Estado

Velan a dos de los masacrados en carretera a Guadalupe y Calvo

Eran hijos y hermanos de ejecutados a inicios de septiembre

De la Redacción/El Diario

jueves, 23 septiembre 2021 | 11:48

Chihuahua, Chih.- Son velados  en una funeraria local Aaron y Juan  Lazos Portillo, dos de los seis cadáveres encontrados el pasado miércoles en la carretera a Guadalupe y Calvo, resultaron  ser hijos de Juan Lazos y hermanos de Marcelino, quienes fueran encontrados ejecutados en la misma carretera a inicios de septiembre.

En una funeraria local velan los restos de los jóvenes Aaron y Juan  quienes fueran encontrados masacrados junto a otras 4 personas el pasado miércoles por la mañana y resultaron ser familiares cercanos del padre e hijo encontrados en la caja de una camioneta el pasado 8 de septiembre.

Los dos hombres  ejecutados a inicios del mes eran  originarios de Guanaceví, Durango y  fueron privados de la libertad por sujetos armados y asesinados y abandonados en la caja de una camioneta fueron identificados como Marcelino Lazos Gutiérrez y Juan Lazos Bustillos.

Ambos hermanos fueron encontrados a la altura del kilómetro 13 de la carretera Parral- Guadalupe y Calvo, cerca de Guanaceví, Durango ejecutados junto a otras 5 personas.

Junto a ellos fue encontrada seriamente lesionada una niña de 13 años, quien se debate entre la vida y la muerte en un hospital de Parral.

Autoridades informaron que al momento sólo han confirmado la identidad de estas personas  que velan en Parral. Se trata del señor Eduardo y Juan Lazos Gutiérrez, de 33 años  y 37 años de edad y avecindados en el poblado de Los Lirios, municipio de Guanaceví.

Entre las víctimas se encuentran, además, tres jóvenes de entre 20 y 30 años, uno más de entre 40 y 45 y otro cuya edad rebasa los 55. Todos habrían fallecido por impactos de arma de fuego en la cabeza.

Uno de los familiares de los fallecidos, residente de la ciudad de Parral, dijo a las autoridades  recibió una llamada telefónica desde un número desconocido en la cual le informaron que “todos sus primos y familiares” habían sido asesinados en la localidad de El Calvario, en territorio duranguense.