Estado

Vuelve Estado a la carga en avenida de Juárez

Tras desalojo violento se reinician obras y se disparan los embotellamientos

Fernando Méndez / El Diario de Juárez / Filas de vehículos en espera de cruzar una de las zonas de trabajos en la avenida
Fernando Méndez / El Diario de Juárez / Zanja de aproximadamente 30 metros frente a la empresa Trevly

El Diario

miércoles, 14 abril 2021 | 12:28

Ciudad Juárez— Veinticuatro horas después del desalojo violento de los opositores a la ruta pretroncal, el tráfico se trastornó en la avenida Manuel Gómez Morín, una de las pocas vialidades que permanecía sin ser afectada con las obras del Gobierno estatal y que permitía el desfogue del tránsito vehicular.

Las quejas de los conductores aumentaron poco después de las 3 de la tarde, cuando inició la llamada “hora pico” y se reanudaron los trabajos correspondientes a la construcción de los tramos 11 y 12 de la BRT-2, constató El Diario durante recorridos realizados ayer.

“Falta mucha información a la ciudadanía y por eso la gente está protestando. El Gobierno está haciendo las cosas mal y está haciendo obras equivocadamente”, expresó Filiberto Cuéllar, un comerciante del sector.

Los trabajos incluso ya provocaron accidentes viales ante la falta de señalamientos.

Sobre la avenida Gómez Morín abrieron tres tramos de construcción, uno frente a la empresa Trevly, de aproximadamente 30 metros, donde no se instalaron anuncios previos de aviso de obra o de reducción de carriles. 

El guiador se topa casi de frente con la maquinaria pesada, donde sólo fue colocado un muro de concreto y un señalamiento luminoso. 

En ese sitio alrededor de las 6 de la tarde se registró un choque por alcance debido a que un guiador se detuvo repentinamente por la obra y fue impactado por dos autos más por la parte posterior, sin que se reportaran personas lesionadas, pero sí daños materiales.

El segundo frente de obra, y de mayor extensión, se ubica a la altura del restaurante Playas Bichis, donde se forma un cuello de botella que provoca una larga fila de autos.

En ese lugar y casi a la misma hora se registró otro choque cuando al guiador de un automóvil compacto gris que circulaba de poniente a oriente se le terminó el carril ya que se topó con el inicio de obra. Al ver la larga fila de autos en los demás carriles que quedaron abiertos trató de dar una vuelta en ‘u’, pero le cerró el paso al conductor de una camioneta que lo impactó.  

Ahí tampoco se colocaron suficientes avisos de precaución y había desesperación de los guiadores por el aumento en los tiempos para transitar.

En ninguno de los puntos se observó a personal de la Coordinación General de Seguridad Vial, sólo de elementos de la Comisión Estatal de Seguridad que realizaban rondines preventivos para evitar la toma de la obra por parte de los opositores al proyecto de transporte. 

Un tercer frente de construcción se abrió unos 200 metros hacia el oriente de la calle San Antonio. En el lugar destrozaron unos cuantos metros de pavimento, pero no continuaron los trabajos y para prevenir accidentes únicamente fue acordonada el área con trafitambos y mallas. 

En las cercanías se encuentra el crucero con Paseo de la Victoria, lo que hace más difícil el tránsito vehicular en la zona.

Los trabajadores de las empresas Nirvana y Eco Desarrollos reacomodaron parte de los señalamientos preventivos para la delimitación de carriles, mientras que maquinaria pesada empezó a abrir el pavimento donde los manifestantes habían permanecido varias semanas evitando el inicio de la obra que, advirtieron, traería afectaciones por el desorden vial.

El pasado lunes, decenas de elementos de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) sometieron y arrestaron con uso excesivo de la fuerza a un grupo de ciudadanos que protestaban contra la construcción de la ruta pretroncal.

Los detenidos, entre los que se encontraba la candidata del PRI a la Presidencia municipal Adriana Fuentes Téllez, fueron agredidos por agentes armados, que para dominarlos los golpearon, tiraron al suelo y arrastraron, según denuncias.

“Las obras sí nos van a causar muchos inconvenientes porque regularmente en cualquier punto de la Gómez Morín puedes dar una vuelta en ‘u’, donde sea necesario para ingresar a una calle o un establecimiento, pero al tener la pretroncal ya se limita la cantidad de retornos que vas a poder dar y además se limitará la cantidad de carriles”, expresó Heidi Esquivel, residente del fraccionamiento Almendros.   

Mencionó que de los tres carriles que hay actualmente por cuerpo sólo dejarán dos, lo que ocasionará un incremento en el tráfico, que de por sí ya causa estragos a cualquier hora del día, incluyendo sábados y domingos.

“Nosotros batallamos en la calle San Antonio para entrar al fraccionamiento, ya que es el único ingreso por la Gómez Morín. No sabemos si lo van a dejar como semáforo, si vas a poder dar vuelta, ya que por el lado de Paseo de la Victoria es bien difícil la entrada”, dijo.

El comerciante Filiberto Cuéllar señaló que el Gobierno está haciendo obras en lugares equivocados. “Las obras son buenas, pero hay que saber en dónde, y creo que las están realizando donde no se necesitan”, indicó.

Dijo que como vecino del sector las obras le causarán muchos inconvenientes y su negocio se verá perjudicado porque le bloquearán la entrada.

“La obra les van afectar a las personas que tienen sus negocios por la Gómez Morín, aunque se justifique que servirá para quienes no tienen medio de transporte”, expresó por su parte Velia Sánchez.

Dijo que el perjuicio es mayor porque se tardan mucho en terminar la obra y los vecinos tienen que buscar vías alternas, que casi no hay, por lo que tendrán que levantarse más temprano para trasladarse a los trabajos. “Ahorita todo Juárez está saturado de vehículos por tantas obras sin terminar”. 

Un empleado de una gasolinera ubicada en la Gómez Morín y calle San Antonio comentó que a ellos también les está afectando la obra ya que los automovilistas prefieren otros expendios donde no exista tanto tráfico o dificultad para ingresar.

“Tenemos nuestro sueldo como trabajadores, pero nos son de mucha ayuda las propinas que nos dan nuestros clientes, y ahora con la obra seguramente bajarán nuestros ingresos ya que las personas buscarán cargar combustible en expendios donde no haya tanto tráfico”, comentó.

En el mismo sentido se expresó un empleado de una planchaduría, quien dijo que un porcentaje de sus clientes son residentes El Paso, quienes vienen de visita con familiares a la ciudad y dejan su ropa para planchar, pero ahora con la obra se verán afectados ya que prefieren no circular por una avenida donde hay mucho tráfico.

redaccion@redaccion.diario.com.mx