PUBLICIDAD

Estado

Tira FGR versión de sobornos de Odebrecht a legisladores y políticos de alto nivel

La FGR necesitó de un lustro para determinar que los sobornos de Odebrecht fueron en beneficio exclusivo de Emilio Lozoya y su familia, según documento con la acusación final contra el exdirector de Pemex, publicado el lunes por el portal Animal Político

Francisco Garfias
Analista

martes, 15 febrero 2022 | 17:32

Ciudad de México.- La FGR necesitó de un lustro para determinar que los sobornos de Odebrecht  (10 millones de dólares a cambio de contratos) fueron en beneficio exclusivo de Emilio Lozoya y su familia, según documento con la acusación final contra el exdirector de Pemex, publicado el lunes por el portal Animal Político.

La conclusión de los investigadores de la Fiscalía invalida la tan cacareada versión —repetida hasta el cansancio por el Presidente de la República— de que esos recursos fueron utilizados en la compra de votos para la aprobación de Reforma Energética de Peña Nieto.

Por esas graves acusaciones, formuladas por el propio exdirector de Pemex para acogerse al famoso criterio de oportunidad, hay un excandidato presidencial del PAN exiliado, Ricardo Anaya; y el exsenador de ese partido, Jorge Luis Lavalle, en la cárcel.

 Lozoya involucró a otras 15 personas de alto perfil en actos de corrupción ligados con Odebrecht, entre ellos a los expresidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Carlos Salinas de Gortari. 

Pero también al excandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade; al exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, y a otro extitular de Hacienda en la era Calderón, Ernesto Cordero.

Aparecen también los entonces senadores azules Francisco Javier Cabeza de Vaca, Roberto Gil, Francisco Domínguez y Salvador Vega; el priista David Penchyna; y el entonces perredista, Miguel Barbosa, hoy gobernador de Puebla.

La pena que la Fiscalía solicita para Lozoya es de  54 años de prisión por los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho.

Pide también una multa de 87 millones de pesos, un monto por reparación de daño de seis millones de dólares, y perder cualquier derecho sobre el departamento en Ixtapa, según el documento citado.

*Lo arriba expuesto podría explicar que la FGR no solicitara sanción alguna por la ausencia de Ricardo Anaya en la audiencia inicial para escuchar la imputación en su contra por supuestos actos de corrupción.

Si ya la Fiscalía encontró que el beneficiario exclusivo de lo sobornos de la constructora brasileña fue para Lozoya, ¿qué sentido tendría la audiencia de Anaya?

El juez federal Marco Antonio Fuerte Tapia, sin embargo, encontró improcedente la ausencia del excandidato panista y dejó a la FGR la posibilidad de girarle orden de aprehensión.

Anaya se ausentó de la audiencia, pero no guardó silencio. Difundió en las redes sociales un video en el que expone sus razones para no asistir:    

“Hoy se llevó a cabo la audiencia, pero se suspendió. No me voy a dejar, pero tampoco voy a caer en su juego y dedicarme horas y horas de la bola de mentiras de un tipo que ya está en la cárcel y que podría quedarse allí 54 años por ratero y mentiroso”.

Luego nos recordó la triste realidad que vivimos día a día:     

“Vivimos en un México en el que se pueden tomar casetas, bloquear carreteras, vías de tren, dejar narcomantas y muertos en una plaza pública en una capital estatal sin que pase nada, porque para los delincuentes hay abrazos, no balazos…”.

*En el extranjero siguen con atención el desempeño de Victoria Rodríguez como gobernadora del Banco de México. Por lo pronto fue bien recibida la noticia de subir medio punto (a 6 %) la tasa de interés.

En su reporte semanal sobre México, el Grupo Eurasia comenta: 

“En su primera reunión como gobernadora de Banxico, Victoria Rodríguez se puso del lado de tres de sus colegas para aumentar las tasas, lo que indica un compromiso con el mandato del banco. 

“Esta no fue una votación difícil, dadas las crecientes presiones inflacionarias y el hecho de que el presidente Andrés Manuel López Obrador no la presionó, ni al Banco, para que adoptaran una postura más moderada.

“Rodríguez también resaltó que el único mandato de Banxico es controlar la inflación mostrando que, al menos por ahora, está comprometida con lograr este objetivo. 

“Todavía no está claro cómo reaccionaría ante episodios en los que el banco deba tomar una posición firme contra las opiniones de López Obrador u otras presiones políticas”, puntualizó.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD