Estado

Una historia de bromas inocentes

Se cree que la asociación entre el relato bíblico y la práctica surgió a partir de la ingenuidad del rey Herodes

Alejandra Gómez / El Diario

martes, 28 diciembre 2021 | 17:40

Ciudad Juárez.— Guiados por una estrella que nació al oeste y se posó sobre Belén, un grupo de sabios cuestionó la localización del nuevo rey que había nacido y, ante el temor de que la profecía se cumpliera, el rey Herodes ordenó asesinar a todos los niños menores de dos años. Con el paso del tiempo, esta matanza se revistió de otro significado: cada 28 de diciembre se conmemora el Día de los Santos Inocentes y se acostumbra hacer bromas de manera inofensiva.                                                                                 

“¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos salir su estrella y hemos venido a adorarlo”, señala el pasaje bíblico que narra la llegada de los sabios de Oriente a Jerusalén y la inquietud que surgió en el rey Herodes ante la posibilidad de que el hijo de María y José fuera, en realidad, el nuevo gobernante que terminaría por destronarlo.                                                                                                

Actualmente, se desconoce en qué momento la conmemoración de un suceso religioso terminó por convertirse en un día en que las personas e incluso los medios de comunicación inventan historias con el objetivo de reírse a costa de quien se creyó alguna mentira inofensiva; de ahí el uso de la célebre frase “inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día en nadie debes confiar”.           Sin embargo, se cree que la asociación entre el relato bíblico y la práctica de realizar bromas surgió a partir de la ingenuidad del rey Herodes al creer que los sabios de Oriente regresarían a decirle dónde se encontraba Jesús, pues luego de que solicitaron información sobre su paradero le contaron que había nacido en Belén y acordaron avisarle dónde estaba para que él también fuera a rendirle honores, pero no lo hicieron.                                                                                 

Luego de llegar a Jesús, guiados por la estrella de Belén, los sabios le rindieron tributo y le entregaron oro, incienso y mirra que cargaban en unos cofres; después fueron advertidos en sus sueños de que no debían volver por donde se encontraba el rey Herodes y decidieron regresar a su tierra por otro camino. Cuando el rey se dio cuenta de que lo habían engañado se llenó de ira y mandó matar a todos los niños menores de dos años.                                                                                

Antes de que eso sucediera, un ángel se le apareció entre sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”, por lo que huyeron y estuvieron lejos de la ciudad, hasta que volvió a recibir un mensaje divino en que se le informó que el rey había muerto.                                                                                

También se cree que la festividad del Día de los Santos Inocentes, alejada de su origen trágico, se debe a que, con el paso de los años, el significado de la palabra “inocente” se interpretó como alguien a quien resulta fácil engañar y dejó de tener relación con los niños asesinados por orden del Rey Herodes.                                                                                

Cada 28 de diciembre, mientras las personas religiosas rememoran un pasaje bíblico, hay grandes sectores de la población latinoamericana que aprovechan para inventar noticias falsas como despidos, embarazos, infidelidades e incluso deseados campeonatos mundiales que difícilmente se logran en la realidad.