Estado

Urge padre Calvillo intervención del Gobierno federal en la crisis

La Casa del Migrante atiende a cerca de 450 personas en situación de movilidad, entre extranjeros y mexicanos desplazados

Manuel Sáenz / El Diario de Juárez / Decenas de venezolanos acampan a las orillas del bordo

Alejandra Gómez / El Diario de Juárez

domingo, 06 noviembre 2022 | 06:17

Ciudad Juárez.— La actual crisis migratoria de la que es escenario Ciudad Juárez es un reflejo de que la migración va en incremento y, a pesar de que México no ha podido atender la problemática que provoca el desplazamiento de su propia población, el Gobierno federal debe brindar una solución jurídica a los venezolanos, dijo el padre de la Casa del Migrante, Javier Calvillo. 

“La frontera cada día se complica más, cada día trae retos más tremendos, sin quitar los secuestros y el crimen organizado (…) Éste es un reto para la ciudad, pero sobre todo es un reto para el Gobierno federal, que ahorita no ha hecho nada concreto para encontrar una solución, sólo es algo paliativo lo que se da a nivel municipal y estatal, pero esto no le compete a esos niveles de Gobierno”, dijo el padre. 

Explicó que la semana pasada estuvo en Guadalajara para conocer en qué situación se encuentra la migración en el resto del país y supo que hay gran cantidad de migrantes venezolanos tanto en la frontera sur como el centro del país. “Y la pregunta es: ¿a dónde van a ir? Y todos quieren venir al norte, creo que es algo que va a ir creciendo y cada vez se va a poner más complicado”, dijo. 

El pasado 12 de octubre el Gobierno de Joe Biden anunció la entrada en vigor del decreto de salud pública Título 42 y desde entonces ha expulsado a cientos de venezolanos, lo que ha provocado que se queden varados en fronteras como Ciudad Juárez junto con aquellos que no pierden la esperanza de entrar a Estados Unidos y continúan llegando. 

“Le compete al Gobierno federal dar una solución en lo jurídico, ver las leyes, porque muchos de los venezolanos entraron con permiso del Gobierno federal, entonces tiene que responder por haber permitido que se regresen a Ciudad Juárez”, dijo el padre Calvillo al concluir la Misa Binacional por los Migrantes, realizada ayer entre la frontera entre México y Estados Unidos. 

Señaló que, contrario a lo sostenido por el Gobierno, desde el 2018 el fenómeno migratorio ha ido en aumento y recordó el éxodo de haitianos, cubanos e incluso de personas de Europa y Oriente que buscaron llegar a los Estados Unidos por medio de la frontera con Ciudad Juárez, además de los mexicanos que continúan desplazándose a causa de la violencia. 

Actualmente, en el interior del albergue de la Casa del Migrante se refugian cerca de 450 personas migrantes, de las cuales 380 son mexicanos provenientes de las diversas entidades de la república y el resto son en su mayoría centroamericanos, además de algunos venezolanos, lo que muestra que dentro del mismo país hay una fuerte movilización de personas, explicó.

“A México lo tenemos como ejemplo, ya no podemos decir Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Cuba, porque cada día son más mexicanos los que vienen llegando de violencia, secuestro, el narco, el despojo de sus tierras y todo lo que tienen, y la pregunta es: ¿se ha hecho algo en México? Nada se ha hecho”, dijo el padre. 

Ante la situación, señaló que si lamentablemente México no puede brindarles una solución a sus connacionales no se puede esperar que ofrezca respuesta a otros países. “Para poder enfrentar eso tiene que entrarle a la raíz de por qué está pasando el crimen, por qué están desterrando y desplazando a la gente, pero es muy difícil que el Gobierno quiera entrarle a la realidad”, dijo.