Estado

Teme por su seguridad contador de empresario menonita

Luego de ver la forma en que actuaron los agentes estatales

Orlando Chávez/El Diario
martes, 09 julio 2019 | 14:30

Chihuahua.- Jorge Moore, quien era el contador del empresario menonita asesinado, expuso que teme por su seguridad luego de ver la forma en que actuaron los agentes estatales en el caso “armaron” en contra de su hermano Noé. Dijo que ha tenido que dejar su casa ante el temor se sufrir represalias o ser acusado por algún delito.

A través de un escrito explicó su versión de los hechos ocurridos la noche del 25 de junio y la madrugada del 26, cuando expuso que fue detenido de una manera violenta y le condicionaron su salida a cambio de firmar un documento en el que exponía que había acudido de manera voluntaria.

En el escrito indicó: “Como ya todos saben, mi hermano de nombre Noé M. G. y al suscrito nos atribuyeron el delito de secuestro y homicidio en perjuicio de Abraham Harms Petters el cual fue privado de su libertad el día 24 de junio de la presente anualidad donde posteriormente fue encontrado sin vida en un domicilio el cual desconocemos ya que nunca hemos estado presentes en el mismo”

Añadió que el día 24 de junio de la presente anualidad tenia concertada una cita con la víctima, quien además de ser su cliente, lo consideraba su amigo, y esta seria en el restaurante “La Huerta” a las 7 de la mañana, como muchas otras veces. “Me encontraba ahí esperándolo y es el caso que siendo aproximadamente a las 6:55 horas, llegue a dicho restaurante  y me senté en la misma mesa tal y como lo hemos venido haciendo desde hace tiempo, y minutos después, es que observo que a las afueras del inmueble, dos sujetos estaban forcejeando en el suelo sin percatarme que se trataba de mi amigo”, dijo.

Posteriormente el día 25 de junio siendo aproximadamente a las 23:30 horas explicó que se encontraba en su domicilio en compañía de su esposa e hija. “Entonces que mi esposa de manera sorpresiva me despierta y me comenta que se estaban metiendo a robar a la casa por lo cual de manera inmediata trato de incorporarme y es cuando escucho un fuerte golpe en la puerta principal de mi hogar y mi esposa con enorme dificultad entra al baño que se encuentra a escasos dos metros de nuestra cama y digo con dificultad ya que ella cuenta con una operación reciente en la cual le implantaron 18 clavos y dos barras de acero en la columna”, añadió.

Destacó que aproximadamente diez sujetos vestidos con pasamontañas, chalecos antibalas, armas lo golpearon amenazándolo. “Me siguió golpeando mientras esto sucedía, otra persona estaba pateando la puerta del baño ordenando que la abrieran por lo cual sale mi esposa con su andador y otro sujeto le pone un arma de fuego en la cabeza y le ordena que se tire al piso con las manos atrás”, mencionó.

“Me siguieran golpeando y veo que uno de los sujetos empieza a meter en una mochila el celular de mi esposa y el mío, así mismo empieza a preguntarle a mi esposa que si teníamos dinero en la casa por lo cual mi esposa contesta que sí y le indica donde se encontraba por lo cual dicho sujeto va al lugar indicado sustrae el dinero y lo guarda entre sus ropas”, destacó.

Expuso que lo subieron a un vehículo en el cual lo movieron por  Cuauhtémoc como una hora en una camioneta cerrada. 

“Me llevaron a un lugar desconocido donde permanecí una hora aproximadamente, después me llevaron rumbo a Chihuahua, llegamos a lo que reconocí como la Fiscalía que está en el canal, y cuando me ingresan veo que también llevaban a mi hermano Noé a quien traían con las manos atadas con cinta canela, en pésimas condiciones casi inconsciente ya que se encontraba golpeado, su ropa la traía con sangre”, agregó.

“Un sujeto me decía que mi hermano ya había declaro en mi contra y que yo era responsable del homicidio de Abraham y continuaron golpeándome en mi cabeza y estómago, esto se repitió en innumerables ocasiones cuando lo dejaban de hacer me volvían a meter a la celda y posteriormente me sacaban para continuar con la tortura… me sacaron de la celda agachado y pasamos por un pasillo y es donde me percato que en otra celda esta mi hermano severamente golpeado y a su costado toallas llenas de sangre”, dijo.

Precisó que le dieron a firmar un documento, el cual establecía que se había presentado de manera voluntaria. “Por lo cual le comente que yo no había estado ahí de manera voluntaria, a lo que contesto que era la única forma de salir limpio de esto, que si no quería que era mi pedo y que me iría a chingar y que si no lo hacia mi hermano iba a pagar las consecuencias, por lo cual accedí ya que no quería que siguieran golpeando a mi hermano, una vez que firme y habiendo trascurrido aproximadamente treinta horas desde mi detención, es que me dejan salir de las instalaciones”, apuntó.

“Cabe mencionar que actualmente nos encontramos mi familiar y yo, fuera de  mi domicilio ya que tememos por nuestra integridad, ya que no solamente yo fui maltratado sino que también mi esposa y mi hija fueron traumatizadas por el severo trato tan inhumano que sufrimos por parte de la supuesta autoridad que está encargada de protegernos, cuidarnos y salvaguardar la seguridad e integridad de la sociedad, por lo que además de que se promovió un amparo por nuestra desaparición forzada e incomunicación por parte de mi esposa e hija, una vez que recupere mi libertad”, expresó.

“Denunciamos estos hechos en control interno de la misma Fiscalía, sin embargo, luego de leer los comentarios del Fiscal, defendiendo a sus elementos, quienes siguen con los mismos vicios de décadas atrás, fabricando pruebas y ahora el propio Fiscal desinformando a la ciudadanía para favorecerse de manera dolosa y así hacerle creer al pueblo de Chihuahua que es una policía profesional, eficaz y altamente calificada, manifestaciones que me es lógico pensar que no va prosperar mi denuncia en contra de sus elementos”, concluyó.

Finalizó que consideró o importante que la ciudadanía sepa lo que aconteció en el presente caso y “sobretodo pueda recobrar un poco de mi honorabilidad con la comunidad menonita, misma que se vio pisoteada por estos lamentables hechos, y con quienes tengo trabajando más de veinte años que tengo radicando en el municipio de Cuauhtémoc y que desgraciadamente no sé hasta cuando pueda regresar y si será posible recobrar mi vida de manera normal y pacífica”.