Estado

Video: Celebran rarámuris al ritmo del tambor

'Le bailamos a Dios, son las danzas a Jesucristo, nosotros así festejamos, seguimos la misma tradición de los que vivieron primero'

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez / El festejo en la colonia Tarahumara, en las faldas de la Sierra de Juárez

Hérika Martínez Prado/ El Diario de Juárez

sábado, 03 abril 2021 | 12:50

Ciudad Juárez— Al ritmo de los tambores, habitantes de la colonia Tarahumara de Ciudad Juárez celebraron ayer el Viernes Santo, con danzas dedicadas a Onoruame, su dios padre y madre.

“Le bailamos a Dios, son las danzas a Jesucristo, nosotros así festejamos, seguimos la misma tradición de los que vivieron primero. Bailamos al tono del tambor, como suenan los tambores le pegamos (al mal)”, narró el rarámuri Lorenzo Chávez.

Vestido con un calzón de manta, una capa y una koera, huaraches de llanta y pintado con manchas blancas en el cuerpo, el hombre de 48 años bailó ayer durante horas con sus cuatro hijos, quienes conforman una de las 93 familias que actualmente habitan en la colonia ubicada en las faldas de la Sierra de Juárez.

Después de haber cancelado el evento masivo el año pasado debido a la pandemia por Covid-19, esta vez se les pidió hacerlo sin la asistencia de muchas personas a la iglesia, explicó el jesuita Chartur, quien cada año los acompaña en sus danzas de Semana Santa.

Desde la tarde del jueves, hombres, niños y mujeres comenzaron las danzas, que concluirán la mañana de este Sábado de Gloria.

El jesuita destacó la importancia de los indígenas por mantener sus tradiciones pese a estar lejos de la Sierra Tarahumara, por lo que buscan involucrar a los más pequeños de la colonia.

“Ellos son los fariseos, se llaman los pintos. Originalmente pintarse de color blanco fue una tradición que llevaron los jesuitas a la Sierra hace más de tres siglos y entonces era la lucha de moros y cristianos, los moros de color oscuro y los cristianos de color blanco, entonces estas mismas fiestas las iniciaron allá, pero lo que sucede es que los jesuitas fueron expulsados de México y los rarámuri con las enseñanzas que habían tenido y con la mezcla que hubo de su propia religiosidad con la religión católica, ellos tomaron la celebración”, explicó. 

Los rarámuri tomaron “la lucha del bien y el mal, para ellos el mal eran los moros, y resulta que el rarámuri entiende que en realidad quizá los malos eran los blancos, porque el blanco era tradicionalmente quien los explotaba, quien abusaba de sus mujeres. Y entonces ya no toman el color completo blanco, sino son estos tonos pintos. Y ellos ahora son los fariseos, son los buenos y luchan contra los soldados, para mantener la tradición, la fe y para seguir creyendo en Onoruame”, agregó. 

Aunque los rarámuri no realizan el tradicional Viacrucis, ayer tomaron una cruz de madera y una imagen de la Virgen de Guadalupe para recorrer su colonia, y pasar danzando bajo tres arcos, los cuales de acuerdo con Dolores Corpo, presidenta de la colonia, representan a las montañas de la Sierra Tarahumara. 

“Para ellos el número tres es muy importante, lo asocian con la Trinidad, y para todo son tres vueltas, vueltas porque el mundo gira; es parte de su cosmovisión, junto con la cosmovisión de la religión católica”, comentó el jesuita, quien les destacó la importancia de compartir el “kórima” y estar dispuestos a dar lo que se tiene.

Ayer, después de danzar con los tambores, los cuales van marcando el ritmo del corazón, de acuerdo con los propios tarahumaras, las mujeres de cada familia sacaron diversos platillos al centro de su explanada, para compartir y celebrar la Semana Santa.