Estado

Trae pandemia escenario devastador para niñez en la Sierra

Sin una acción de estado, el escenario es de mucha preocupación y devastación, dice coordinadora general del Pacto por la Primera Infancia

Cortesía

Gisela Reyes/ Corresponsal/ El Diario

martes, 07 julio 2020 | 09:58

Ciudad de México.- “Sin una acción de estado, el escenario es de mucha preocupación y devastación, sobre todo para niños y niñas en pobreza que viven en zonas de sierra, actualmente no hay un programa de naturaleza pública a nivel nacional que se ocupe por ejemplo de desnutrición infantil y que afecta directamente el desarrollo neurológico de los pequeños” dijo en entrevista para El Diario, Aranzazu Alonso, coordinadora general del Pacto por la Primera Infancia.

Agregó que la desnutrición no marca sólo problemas físicos, sino a nivel cognitivo, lo mismo pasa, dijo, con situaciones de violencia, negligencia o estrés tóxico, por lo que insistió en que no se deben recortar los recursos que les aseguren lo mínimo como vacunación, nutrición y educación.

A nivel nacional, la crisis económica, social y de salud provocada por la pandemia del Covid-19 en México tendrá graves consecuencias de largo plazo con efectos devastadores sobre todo en niñas y niños que ya viven en pobreza y pobreza extrema.

Preocupados por esta situación, 172 organizaciones firmaron una carta abierta al Presidente Andrés Manuel López Obrador, así como a los titulares de la Secretaría de Gobernación, de Hacienda, de Educación Pública y de Salud, ante la posibilidad de que los recortes presupuestales anunciados afecten la aplicación de programas públicos.

Aranzazu Alonso, insistió en que actualmente todos los niños, pero particularmente los más pobres, están viviendo en condiciones de riesgo, ya que en los hogares se ha perdido la posibilidad de tener un ingreso económico por la falta de empleos, además de vivir un enorme nivel de estrés en el interior de los hogares por la incertidumbre que genera la pandemia lo que afecta, dijo, de manera directa la forma en la que los padres se relacionan con sus hijos. 

“Hay miedo y falta de accesibilidad a servicios de salud y creemos que encima de todo esto, que de por sí ya es muy grave, exista la incertidumbre de saber si los programas que tratan de dar bienes y servicios a la primera infancia pudieran quedar inoperantes a causa del decreto publicado el 23 de abril” añadió.

Dicho recorte mandata a las dependencias y entidades federativas, a no ejercer el 75% del presupuesto disponible en las partidas de servicios generales, materiales y suministros, por lo que millones de niñas y niños menores de 6 años se verán afectados en su desarrollo físico, intelectual y emocional con consecuencias para toda la vida y “de no actuar con vigor para mitigar estos efectos, el país podría perder el potencial de una generación entera”.

Refirió que en algunos programas, dichos recursos ocupan una proporción muy grande, por ejemplo, en el tema de vacunación, abundó que toda la compra de insumos cae en los capitulos 2000 y 3000 que son referentes a materiales y servicios generales, es decir, si ese programa no fuera efectuado el monto de vacunas que pueden comprarse es muchísimo menor.

Manifestó que no hay certeza de si serán o no efectuados dichos recortes, porque no existe un documento público que clarifique cuál es el trato que se le dará a este tipo de programas, por lo que piden se aclare y en su caso discuta un tema que estaría afectando a la población más vulnerable que son los niños y niñas en primera infancia que viven en condición de pobreza.

“Uno de los programas mejor focalizados en población de pobreza es el de educación inicial, un programa muy noble que desde hace muchos años trabaja con formadores comunitarios que visitan y tienen sesiones  con madres y padres de familia en prácticas de crianza que favorece el desarrollo de los pequeños para que no entren a la escuela con una brecha de desarrollo por la condición de pobreza en la que viven, si este programa se recorta no habría viáticos para las visitas o materiales educativos” dijo Alonso.

Asimismo, consideró que la situación de precariedad en la mayoría de las familias están llevando incluso a los niños y niñas más pequeños a salir a trabajar con los enormes retos de explotación cuando su trabajo es estudiar y jugar.

 Recordó que cuando empezó la pandemia se le pidió a Gobierno y Estados que se hiciera una transferencia económica no condicionada a familias en desempleo para protegerles del impacto económico, pero que desafortunadamente estas medidas y otras similares han sido rechazadas.

Sin embargo confió en que “hay funcionarios muy sensibles al interior de las dependencias con los que buscaremos acercamientos para  que den atención a esta petición además del apoyo de diputados y senadores para conseguir una respuesta por parte del Gobierno Federal”.