Estado

Tengo mucho coraje: ‘El Iraquí’

Fincan cargos judiciales a líder criminal

Cortesía

Staff/ El Diario de Juárez

sábado, 23 mayo 2020 | 13:32

Ciudad Juárez— "No puedo estar en esta audiencia, tengo mucho coraje”, dijo José Dolores V. S., cabeza de la pandilla “Los Aztecas”, durante la diligencia en la que se le fincaron cargos judiciales la noche del pasado jueves por los delitos de secuestro y homicidio.

La audiencia de formulación de cargos contra “El Iraquí”, detenido el pasado miércoles en Coahuila, se realizó por videoconferencia desde una celda del Cefereso 9 de esta ciudad por cuestiones de seguridad, informó personal del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

La juez que resolvió estuvo enlazada desde el Centro de Justicia, conocido como los juzgados federales, sede que fue prestada al fuero común para la realización de la audiencia inicial en la que se declaró legal el arresto del presunto líder de la pandilla “Los Aztecas”, según se informó.

De acuerdo con testigos de la práctica judicial, el acusado de 36 años de edad quiso interrumpir la diligencia en varias ocasiones debido al estado emocional en que se encontraba. “Tengo mucho coraje”, insistió varias veces el acusado.

“El Iraquí” le dijo a la juez que en el trayecto a Juárez fue sometido a torturas psicológicas y físicas por parte de los agentes que el pasado miércoles le ejecutaron la orden de aprehensión en Torreón, Coahuila.

Dijo, según los testigos de la audiencia, que entre otras cosas lo obligaron a hacerle tocamientos de índole sexual a su esposa e hija.

Los cargos que le formularon fueron por homicidio en los que presuntamente participó los días 24 y 25 de noviembre de 2019, en una casa de seguridad ubicada en la calle Actinio número 1079 de esta ciudad.

Las víctimas estuvieron privadas de su libertad en dicho domicilio del norponiente de la ciudad, por lo que los cargos son por secuestro y homicidio.

La Fiscalía General del Estado le atribuye al acusado la participación en unos 50 asesinatos.

Un homicidio de los judicializados ocurrió en contra del responsable de un centro de rehabilitación donde expendían droga conocida como ‘cristal’.

El otro es el de un excolaborador de la misma pandilla, que supuestamente daba información a la Agencia Estatal de Investigación sobre las actividades de la organización delictiva, según se conoció.