Estado

Viven suplicio para saber de sus familiares

Buscan saber de sus seres queridos afuera del Cereso 3

De la Redacción / El Diario

lunes, 09 enero 2023 | 18:17

Familiares de los presidiarios del Centro de Readaptación Social (Cereso) número 3 externaron que tras los hechos del 11 de agosto de 2022 o “jueves negro” y la reciente fuga de reos del 1 de enero de 2023, han enfrentado un suplicio para saber de sus seres queridos. Aseguraron, que se les fijan cuotas por todo, incluso para hacer llegar a los internos algo de comida o bien para que se comuniquen a través de celular.

En medio de la vigilancia de autoridades al exterior de la penitenciaria a cargo del Gobierno del Estado, allegados de las personas privadas de la libertad que están en las áreas, uno, dos, cinco e ingresos, acudieron a visita. Comparado con el sábado, el domingo se apreció mayor concentración de elementos, los cuales mantienen un filtro de seguridad a una semana de los hechos ocurridos el pasado 1 de enero.

Abordada mientras hacía fila sobre la vialidad Barranco Azul, una mujer que pidió omitir sus particulares manifestó que a su hijo de 26 años se le arrestó por andar de “puchador”, o comerciando con drogas. Agregó que les cobran hasta 300 pesos para poder ingresar alimentos. Asimismo, informó que para acceder a un celular les solicitaron 10 mil pesos o bien les cobran por una sola llamada alrededor de 3 mil.

“Por todo cobran. Les venden la comida bien cara, la soda de 600 mililitros casi a 40 pesos, los platillos a ciento y feria. Cobraban hasta 300 pesos por meter la comida. Con lo que pasó, ni de comer les dan (…) Nomás les están dando puras tostadas, todo se está perdiendo. A los que traen un celular les cobran 10 mil pesos y los que traen celulares endrogan a los que no tienen, para que puedan comunicarse”, señaló.

Consultada al respecto, la Fiscalía General del Estado (FGE) invitó a que los quejosos interpongan denuncia para realizar las investigaciones pertinentes. La fronteriza resaltó que cuando agarraron a su muchacho tuvo que pagar 10 mil pesos para que lo bajaran del segundo al primer piso. Además, destacó que incluso ha tenido que pagar unos 600 pesos por piezas de pan, que es lo único que su consanguíneo consiguió.

Antier fue el turno para el sector tres y ayer el de los referidos, pero este lunes corresponde a aquéllos que se encuentran en el cuatro y el módulo de medidas especiales de seguridad, dio a conocer la FGE.

Ante la ola de violencia, los apegados a los reos han solicitado que se refuerce la custodia desde el interior, toda vez que temen por el bienestar de sus seres queridos que se encuentran recluidos en el citado penal.