Estado

Tres gobernadores, cero aeropuerto de Creel

Amparo mantiene congelada la inversión de 640 millones de pesos

Federico Martínez/ El Diario

lunes, 23 agosto 2021 | 10:51

Chihuahua.- A pesar de que el aeropuerto de Creel fue anunciado en la recta final del gobierno de José Reyes Baeza e iniciado en la administración de César Duarte, en la actual gestión de Javier Corral Jurado no fue concluido y puesto en marcha derivado de una serie de conflictos legales que se han generado en los últimos ocho años.

Desde funcionarios de Duarte Jáquez, hasta incluso el propio mandatario estatal, dieron a conocer fechas de cuándo estarían supuestamente aterrizando las primeras aeronaves comerciales en dicho puerto aéreo, sin que hasta la fecha esto se vea como un hecho, debido a que sobre él pesa una orden judicial.

Javier Corrales, director de Normatividad de la Secretaría General de Gobierno, y Antonio Fernández, titular de la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico (SIDE), dieron a conocer que se han invertido 640 millones de pesos en el aeropuerto de Creel, pero que éste no se ha podido concluir por una orden judicial que se tiene por un amparo promovido por una comunidad indígena.

“Creemos que una vez liberada esta orden judicial, que sentimos que debe ser en favor del aeropuerto de Creel y todas las ventajas sociales y económicas que tiene, podemos iniciar con operaciones en un periodo máximo de seis meses”, comentó.

La suspensión definitiva del amparo fue emitida en noviembre del 2019 a favor de la comunidad de Bosques de San Elías Repechique, en la cual se reclamaba el pago de una indemnización de 65 millones de pesos por no tomarlos en cuenta al momento de decidir la construcción de este aeropuerto. Para el 15 de diciembre de 2020 se emite otra suspensión definitiva para que no sigan los trabajos en el recinto.

Antonio Fernández, secretario de Desarrollo económico, comentó que el aeropuerto lleva un avance del 98 por ciento en materia de equipamiento, un 96 por ciento en materia de obra pública y un 80 por ciento en el modelo operativo.

Expresó que el aeropuerto de Creel una vez puesto en marcha reducirá los tiempos de traslados hasta en ocho horas a distintas zonas de la Sierra tarahumara y se espera que en una primera etapa tenga un flujo de 80 mil pasajeros por año, para posteriormente pasar a los 250 mil en dicha estación aérea.

Respecto a la derrama económica para los primeros cinco años, se espera que sea de mil millones de pesos, dando a conocer que se generarán 100 empleos directos y 500 de manera indirecta.

Fue el titular de Desarrollo Económico el que expresó que estas reducciones en los tiempos de traslado se verán reflejadas no sólo en el territorio estatal, sino en otras entidades federativas que buscan trasladarse a Chihuahua por vía aérea, y de ahí por tierra a la zona serrana.

Actualmente los trabajos en el aeropuerto de Creel están suspendidos por un amparo presentado por una de las comunidades serranas, razón por la cual los trabajos de construcción y equipamiento no se han podido llevar a cabo.

Antecedentes del aeropuerto

Fue el 25 de septiembre del 2010 cuando el entonces gobernador José Reyes Baeza Terrazas dio a conocer que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) aprobaba el proyecto de construcción de un aeropuerto a 5 kilómetros de la localidad de Creel, durante la inauguración del Teleférico en la región de las Barrancas del Cobre.

Dicha terminal aérea quedaría terminada en tres años, por lo que requeriría una inversión superior a los 300 millones de pesos. La finalidad del aeropuerto, de acuerdo al exmandatario estatal, era incrementar la actividad turística en la Sierra Tarahumara,

Las características dadas a conocer por el exmandatario eran que el gobierno proyectaba una inversión inicial de 100 millones de pesos, construyéndose en lo alto de una montaña, a cinco kilómetros de Creel y a 44 de las Barrancas del Cobre.

Contaría con una pista de 2 mil 800 metros de longitud y capacidad para atender vuelos chárter, regulares nacionales e internacionales, y aterrizajes de aeronaves privadas.

La primera piedra

A las 11:00 horas del lunes 3 de enero del 2011 se llevó a cabo la ceremonia en la que el entonces gobernador César Duarte Jáquez, junto con los alcaldes de la región y representantes de las diversas etnias y grupos sociales de la Sierra Tarahumara, colocarían la primera piedra del aeropuerto internacional de Creel.

Dicho proyecto se realizaría con una primera inversión estatal y federal de 320 millones de pesos, el cual formaba parte del Fideicomiso Barrancas del Cobre, en el cual estaban contempladas diversas obras de mejoramiento de infraestructura en esa zona serrana.

El entonces titular de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), Javier Alfonso Garfio Pacheco, calculaba que con el inicio de las obras en enero del 2011, para finales de ese año se podría completar la construcción de la pista aérea, con extensión de 2.6 kilómetros, ancho de 30 metros y superficie de 78 mil metros cuadrados.

Para noviembre del 2013, durante la administración de César Duarte Jáquez, se encontraba prácticamente a un 85 por ciento de su totalidad, teniendo como fecha límite el mes de diciembre para iniciar operaciones, declaró Eduardo Esperón, extitular de Obras Públicas, dando a conocer que la inversión hasta ese momento era de 500 millones de pesos.

Con el 85 por ciento concluido, se tenía como objetivo principal la construcción de la pista de aterrizaje, la cual tiene una distancia de 2.5 kilómetros de extensión; esto debido a que dicho aeropuerto se encuentra construido en una zona donde las corrientes de aire son más fuertes de los normal.

Para la construcción de dicha pista se removieron cerca de dos millones de metros cúbicos de piedra, los cuales fueron ubicados en una de las barrancas que se encuentra en la parte posterior del mismo. La torre de control estaba siendo construida, así como el edificio que contempla albergar espacios como las salas de espera, algunos mostradores de líneas aéreas, oficinas generales y un restaurante.

Los encargados de la construcción de dicha terminal era por parte de 7 constructoras diferentes, las cuales fueron seleccionadas mediante una licitación que publicó Gobierno del Estado.