Estado
Proyecto Naje Rakala

Tras incendios y tala clandestina, buscan dar vida a la Sierra

A través de “bombas de semillas”, buscan reforestar las zonas más dañadas por los siniestros

Alejandra Sánchez / El Diario

jueves, 02 junio 2022 | 05:00

La tala clandestina y los incendios forestales, han generado un grave problema de deforestación en la Sierra de Chihuahua, trayendo consigo, una desertificación en estas zonas; es decir, una degradación de la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas. 

Estas acciones, han ocasionado un incremento en las afectaciones del cambio climático, la falta de lluvia; pero no sólo eso, sino que, además, ha obligado a la comunidad ralámuli a abandonar los pueblos de donde son originarios.

Ante esto, la fundación Camichalo, inició con el proyecto “Neja Rakála”, que significa “Dar vida” a través de la elaboración de “bomba de semillas”, una técnica de cultivo que sirve para reforestar, reverdecer o regenerar suelos. 

Ésta, fue desarrollada por el biólogo, agricultor y filósofo japonés Masanobu Fukuoka (1913-2008) y en esta ocasión, se aplicará en Bocoyna y Carichí, municipios afectados por los incendios. 

“Ya hemos realizado pruebas pilotos y nos ha ido muy bien; es un proyecto que iniciamos el año pasado con una prueba piloto en donde elaboramos 400 mil capsulas de arcilla, fertilizante y materia orgánica, las cuales abarcaron 950 hectáreas y fueron distribuidas con el apoyo de 642 voluntarios”, expresó Karina Gómez, coordinadora del proyecto Neja Rakála e integrante de la fundación Camichalo. 

Las campañas de reforestación se realizaron en tres exhibiciones, la primera, fue en Las Canoas, Carichí en donde fueron liberadas 70 mil bombas en un área de 150 hectáreas y con el apoyo de 235 brigadistas; la segunda fue en Zatepachic, Bocoyna con 300 mil “pelotas” colocadas en 600 hectáreas y con la participación de 259 voluntarios. 

De igual manera, se realizó la misma actividad en Molinares, Carichí, lugar en donde se distribuyeron 30 mil cápsulas en 200 hectáreas con la intervención de 148 personas.

En este año, buscarán que estas cápsulas, sean esparcidas por medio de un dron, mismo que, está siendo elaborado por jóvenes estudiantes del Instituto Tecnológico Nacional de Ciudad Cuauhtémoc. 

“Estamos tratando de elaborar más de un millón de cápsulas; nos habían dicho que nos iban a apoyar por parte del Gobierno del Estado, pero bueno, finalmente no será posible, así es que, estamos haciendo un llamado también para que nos apoyen con la donación de semillas de pino engelmanni y arizonica, que son las que se necesitan”, expresó Karina Gómez. 

Las y los alumnos que se encuentran realizando el dron, están siendo asesorados por personal de España quienes también aplicaron este modelo de reforestación en otoño de 2021 en el Parque Nacional de Sierra María Los Velez, en Almeria.

“Se prevé que el dron quede listo en tres semanas aproximadamente”. 

El costo del kilo de las semillas, es de 3 mil 400 peros, por lo que, la fundación Camichali hizo un llamado al sector privado, para que apoyen con uno o dos kilos y así poder llegar a la meta. 

“Las zonas están muy afectadas; es importante que tomemos estas medidas y que la gente, en especial las empresas, se sumen”. 

Actualmente, jóvenes de diversas instancias educativas, están apoyando con la elaboración de las “pelotas de golf”, como algunas personas les llaman. 

Esta metodología, consiste en encapsular semillas endémicas con arcilla, nutrientes, fungicida y fertilizantes, los cuales actuaran de protección y proporcionara un medio adecuado para su germinación.

El objetivo principal, es subsanar zonas deforestadas, principalmente de la sierra tarahumara por factores como la tala indiscriminada y los incendios forestales. 

“De esta forma evitaremos disminuir la pérdida del ecosistema y frenar el deterioro del planeta, además de que la sociedad en general se involucra y se hace participe en la ejecución del proyecto creando conciencia y sensibilización ante esta problemática”, dijo la coordinadora del proyecto. 

La elaboración de las capsulas consiste en mezclar la arcilla, fungicida, fertilizante, materia orgánica y colocar dentro las semillas endémicas, dando la forma de una pelota de golf. 

En el año anterior participaron, además, mujeres ralámuli, quienes, por casi 20 días, estuvieron trabajando en este proyecto y personas en general. 

“Tener la oportunidad de vivir este tipo de experiencias permite crear una conexión personal con nuestra tierra volviéndose una necesidad el protegerla. El resultado es un sentimiento profundo de gratitud, pero también de responsabilidad de cuidar nuestro entorno. Si la gente pudiera ver que el cambio se produce como resultado de millones de pequeñas acciones que a veces pareciera que son insinuantes, entonces no dudarían en realizar esos pequeños actos”, externó Pablo Guerrero, quien ayudó la vez pasada. 

También se contó con el apoyo de niñas y niños quienes, a su vez, disfrutaron de la experiencia. 

“Yo me la pasé bien chido lanzando semillas para ayudar a los árboles y a mi mundo, yo amanecí adolorido al día siguiente, pero lo bueno es que era porque ayudábamos y nos servía de ejercicio, a mí se me hacía bonito reforestar porque toda el área se iba a poner verde”, dijo el pequeño Valentín Silva. 

De igual manera, Esteban Ahumada, otro de los brigadistas, expresó su sentir: ““La tala total y los incendios, han socavado algunos espacios de la sierra tarahumara, deseamos que las acciones del programa "NEJA RAKALA", ayuden a su rehabilitación; con mucho gusto participamos en el sembrado de semillas de pino. le agradezco la invitación a Karina y el gran apoyo de Grupo La Norteñita”. 

En el 2021, fueron afectadas más de 110 mil hectáreas de la Sierra Tarahumara por factores como la tala indiscriminada y los incendios forestales. 

En lo que va del 2022, se han presentado más de 300 conflagraciones, mismas que han afectado más de 20 mil hectáreas en todo el estado. 

Para las personas que quieran aportar pueden comunicarse al 625-133-1155 con Karina Gómez, coordinadora del proyecto Neja Rakála e integrante de la Fundación Camichalo. 

asanchez@diarioch.com.mx.