Estado

Suman 17 los atentados contra mandatarios

Patricio Martínez, Javier Corral y Reyes Baeza, entre los blancos de las agresiones

El Diario / La escolta del actual gobernador, Javier Corral, ha sido blanco de dos ataques

César Lozano/El Diario

jueves, 01 octubre 2020 | 23:55

Desde 2008 en el estado se han presentado 12 atentados contra candidatos a presidentes municipales, presidentes electos en funciones, y de reciente término de su mandato, de los cuales murieron 7; a la lista se suman las agresiones hacia dos gobernadores, sin olvidar el atentado a Patricio Martínez en 2001. 

Los municipios de Aquiles Serdán, Namiquipa, Praxedis G. Guerrero, Gran Morelos, Gómez Farías, Ahumada, Cuauhtémoc, Temósachic y en especial el municipio de Guadalupe y Calvo, han padecido atentados en contra de autoridades electas, en funciones, candidatos y exalcaldes. 

La lista es amplia y comienza en noviembre de 2008, cuando un grupo de hombres armados abrió fuego contra Leonel Roberto Carrillo, expresidente municipal de Aquiles Serdán, y dos hombres que lo acompañaban, los tres murieron en el atentado. 

En julio de 2009, el presidente municipal de Namiquipa fue atacado a balazos cuando se trasladaba de un ejido a la cabecera municipal; un grupo de hombres lo sorprendieron y atacaron con armas largas. 

En febrero de 2010 el presidente municipal de Guadalupe y Calvo, Ramón Mendívil Sotelo, sufrió un atentado en el kilómetro 9 de la carretera Chihuahua-Cuauhtémoc. Él y su escolta murieron por causa de los múltiples impactos de bala que recibieron. 

En octubre de 2010 Rito Grado Serrano, presidente seccional de Praxedis G. Guerrero, fue asesinado junto con su hijo a siete días de asumir el cargo. Tras varias amenazas de muerte previas tuvo que cambiar su residencia a Ciudad Juárez, y se presume que murió por denunciar en varias ocasiones el trabajo de bandas delictivas en el municipio. 

Ricardo Solís Manríquez, presidente municipal de Gran Morelos, pidió asilo político en Estados Unidos luego de sufrir un par de atentados en 2010 y 2011, mientras que a Francisco García Girard, quien fuera alcalde de ese mismo municipio de 2007 a 2010, lo asesinaron en las calles 11 y 20 de Noviembre de la capital del estado en 2012. 

En junio de 2013 el cuerpo de Jaime Orozco Madrigal, candidato del PRI por la presidencia municipal de Guadalupe y Calvo, fue encontrado muerto en el cruce de las carreteras a El Tule y Baborigame. Duró desaparecido un par de días y junto a su cuerpo se aseguraron 13 casquillos de armas de alto calibre. 

En septiembre de 2014 varios hombres armados dispararon contra el presidente municipal de Guadalupe y Calvo, Leopoldo Molina Corral, quien tomó el lugar de Orozco Madrigal y cuyos escoltas repelieron el ataque del cual resultó herido, al igual que el tesorero municipal Salvador Gutiérrez y uno de los guardias. 

El caso de Blas Godínez hijo 

El 8 de noviembre de 2017 se presentó un enfrentamiento en la zona conocida como Peña Blanca, del municipio de Gómez Farías, y derivado del hecho en la cabecera municipal un grupo armado levantó al doctor Blas Godínez con el supuesto fin de llevarlo para curar a los heridos. 

El 25 de enero de 2018 el fiscal de la Zona Occidente, Jesús Carrasco, indicó que de acuerdo con las investigaciones, el doctor seguía en el estado, pero no garantizaban si continuaba vivo o se encontraba muerto. 

Esto motivó el 2 de febrero de 2018 a Blas Godínez hijo, también doctor, a buscar la candidatura del municipio por Morena, y el 9 de abril de ese mismo año declaró tener noticias de que su padre aún se encontraba con vida y confirmó que lo mantenían cautivo para atender a los heridos de un grupo criminal. 

El 19 de junio dijo ante medios de comunicación haber recibido amenazas durante la campaña, mismas que desestimó, pero se materializaron el 8 de octubre. Siendo alcalde electo y en el mismo día que tomaría protesta, un hombre entro a su consultorio y le disparó. Hasta hoy sufre secuelas. 

El último caso de presidentes municipales muertos a manos del crimen fue el del alcalde de Temósachic, Carlos Ignacio Beltrán Bencomo, privado de la libertad el pasado lunes 28 de septiembre afuera de la Presidencia Municipal del poblado y encontrado muerto un día después en una brecha cercana del poblado de Tacuba, en el municipio de Guerrero. 

Los atentados más recientes 

El alcalde perredista de Ahumada, Juan de Dios Valle Camacho, sufrió la muerte de su hijo el pasado 2 de marzo, luego de que un comando de agresores lo interceptara en el aeropuerto de Ciudad Juárez, lugar en donde un par de días después, el 4 de marzo, el propio Valle Camacho fue atacado a balazos cuando se disponía a tomar un vuelo. 

Han atacado a tres de los últimos cuatro gobernadores 

A los casos de candidatos y presidentes municipales víctimas de ataques se suma el de los gobernadores Patricio Martínez, Reyes Baeza y Javier Corral, de entre los cuales solo Patricio recibió heridas, mientras que Reyes Baeza padeció parálisis facial durante los últimos meses de su mandato. 

El 17 de enero de 2001 a las 11:30 horas, el exgobernador Patricio Martínez recibió un balazo en la cabeza por parte de Victoria Loya, exagente estatal, quien le provocó una herida en la región parietal izquierda del cerebro que no tocó zonas vitales. 

Hasta el momento impera la versión del agresor solitario. 

El 22 de febrero de 2009, alrededor de las 21:30 horas, un grupo armado atacó la escolta de Reyes Baeza, entonces gobernador, en el Periférico de la Juventud a la altura del bulevar Ortiz Mena. 

El mandatario resultó ileso, pero un escolta perdió la vida y dos más resultaron con lesiones de consideración. 

La escolta del actual gobernador, Javier Corral, ha sido blanco de dos ataques. 

El primero de ellos se registró el 7 de abril de 2018, en las inmediaciones del club de golf San Francisco, donde se encontraba el mandatario, y murió uno de sus agentes de custodia; el segundo se dio el pasado 23 de febrero del presente año en el exterior del fraccionamiento El Campanario, donde un par de escoltas fueron emboscados, pero sufrieron heridas que no pusieron en peligro sus vidas. 

Cabe mencionar que la gran mayoría de estos casos, sobre todo de los que involucran a alcaldes, se encuentran impunes hasta el momento y no se han dado a conocer avances en las investigaciones, pero en todos se mencionó en algún momento la intervención del crimen organizado.