Convivencia Escolar de la Subsecretaría de Educación y Deporte ha registrado oficialmente 62 reportes de robo y ocho actos vandálicos, de los cuales 47 se denunciaron durante el período comprendido entre enero y mayo de este año.