Estado

Turismo en el Chepe se va 'de reversa'

Disminuye el pasaje 52% durante los primeros 8 meses del 2020

El Diario

Manuel Quezada Barrón/El Diario

viernes, 25 septiembre 2020 | 21:32

El pasaje turístico en el Ferrocarril Chepe, cayó un 52 por ciento durante el periodo de enero a julio del 2020, con relación al mismo periodo del año pasado, al pasar de 119 mil 227 a 57 mil 177 usuarios. 

Lo anterior, según datos del Centro de Información Económica y Social de la Secretaría (CIES) de Innovación y Desarrollo Económico del Estado (SIDE), los cuales también permiten ver que la cifra de pasaje durante los primeros siete meses del 2020, es la más baja para ese periodo, de los últimos ocho años. 

El próximo 24 de noviembre, el Chepe celebrará 59 años de la inauguración del tramo de 258 kilómetros de Creel a Sinaloa, el cual cruza el macizo de la Sierra Madre Occidental, en el cual se invirtieron mil 130 millones de pesos. 

De enero a julio, el Chepe reportó cuatro mil 020 usuarios con Clase Ejecutiva Express, seis mil 818 para la Turista Express, 33 mil 491 en Turística y Social, tres mil 355 en Primera Express y nueve mil 493 en Turística Regional. 

De acuerdo con los datos del CIES, durante el 2019 se registró un total de 199 mil 756 pasajeros en el Chepe, en 2018 fueron 198 mil 039, en 2017 187 mil 120 y en 2016 fueron 160 mil 500. 

Asimismo, en el 2015 la empresa ferroviaria registró 156 mil 928 pasajeros, en 2014 fueron 163 mil 577, en 2013 163 mil 018 y para el 2012 158 mil 461. Si se toman en cuenta sólo los periodos de enero a julio de esos años, se tuvo que en 2012 se registraron 95 mil 469 usuarios del Chepe, para el siguiente año fueron 100 mil 521 y en 2014 bajó a 99 mil 460. 

De enero a julio del 2015 se reportaron 96 mil 694 turistas, en 2016 fueron 91 mil 681, hacia el 2017 subió a 112 mil 520, en 2018 se reportaron 119 mil 691, en 2019 bajó a 119 mil 227 y para el presente año 57 mil 177 pasajeros. 

Una idea de lo gigantesco de la obra de esta línea la proporciona la necesidad de perforar y construir 86 túneles de los cuales sólo 22 son falsos (no perforados en la montaña y/o perforados en la montaña recubiertos de concreto), con una suma total de 18 kilómetros de longitud. 

Por otro lado, la construcción de 175 puentes de diferentes estructuras con una suma total de 5 mil metros de longitud, de los que sobresalen 37, utilizando en algunos de ellos por primera vez en México, el concreto pre-esforzado. 

Independientemente de lo anterior, se logró penetrar a través de un paisaje de excepcional belleza que une polos de desarrollo y producción, y logra una opción para el transporte de grandes volúmenes de carga desde el medio oeste de Estados Unidos, hasta la costa del Pacífico y viceversa. 

En un trayecto relativamente corto se integran al país zonas de producción ganadera, agrícola, forestal y minera y a su vez contribuye sin pretenderlo, al desarrollo turístico más importante del norte de México.