Estado

Trasladan en Juárez a dos internos del Cereso 3 ante posible contagio

La brigada médica especial revisó todas las áreas que integran el penal

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

sábado, 16 mayo 2020 | 22:39

Ciudad Juárez— Dos internos del Centro de Reinserción Social número 3 fueron trasladados al Hospital General, ante la posibilidad de estar contagiados del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad del coronavirus (Covid-19). La situación se detectó durante una revisión que efectuaron en el penal médicos de la Secretaria de Salud del estado.

La brigada médica especial revisó todas las áreas que integran el penal, con el objetivo de realizar exámenes de temperatura y oximetrías, a fin de detectar posibles contagios de Covid-19, se dio a conocer este sábado a través de un comunicado.

Una vez que se obtengan los resultados correspondientes que hicieron a todos los internos del Cereso 3, los casos sospechosos, de acuerdo a la sintomatología, serán aislados en las áreas médicas del penal o trasladados al Hospital General para practicar las pruebas correspondientes y descartar o confirmar el contagio.

La inspección se llevó a cabo a iniciativa de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal; la brigada estuvo formada por personal médico del centro penitenciario, así como autoridades de la Secretaría de Salud encabezados por el director médico de la Zona Norte, Arturo Valenzuela Zorrilla; el subdirector de la Jurisdicción Sanitaria II, Rogelio Covarrubias Gil Lamadrid y la epidemióloga de la misma dependencia, Verónica Carrión Falcón.

Además de la revisión a cargo de esta brigada de salud, se inició un protocolo especial en el cual todas las áreas, módulos y espacios comunes, fueron desinfectadas.

Se dio a conocer que en cada uno de los nueve centros penitenciarios para adultos y dos especializados que hay en la entidad, se cuenta con áreas especiales para el aislamiento, además de que el personal médico realiza controles de temperatura tanto al personal operativo y administrativo, como a la población penitenciaria.

En el caso de las personas de nuevos ingresos, son sometidas a una observación y aislamiento de 14 días. Posteriormente, en caso de no presentar sintomatología, inician su procedimiento de ingreso establecido por la ley.