Estado

Usaron placas de papel durante detención de El Mayo

“Algunas camionetas de la Fiscalía General de la República tampoco tenían placas y otras estaban identificadas con una hoja de máquina, nos dijeron que porque eran rentadas”, dijo Estefanía Hernández, hija de Luis Manuel

Hérika Martínez Prado/El Diario de Juárez

viernes, 06 diciembre 2019 | 19:54

Ciudad Juárez– Con hojas de máquina escritas con marcador negro, fue asegurada la casa contigua a la vivienda de Héctor Mario y Luis Manuel Hernández, los hermanos conocidos como “Mayo” y “Meño”, de 35 y 43 años de edad, detenidos en el poblado de Janos la mañana del domingo pasado, como presuntos implicados en la masacre de nueve integrantes de la comunidad LeBaron.

 “Algunas camionetas de la Fiscalía General de la República tampoco tenían placas y otras estaban identificadas con una hoja de máquina, nos dijeron que porque eran rentadas”, dijo Estefanía Hernández, hija de Luis Manuel, quien confesó que la vida de toda la familia se ha desgarrado desde la detención de su papá y su tío. 

Héctor Mario fue arraigado el martes en la Ciudad de México, y Luis Manuel ayer, por lo que las autoridades federales tienen desde entonces 40 días para presentar pruebas en su contra por los “delitos contra la salud, posesión de mariguana y cristal, posesión de cartuchos, únicamente cartuchos útiles, pero de uso exclusivo del Ejército, y se está tratando de vincular a la delincuencia organizada”, informó.

Desde su detención los familiares han asegurado que son inocentes, por lo que ya se comunicaron con Julián LeBaron, líder de la comunidad donde fueron asesinadas nueve víctimas, tres mujeres y seis niños, el pasado 4 de noviembre en la sierra entre Sonora y Chihuahua. 

“Aunque trata uno de todos los días hacer por estar bien esto es desgastante y desgarrador, es difícil tener que mantenerse fuerte por ellos y por ayudarlos, pero en el fondo tener el corazón roto por tantas injusticias que se están cometiendo con ellos”, narró Estefanía, quien estudia Derecho en Ciudad Juárez, donde trabaja en una tienda de autoservicio, y quien cree que podría abandonar ambos para poder luchar por la libertad de su padre y su tío. 

De acuerdo con sus familiares, Héctor Mario se dedica al cuidado de las vacas que le dejó su papá, quien hace tres años sufrió una embolia, por lo que está postrado a una cama y Luis Mario se dedica a cuidarlo. 

“Nos sentimos muy tristes, terriblemente”, dijo Estefanía, cuyo abuelo es cuidado desde el domingo por sus tías y amistades que se ofrecen a apoyarlos para que ellas puedan buscar la libertad de sus familiares.

 Estefanía se dijo contenta del arraigo de su papá y su tío, quien ha sido señalado por ser el líder del grupo criminal La Línea en Janos, ya que asegura que las autoridades no van a poder encontrar pruebas en su contra. 

También destacó las hojas de máquina con las que fue asegurada la casa de su vecino, quien en un principio pensaron que también había sido detenido, porque no aparecía y se dedica a la cacería, por lo que normalmente tiene armas en su casa, pero quien el martes se contactó con ellos para informarles que tenía días en Estados Unidos porque tenía una hija enferma allá. 

La joven también compartió imágenes de las camionetas de la FGR que participaron en la detención y traslado de Héctor Mario y Luis Manuel, sin placas de circulación e identificadas con hojas de máquina impresas.

“Ingresaron a la casa de mi papá y mi tío, se ‘cateo’ la casa, y al retirarse quedó completamente abierta estando mi abuelo incapacitado en uno de los cuartos”, dijo la joven quien también compartió imágenes de su vivienda. 

Al enterarse de la detención, Adrián LeBaron, padre y abuelo de cinco de las nueve víctimas, pidió la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para que no haya torturas en su contra, que sea un proceso transparente y que no haya “chivos expiatorios”, sin embargo, hasta ayer la FGR no había compartido mayores datos de la detención, ni la cantidad oficial de detenidos.