Estado

Sufre bullying niño indígena chiricahua por traer el pelo largo

Óscar, de 9 años, lleva este problema con fortaleza y madurez

Omar Morales / El Diario de Juárez / La madre de Óscar optó por sacarlo del instituto

Alejandra Gómez / El Diario de Juárez

miércoles, 17 noviembre 2021 | 05:00

Ciudad Juárez.— Mientras para el pequeño Óscar el cabello largo representa su conexión con el universo y, sobre todo, su fortaleza y madurez, para sus compañeros en el Colegio México Europeo fue el principal motivo para discriminarlo, ya que ni a los docentes ni la dirección les explicaron que viven en una ciudad multicultural. 

Óscar, de 9 años, es chiricahua –grupo indígena originario del sur de Nuevo México– y fue inscrito en una escuela particular con la idea de que ahí sería respetada su cultura, pero en el transcurso de dos meses fue víctima de bullying por parte de los demás estudiantes y la dirección sólo le dio dos opciones: o se cortaba el cabello o se cambiaba de plantel. 

Ante la situación, la madre de Óscar, Bertha Flores López, interpuso una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos y acudió a las autoridades de educación pública para encontrar una escuela en la que no sólo se admita a su hijo, sino que además se le asegure que no será víctima de discriminación por parte de estudiantes y docentes, como en el Colegio México Europeo.

“Se supone que cada vez están respetando más a los grupos indígenas, pero eso no es verdad. No hay una verdadera integración de los indígenas, esta es la realidad de lo que pasa. Mi hijo no está becado, mi esposo y yo hicimos el sacrificio de meterlo aquí, no somos ricos, gastamos más de 16 mil pesos para que en tan sólo dos meses la directora me dijera que le cortara el pelo si no quería que sufra”, contó Bertha.

Todo comenzó cuando los compañeros de Óscar notaron que cada vez tenía su cabello más largo y que incluso portaba una pequeña trenza en un extremo, por lo que comenzaron a ponerle apodos relacionados con la idea de que sólo una mujer debe dejar crecer su cabello e incluso emplearon el término “indio” de manera despectiva con la intención de insultarlo a él y a su familia. 

Desde la primera vez que Óscar le contó a su mamá lo sucedido, ella interpuso una queja ante la dirección, pero no recibió una solución, por lo que terminó haciendo 15 quejas sobre la situación que padecía su hijo y, finalmente, la dirección le recomendó que cortara su cabello, sin importarle el significado que tiene dentro de su cultura, o cambiarlo de escuela. 

La discriminación que padeció Óscar escaló de sus compañeros de clases al personal del plantel no sólo cuando se le dieron estas dos opciones como solución, sino también cuando fue suspendido por tres días durante un período de exámenes porque empujó a un estudiante que insultó a su mamá por su vestimenta. 

Bertha optó por sacar a su hijo del colegio y buscar una segunda opción, pero decidió proceder ante Derechos Humanos para que haya un precedente de lo sucedido y, sobre todo, para que la planta docente y administrativa del Colegio México Europeo, ubicado en la Valentín Fuentes, reciba pláticas sobre la importancia de la inclusión. 

“Es humillante que tenga que sacar a mi hijo, porque quien practica el bullying es el hijo de la directora. No sólo es cuestión de dinero, no tenemos por qué ser tratados de manera diferente, no es cierto que hay una verdadera inclusión indígena, seguimos siendo discriminados y humillados”, dijo Bertha, quien ayer acudió a la escuela a solicitar la devolución de sus pagos. 

Ayer permaneció varias horas en el estacionamiento del colegio a la espera de que se le brindara una solución y, finalmente, se le informó que parte de sus inversiones serían devueltas, pero Bertha señaló que lo sucedido no se resuelve con el dinero, sino que deben erradicar la discriminación. Al cuestionar al plantel educativo su postura ante la denuncia hecha, decidió omitirla. 

Para Bertha la discriminación dentro de las escuelas se origina por ignorancia entre los estudiantes, por ello considera que es responsabilidad de los maestros y directivos explicar los distintos usos y costumbres de la región, pero el problema se acrecienta cuando ni ellos son capaces de comprender el daño que generan al burlarse de la cultura de uno de sus alumnos. 

Ante lo sucedido, la abogada Diana Lozano, de la Unidad de Enlace Indígena en el Instituto Municipal de las Mujeres, dijo que la discriminación contra las etnias no sólo está presente en el nivel básico, también se registra en nivel medio superior y universidades, y está enfocado tanto a la vestimenta como a una negación a la educación al exigirles recursos con lo que no siempre cuentan. 

Además, Rosalinda Guadalajara, coordinadora de la Unidad, imparte capacitaciones a las escuelas primarias y secundarias que requieran información sobre multiculturalidad y los usos y costumbres de los pueblos indígenas que radican en Ciudad Juárez, con el objetivo de evitar que dentro de los salones de clases se continúen reproduciendo actos de discriminación.