Estado
OPINIÓN

Vacuna el Campestre agua para El Valle

Presentamos hoy en versión digital las imágenes claras, irrefutables, de una bomba instalada en el campo de golf del Club Campestre, sustrayendo agua de una acequia para regar los sedientos pastos del green

LA COLUMNA
de El Diario

lunes, 05 septiembre 2022 | 17:52

-Vacuna el Campestre agua para El Valle

-Antes del informe masivo hubo desahogo

-Gobernador de Puebla trenzado vs Susana Prieto

-Congreso “Colectivo” en las delicias de Vallarta

Presentamos hoy en versión digital las imágenes claras, irrefutables, de una bomba instalada en el campo de golf del Club Campestre, sustrayendo agua de una acequia para regar los sedientos pastos del green.

Las fotos son de hace unas semanas, cuando Estados Unidos abrió las compuertas para dejar salir “el vital líquido” de su frontera y pagar a México alguna partecita del agua contemplada en el viejísimo tratado internacional de aguas que tanto dolor de cabeza y conflictos sociales ha provocado en el centro del estado de Chihuahua, de cuyas presas hay que pagar a EU.

Esa agua que paga Estados Unidos a México para regar El Valle de Juárez entra a Juárez por varios ramales que cruzan la ciudad. Son familiares las famosas acequias para los pobladores de aquí.

Una de ellas cruza precisamente por el Club Campestre, cuyos administradores, desconocemos de qué nivel, decidieron conseguir bombas, sacar el agua de ahí mismo y ahorrarse decenas de miles de pesos por mes.

No es el Campestre el único que incurre en semejante práctica vacunadora, -huachicolera le llaman algunos- la Conagua tiene detectadas grandes extensiones de tierra propiedad de particulares que hacen lo mismo desde antes del Campestre y hasta el mismo Valle. Lo raro es que no haya registro oficial.

Este dato sobre el Club surgió la semana pasada, tras comentar aquí algunas situaciones entre algo y muy irregulares ocurridas en sus instalaciones, como la explosión en un cuarto frío que provocó lesiones a un trabajador de mantenimiento.

Una socia del exclusivo lugar, indignada, envió a La Columna las fotos sobre la sustracción de agua.

Sabemos que el presidente del Campestre, Hugo Venzor, no comparte prácticas anómalas de ninguna especie, así que nada bien le caerá saber sobre la “vacuna a la acequia”, si es que la desconoce.

***

Antes del evento masivo llevado a cabo en el Centro Cultural Paso del Norte, fue muy interesante lo ocurrido el domingo en el Cabildo donde los regidores de varios partidos recibieron el primer informe del alcalde, Cruz Pérez Cuéllar, y tuvieron su minuto de tiempo para el desahogo.

Ahí, la regidora Tania Maldonado se quiso ir jefa al calificar de “fiestera” a la administración actual, pero de reacciones solo hubo bostezos.

Después vino Jorge “El Tetito” Gutiérrez a pedir una ovación para el secretario de Seguridad Pública por haber encabezado el operativo de respuesta durante el jueves negro. Le sangraron las manos por tanto aplauso.

Y quien arrancó hasta risas a los asistentes fue el panista Joob Quintín. Imploró al presidente municipal volver a ser como el Cruz que enarboló la bandera del PAN en el 2004, cuando Pérez Cuéllar fue candidato a la alcaldía por ese partido. Pésimo gusto para la ironía.

Después de la sesión; para limar las asperezas y bajar las pasiones de los discursos, el alcalde invitó a comer a los ediles al extra elegante Great American de Paseo Triunfo.

No todo resultó como esperaba, con unos mezcales encima hubo hasta reclamos de algunos morenistas que se sienten dejados de la mano de su partido en la ciudad.

Inclusive entre los panistas saltaron chispas cuando el doctor, Víctor Talamantes, reclamó al dirigente Joob Quintín que se haya atrevido a vaticinar que Xóchitl Contreras será quien lo suceda (a Joob) en la presidencia del PAN, sobre todo porque la elección será hasta el próximo domingo.

Quién sabe cómo le harían los ediles para llegar al Centro Cultural Paso del Norte sin caerse, por aquello de las copas demás.

Hubo dos ausencias notable desde la presentación del presídium. Las sillas vacías fueron las del regidor, Enrique “Kike” Torres, quien seguramente recibió llamada desde Mazatlán por parte del exgobernador,  Javier Corral para que evitara a toda costa compartir escenario con sus archi enemigos Maru Campos y Cruz Pérez Cuéllar.

Fue de llamar la atención que la única diputada local presente por parte del grupo parlamentario de Morena, era la presidenta del Congreso, Adriana Terrazas Porras. No hubo ninguna cortesía por parte del bloque morenista afín a Juan Carlos Loera.

Lo mismo sucedió con los diputados federales por Juárez. Solo la joven bulliciosa, Andrea Chávez, llegó a vitorear a Pérez Cuéllar.

***

Anda muy lejos de Chihuahua, de Juárez en particular, el nombre de la diputada federal morenista Susana Prieto Terrazas, quien entró en desgastante pleito con su compañero de partido que ejerce como gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta.

Bocón, vulgar y mal educado, el también exsenador poblano habló muy mal de la polémica abogada juarense a fines de la semana pasada, cuando se enteró que supuestamente –porque es un supuesto, no un dato probado- ella estaba detrás de un reclamo sindical de los trabajadores de la Volkswagen asentada en aquella entidad.

Barbosa no sólo hizo referencia a la posible estrategia de la laboralista juarense que mantiene frenado un aumento salarial en la armadora automotriz, sino que la acusó de tener una relación “melosa y cariñosa” con el coordinador de los diputados federales morenistas, Ignacio Mier.

Tomó de base el gobernador una foto totalmente equis, donde aparecen Mier y Prieto en un abrazo político natural (imagen en versión digital). Primero descalificó a la persona y luego la acusó de incitar a la desestabilización laboral en la VW a través del Movimiento Obrero 20/32.

La ofensa de Barbosa contra Prieto Terrazas rebasó los límites del conflicto laboral que enfrenta la trasnacional, la cual genera envidiable cantidad de puestos de trabajo mejor pagados que muchas industrias. Sobre todo porque la discusión apenas ronda un miserable porcentaje de incremento salarial.

El pleito de morenos ocasionó disgustos hasta familiares y personales, más allá de la confrontación política, a la diputada juarense y a su coordinador parlamentario. Así lo lamentaron ambos en su círculo de compañeros legisladores, pues aunque sea una mentira vil no faltan los chismosos que lo dan por real y lo difunden con más veneno.

De ahí que la diputada Prieto aliste una demanda por violencia política de género en contra de Barbosa, a quien además de acusar de traidor a los intereses de los trabajadores poblanos y neoliberal, ahora no lo baja de misógino.

***

Clara Torres Armendáriz, directora del Instituto Chihuahuense para el Desarrollo Integral Infantil y destacadas mujeres chihuahuenses, estuvo en Jalisco el pasado fin de semana participando en el primer Congreso Internacional del Colectivo 50+1.

La funcionaria fue parte de una asistencia confirmada de 800 mujeres que forman parte de la agrupación en todo el país, al evento que tuvo lugar en el Centro de Convenciones de Puerto Vallarta.

Torres se codeó con importantes perfiles de la vida nacional, tales como líderes de partidos, funcionarias y catedráticas, académicas y luchadoras sociales.

Entre ellas destacan las senadoras Beatriz Paredes Rangel, del PRI; Kenia López Rabadán, del PAN; la consejera nacional del Instituto Nacional Electoral (INE), Carla Humphrey Jordán; y la presidenta del Instituto Nacional de Transparencia (INAI), Blanca Lilia Ibarra Cadena; entre otras representantes.

Mostró Clara Torres alto perfil y relación con el entorno político nacional. Su rompimiento con la 4T no le afectó; al contrario, la catapultó.

Al evento asistieron personajes locales, de la talla de Fabiola Luna, de Index; Margarita Blackaller, del Ichimuj; Daniela Álvarez, diputada federal; Amparo Beltrán, regidora azul; y Ericka Estrada Lozano, funcionaria comprometida desde hace años con el cuidado de la niñez.

Además, Luisa Apodaca, Ericka Seyffert, Claudia García, Silvia Tello, Jenny Jacinto, solo por mencionar algunas; y por supuesto, Claudia Lastra, presidenta local del colectivo 50+1.

El encuentro había tenido varias fechas pospuestas a causa de la pandemia y en esta ocasión se tocaron temas de alta relevancia nacional, tales como las olas de violencia y agresiones sexuales que sufren las mujeres migrantes, la trata de personas, la venta de niñas y niños en carreteras del país, los matrimonios de niñas, la pobreza extrema de las mujeres indígenas.

También la deserción escolar de las niñas y adolescentes, los embarazos adolescentes y de niñas menores de 10 años, la brecha salarial entre mujeres y hombres, las diferencias laborales entre hombres y mujeres, entre otros.