Estado

Video: Estrena Netflix documental sobre Marisela

Filme muestra escenas de El Diario sobre la lucha de la madre juarense por justicia

Tomada de video / Escena que forma parte del documental

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 13 octubre 2020 | 13:20

Con el objetivo de mostrar el rostro humano del feminicidio y la impunidad que se vive en México, pero también de inspirar a los espectadores, mañana se estrenará en Netflix el documental “Las tres muertes de Marisela Escobedo”, en el cual aparecen escenas captadas por El Diario sobre la lucha de la madre juarense en busca de justicia. 

Marisela era madre de Rubí Marisol Frayre Escobedo, una adolescente que en 2008 fue asesinada en esta frontera por su pareja, Sergio Rafael Barraza Bocanegra, de 24 años de edad. Historia que evidenció las fallas del Sistema Penal de Justicia en México. 

Tras conocer de cerca las batallas que vivió Marisela en busca de justicia por el feminicidio de su hija, Carlos Pérez Osorio, director del largometraje, decidió llevar la historia a la pantalla, con el reto de narrarla en 1 hora con 49 minutos. 

“Este documental le pone un rostro humano a esta gran crisis que estamos viviendo en el país y es la suma de muchas cosas muy descompuestas, por un lado lo podrido que está el sistema de justicia y cómo el acceso a la justicia es para muy pocos en este país. Por otro lado, es la violencia de género que está en unos índices escandalosos y que está completamente normalizada en nuestra sociedad”, narró Laura Woldenberg, productora ejecutiva de ‘Las tres muertes de Marisela Escobedo’.

La impunidad de los asesinatos de mujeres en México es del 97 por ciento, “y juntando esos elementos hizo una bomba de tiempo que estaba latente en 2008 cuando fue el feminicidio de Rubí y explotó en la cara en 2020”, destacó. 

Rubí Marisol tenía 17 años, medía 1.65 metros de estatura; tez morena clara, complexión regular, ojos café claro, poco rasgados; cejas delgadas, arqueadas y depiladas; nariz chata, cabello castaño, teñido de rubio oscuro, hasta los hombros, poco ondulado; y labios gruesos. Vivía con su hija Heire Rubí Barraza, de seis meses, y con Sergio Rafael, quien era su pareja y se convirtió en su asesino y luego en el autor intelectual del asesinato de Marisela. 

“De entrada pues, es una historia extraordinaria, de una mujer admirable, que hizo cosas que seguramente muchas madres hicieron también, pero tal vez en la historia de Marisela Escobedo había un poco más de información… también era una historia más cercana a mí. Era una historia increíble qué contar y era una historia a la que teníamos acceso”, narró su director. 

Aunque lo más difícil fue convencer a las personas que tuvieron participación en la historia de que hablaran, sobre un caso en el que hay miedo, la investigación realizada por Marisela y su familia aportó muchísimos datos con los que el director y productoras pudieron armar el rompecabezas. 

“Si no hubiera habido omisión de las autoridades, si se hubiera investigado con perspectiva de género en el momento en que existió la primera denuncia, al día de hoy no hubiéramos tenido ni documental y Marisela Escobedo estaría con nosotros, pero a medida que vas siguiendo la lucha y la investigación a detalle te vas dando cuenta que van surgiendo una cantidad de cosas que ni en una película de terror existirían, que son una mezcla entre la colusión de las autoridades, la corrupción, el debilitamiento de las Fiscalías, la colusión entre crimen y funcionarios del Estado, la impunidad y justo el reto mayor era cómo hacer que tanta información la entienda el público que va a ver esta historia”, destacó la productora ejecutiva.

El documental que se logró gracias a las historias de la familia, a los datos y a los expedientes policiales, muestra paso a paso cómo una familia en esta situación navega en el sistema de justicia, cómo es revictimizada constantemente, cómo sino es por sus propios medios no avanza, todo el peligro por el que corren e incluso las amenazas, relató Osorio.

“Esta no es una historia única, pero sí representa todas las dificultades, no solamente jurídicas, sino también emocionales, por las que pasa alguien en esta situación. Representa muy bien, lamentablemente, lo que pasa en muchísimas familias”, señaló. 

Woldenberg destacó además que el documental llega en un momento muy paradójico, donde existe un movimiento feminista muy fuerte, con una sociedad despertando cada vez un poco más con estos temas; pero con instituciones muy débiles, con funcionarios muy incompetentes todavía.

“Creo que este documental viene a evidenciar por qué es urgente hablar de estos temas y por qué se necesita justicia y reparación del daño”, apuntó. 

Además de exponer toda la incompetencia y la insensibilidad de las autoridades “en este 2020 necesitamos inspirar a la gente con la historia de Marisela, y tenemos que hacer que más gente se sume a la exigencia de justicia, creemos que a través de esta historia podemos generar empatía en las personas. Y que a través de ponerle rostro humano a estas estadísticas tan terribles que tenemos, más gente se pueda sumar a esta exigencia y, que más gente entienda por qué las cosas están como están”, añadió Osorio. 

Porque muchas veces si no te llega a ti una situación así lo ves lejano y al saber de la muerte de una mujer la relacionas con el crimen organizado, sin darse cuenta de la vulnerabilidad en la que vive toda la población, agregó. 

“A mí me deja completamente inspirado y con un sentido de responsabilidad grande de seguir contando este tipo de historias, creo que si algo me dejó convivir con la familia de Marisela, con Juan Manuel particularmente –su hijo–… fue entender que tenemos una responsabilidad todos de que debemos hacer algo desde lo que sepamos hacer para que las cosas cambien. Esto no es ajeno a nadie y hay que estar a la altura de Marisela Escobedo para encarar las situaciones que vienen”, subrayó. 

Este tipo de personajes que son una fuente de fuerza y de coraje, que más allá de generar depresión generan inspiración y ganas, eso es lo que se busca transmitir a los espectadores, agregó Woldenberg sobre la mujer que tras dos años de lucha fue asesinada el 16 de diciembre de 2010 en las puertas de Palacio de Gobierno de Chihuahua.