Estado

Sufre rezago educativo 80% de menores migrantes

Pandemia y éxodo, las causas; imparte Conafe clases a 125 niños y adolescentes

Cortesía / En el Centro Integrador Leona Vicario, atienden desde preescolar hasta secundaria y los mayores reciben otras capacitaciones

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 19 septiembre 2022 | 07:46

Con un rezago educativo de hasta dos años debido a la pandemia y a su tránsito migratorio, 125 menores mexicanos y extranjeros entre 3 y 17 años de edad reciben clases dentro del Centro Integrador para Migrantes (CIM) Leona Vicario, como parte del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) y del programa Jóvenes Constructores de la Comunidad. 

“Cuando ellos ingresan se les aplica el examen diagnóstico, y la gran mayoría, en un 80 por ciento detectamos que sí cuentan con un gran rezago debido a lo que fue la pandemia y a su tránsito desde sus países de origen. Son niñas, niños y adolescentes (NNA) que no han ido a la escuela durante más de un año y medio, incluso hasta dos, y menores de preescolar que nunca habían pisado un salón de clases”, informó Darén Ruiz, vocero de Educación y Vinculación Educativa del CIM Leona Vicario. 

Explicó que por parte de Conafe, los menores toman clases desde preescolar hasta secundaria, y los más grandes reciben otras capacitaciones a través del programa Jóvenes Constructores de la Comunidad. 

“Nuestro principal objetivo es atender los niveles de rezago tanto en lectura como en matemáticas, y principalmente atender la socialización entre ellos, haciendo unos ambientes de aprendizaje en donde ellos se puedan sentir cómodos. Sí es un ambiente muy flexible, con los contenidos que maneja Conafe, no es un plan tan rígido, se puede adaptar a las necesidades que ellos puedan tener”, explicó. 

Entre los NNA alojados actualmente en el albergue federal se encuentran desplazados internos, quienes huyen con sus familias de la violencia que se vive en estados como Guerrero y Michoacán; además, hay menores de Guatemala, Honduras, El Salvador y Haití. 

Con los estudiantes haitianos “nuestro principal reto ha sido el idioma, el lenguaje, pero estamos trabajando con ellos mediante algo muy lúdico, porque son niños de primera infancia y antes de los 8 años, entonces con ellos es un poco más fácil iniciar con el lenguaje, utilizando material didáctico muy lúdico, que sea llamativo para ellos, para que puedan aprender un poco más el español”, comentó Ruiz. 

“Ahorita tenemos una plantilla de 13 maestros por parte de Conafe y tres maestros que laboramos dentro por parte del CIM Leona Vicario”, informó. 

Cuando comienza el ciclo escolar los maestros levantan un acta constitutiva para darlos de alta en su sistema y cuando terminan, por ejemplo, la primera evaluación del programa se les entrega un cárdex educativo e incluso se les hizo en agosto pasado una ceremonia de graduación. 

Además, previo a su salida del CIM, el Conafe les expide una constancia de estudios con la cual puedan avalar ante otra institución, ya sea en México o en Estados Unidos, que durante su estancia en el CIM Leona Vicario estuvieron recibiendo educación. 

“Varía mucho su espacio ahí en el albergue, como pueden estar una semana, ha habido personas que duran más, hasta un año; depende de su situación migratoria y del proceso que ellos puedan estar llevando con diversas instituciones para su asilo político”, explicó el maestro. 

Actualmente, Conafe ofrece el programa educativo a aproximadamente 300 NNA en situación de movilidad en Ciudad Juárez, de quienes 125 se encuentran albergados en el CIM Leona Vicario, 27 en Alabanzas al Rey y el resto en El Buen Samaritano, Casa Kolping de Casa Centro de Promoción Juvenil y Casa Eudes. 

De acuerdo con el Consejo Estatal de Población (Coespo), hasta la semana pasada permanecían albergadas aproximadamente 2 mil personas en Ciudad Juárez, y el 30 por ciento de ellas eran menores de edad.