Estado

Van 14 mil devueltos por El Paso-Juárez

Esperan la resolución de su solicitud de asilo político a Estados Unidos

Reforma
viernes, 16 agosto 2019 | 17:39

Juárez— Catorce mil 235 migrantes han sido retornados por la frontera de El Paso-Ciudad Juárez para esperar en México la resolución de su solicitud de asilo político a Estados Unidos.

Los extranjeros devueltos forman parte del Protocolo de Protección a Migrantes implementado por Estados Unidos desde marzo pasado.

Dirvin García, encargado del Centro de Atención Integral a Migrantes, informó que el 73 por ciento son adultos y el 27 por ciento niñas, niños y adolescentes acompañados.

Del total, agregó, 57 por ciento son hombres y el 43 mujeres.

Respecto al perfil por nacionalidad, con base en información del Instituto Nacional de Migración (INM) el 30 por ciento son originarios de Guatemala, el 29 por ciento de Honduras, el 14 por ciento de El Salvador, y el 27 por ciento de diversos países hispanoparlantes.

Entre los más de 14 mil retornados, se han detectado 2 mil 948 familias, que las autoridades identifican como unidades familiares.

Actualmente se encuentran mil 368 retornados resguardados en la Red de Albergues implementada en Ciudad Juárez.

José Madrid, un hondureño que fue devuelto a la frontera de México y que recibió refugio en el albergue Pan de Vida, comentó que las expectativas al ser retornados cambian una vez que llegan al Instituto Nacional de Migración.

"En el Instituto Nacional de Migración, ahí después de que le dan el permiso, le dicen 'usted puede salir a la calle, aquí no tiene nada que hacer'", lamentó.

Cuando fue retornado, recordó, no recibió orientación sobre qué hacer una vez que llegó al lado mexicano.

Aseguró estar enfermo y que cuando cruzó de El Paso a Ciudad Juárez preguntó al personal del INM si tenían una naranja o un jugo porque necesitaba tomar un medicamento, pero, narró, que como ya había hecho el trámite le pidieron salir.

"A mí me mintieron (en Estados Unidos), a mí me dijeron que yo tenía medicamento aquí en México, comida, casa, ropa, todo".

Cuando salió de las instalaciones migratorias mexicanas, rememoró, lo hizo junto con una pareja que llevaba una niña.

"Salieron llorando todos", comentó.

"Entonces una oficial de tránsito vino y nos orientó y ella (estaba) llamando a todo el mundo, a los albergues", aseveró.

Gracias a aquella agente vial, de quien no recordó su nombre, él y aquella familia pudieron contar con techo y comida.

Los malos tratos, añadió, comenzaron desde mayo cuando fue procesado en El Paso, Texas, donde estuvo en instalaciones inadecuadas.

"Ahí nos tenían en un parqueo (sic), aquí nomas en El Paso, ahí al principio nos dieron agua con cloro".

Madrid esperaba permanecer en Estados Unidos para conocer su petición de asilo, pero luego, explicó, comenzaron a retornar a más gente a Juárez, como en su caso.

El centroamericano comentó que está enfermo del corazón e incluso fue operado en Estados Unidos, pero luego de recuperarse fue infraccionado en Florida por un accidente de tránsito menor, recordó, por lo que fue deportado, hace un par de años.

"Me fui a Honduras, estuve 9 meses en Honduras, yo traigo un papel del Colegio Médico de Honduras de que yo no tengo abastecimiento de medicamento, entonces por eso regrese", contó mientras mostraba una cicatriz en el pecho por la intervención quirúrgica.

Para pedir asilo a Estados Unidos, se entregó a la Patrulla Fronteriza en el Río Bravo.

"Pero no escucharon nada, ni miraron el papel, nada", lamentó, quien tiene la cita con un Juez ante la Corte hasta el 3 de diciembre de este año.

Mientras tanto, sus planes son conseguir un trabajo para conseguir sus medicamentos, aunque no puede realizar actividades que impliquen cargar mucho peso.

El hombre de 38 años de edad también padece de diabetes.

Aseguró que fue inscrito en el Seguro Popular, pero no ha hallado alguna medicina en los centros de salud.