Estado

Valle de Allende formó parte del Camino Real durante el Virreinato

Es reconocido como Patrimonio Mundial por la Unesco

De la Redacción/ El Diario

martes, 02 febrero 2021 | 06:00

Chihuahua.- Valle de Allende, poblado ubicado al sur del estado de Chihuahua, constituye uno de los 60 elementos más destacados que conforman el itinerario cultural del Camino real de Tierra Adentro, surgido durante el Virreinato, lo que actualmente le da un valor cultural, histórico y turístico digno de conocer.

Así lo expresó el delegado del Centro INAH Chihuahua, Jorge Carrera robles, quien dio a conocer este valor a través del curso virtual: Patrimonio cultural para la educación y turismo: Valle de Allende, organizado por el Laboratorio regional para la Educación y Conservación del Patrimonio Cultural.

Valle de Allende, poblado ubicado al sur del estado de Chihuahua, constituye uno de los 60 elementos más destacados que conforman el itinerario cultural del Camino real de Tierra Adentro, surgido durante el Virreinato. Este camino se compuso por 2 mil 600 kilómetros de extensión, de los cuales 600 kilómetros atraviesan territorio chihuahuense.

El antropólogo Jorge Carrera en su charla ¿Qué es y para qué nos sirve eso que llaman Camino real de Tierra Adentro?, señaló como esta ruta además de evolucionar en términos económicos y comerciales, también lo hizo en el ámbito cultural: “sus elementos inmateriales llevaron a la creación de un mestizaje y a la difusión de una

Constituye uno de los 60 elementos más destacados que conforman el itinerario cultural: Jorge Carrera

nueva forma de pensamiento, de religión, de idioma, una serie de manifestaciones muy importantes”.

Asimismo, este camino “nos permite entendernos como una sociedad en constante cambio, y Valle de Allende –reconocido como Patrimonio Mundial por la Unesco – evoluciona pero no rompe con sus raíces, va abriéndose para construir proyectos regionales”, agrega.

Es por ello la necesidad de un turismo cultural que valore el patrimonio heredado, que proteja los bienes muebles, inmuebles y materiales: “Sin duda hay una potencialidad para el turismo cultural muy generoso y ya hay experiencias muy estimulantes en materia de gastronomía y esparcimiento, pero no es suficiente. Si no conocemos la historia y patrimonio difícilmente vamos a poder emprender acciones valiosas”, puntualizó el antropólogo.