Estado
Crónica

Video: Un combate contra el infierno

El trabajo más pesado ha sido no sólo combatir el fuego, sino soportar las altas temperaturas en la cima del monte

Omar Morales / El Diario de Juárez / Algunos de los brigadistas que sofocan las llamas
Omar Morales / El Diario de Juárez / Conservan optimismo pese a jornadas extenuantes
Omar Morales / El Diario de Juárez / Las llamas parecen incontrolables

Eduardo Lara / Enviado/ El Diario de Juárez

jueves, 10 junio 2021 | 07:10

Ciudad Juárez— Aun cuando las labores para sofocar el incendio en la Sierra de Chihuahua han permitido controlar por instantes las llamas, el trabajo más pesado ha sido no sólo combatir el fuego, sino soportar las altas temperaturas en la cima del monte, haciendo que brigadistas terminen prácticamente sin energías al bajar del lugar.

“Lo más difícil es que el terreno no es muy bueno, no se puede mover uno rápido ahí, uno sube pero ya no bajas hasta en uno o dos días, ha sido un trabajo muy complicado", dijo Valentín Arrieta, uno de los brigadistas que desde el jueves pasado ha estado combatiendo el incendio. 

Por su parte, Miguel Lugo, propietario del rancho Las Chivas, en donde se originó el incendio, platica que a pesar de que los trabajos no han parado desde hace ocho días, el fuego comenzó a ‘brincarse’ a predios vecinos, tales como Mesa del Norte y Norte.

“Evito ir para no intervenir con el jefe de los brigadistas, queremos darle toda la autoridad a él, el incendio ya está brincando y va cambiando de dirección, ya son como 2 mil hectáreas las que se han perdido, lo que se está haciendo es atacar las orillas antes de que llegue a predios cercanos”, comentó.

Desde que se generó el incendio, las comunidades de Janos, Altamirano, Nuevo Casas Grandes y lugares cercanos no han parado las actividades para recolectar diferentes víveres para hacerlos llegar a los brigadistas.

Según quienes están en las labores de combate “al monstruo”, como algunos lo han denominado, es preferible atacar las llamas durante la noche, ya que es más soportable el calor.

Everardo Rivera, jefe del Departamento de Restauración y Protección de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), dijo que las acciones para calmar el fuego han requerido de la participación de alrededor de 106 personas, entre brigadistas y elementos del Ejército Nacional.

Según el último reporte de la dependencia, cerca de 2 mil 500 hectáreas son las que han resultado afectadas por el siniestro, sin embargo, se estima que para la tarde de este jueves, se haya podido controlar el 90% del incendio.

“Afortunadamente, no hay personas lesionadas, tampoco les han faltado víveres allá, y hay que agradecer las donaciones; lo más complicado de combatir el incendio ha sido el acceso por el camino tan quebrado que existe, eso dificulta mucho las cosas; además, como hay poco pastoreo en la zona, se acumula gran cantidad de combustibles, sin mencionar que la temperatura es muy alta, es un incendio muy intenso”, informó. 

Los bajamos hasta en cuatrimotos

Las extenuantes labores que han emprendido brigadas de al menos cinco municipios para sofocar el ‘infierno’ que vive la Sierra de Chihuahua, fue motivo suficiente para mover a “El Diablo” y un grupo de cuatrimotos para socorrer a quienes desde hace una semana combaten las llamas a escasos kilómetros de la limítrofe con el estado de Sonora.

Desde el puente Las Tinajas, a 15 kilómetros del municipio de Casas Grandes, recorrimos casi 30 kilómetros por brechas y caminos rocosos hasta adentrarnos a la sierra, camino que siguen los diferentes clubes 4x4 de la región para hacer llegar agua, comida y otros artículos a los brigadistas que siguen combatiendo el siniestro.

Al llegar a dicho rancho, nos topamos con Eliseo Rodríguez, de 46 años, mejor conocido como “El Diablo”, quien desde el jueves, tanto él como un grupo de 4x4 y cuatrimotos de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, no han dejado en mandar cuanta cosa se necesite para ayudar.

“Venimos a traer agua y hielos hasta donde están las brigadas, ya están muy cansados, el sábado estuvimos con ellos allá en el cerro y nos trajimos a 12 de ellos; algunos los subimos a los ‘razors’, como a ocho, y el resto los subimos en las cuatrimotos”, comentó.

Los incendios no se dan donde queremos

Subiendo la Sierra de Chihuahua, en la zona conocida como “Cuesta de los botes”, Dagoberto Quintana ha colaborado en coordinar algunas de las acciones para hacer llegar la ayuda de la ciudadanía hacia quienes combaten “las llamas del infierno”.

“Desgraciadamente cayó un rayo en la región y el fuego se ha extendido bastante, tenemos desde el jueves pasado y sigue creciendo por culpa del viento”, comentó.

Precisamente en el camino rumbo a la zona del siniestro, fue como nos topamos con Dagoberto, a aproximadamente 15 kilómetros de donde se encontraban los brigadistas, ahí comenzó a coordinarse con los clubes de 4x4 y cuatrimotos para hacer llegar la ayuda lo antes posible, pues el sol poco a poco caía dormido por entre los cerros.

En el lugar puede percibirse un aroma a madera y pastizal quemado, el cual combina con una ligera capa de humo que alcanza a distinguirse en lo alto de la sierra, pareciera que la distancia entre los voluntarios y el área de emergencia es muy corta, sin embargo, el camino angosto y rocoso duplica el tiempo de traslado, cualquier descuido puede ser muy costoso.

“Para poder entrar necesitas un vehículo muy alto y 4x4, lamentablemente los incendios no se dan donde queremos, sino donde nacen, afortunadamente no hay personas heridas, los brigadistas están trabajando muy coordinados que se ha podido controlar el fuego, pero el riesgo continúa”, afirmó.

La Unión Ganadera también se ha sumado a los apoyos

Ayer miércoles, El Diario intentó ingresar de nueva cuenta a la zona de emergencia, volvimos al rancho Las Chivas que ha servido como centro de acopio y como área de campamento para los brigadistas. En el lugar se encontraba un grupo del Ejército Mexicano, el cual subiría hasta donde el siniestro para conocer la situación. 

Aunque se buscó llegar al lugar de las llamas, tanto brigadistas como personal del Ejército impidieron el paso, debido a que dicha área era considerada de alto riesgo.

A nuestro regreso por los caminos de la sierra nos topamos con Rudy Hawkins, presidente de la Unión de Ganaderos de Casas Grandes y propietario del rancho Norte, el cual se ha visto amenazado por el fuego.

Rudy nos platica que las áreas con mayor riesgo a consecuencia del incendio son rancho La Campana, Cuesta Colorado, Las Chivas, Norte y Mesa del Norte, debido a que la “lumbre va avanzando lentamente”.

Ante la situación, la Unión de Ganaderos que él preside, ubicada a casi dos kilómetros de Las Tinajas, ha servido también como un centro de acopio de agua, alimentos y otros víveres para ser entregados a los brigadistas.

“Ya hay muchas personas ayudando, lo malo es que no hay entrada a los vehículos y hay que caminar por casi dos horas hasta el lugar del incendio, ahí el pasto es muy grande y los rastrillos no funcionan bien, así que han ayudado mucho los sopladores para crear brechas que sirvan como contrafuego y poderlo extinguir”, comentó.

El fuego, originado por la caída de un rayo, ha consumido más de 2 mil hectáreas de bosque y pastizal por la zona serrana, siniestro que sigue amenazando con llegar a los límites con el estado de Sonora, donde más de 100 brigadistas han trabajado día y noche, tratando de detener a ese monstruo. 

elara@redaccion.diario.com.mx