Internacional

A Caro Quintero lo traicionaron familiares: The Wasthington Post

Los informantes habrían recibido dinero de la DEA

Agencias

martes, 26 julio 2022 | 18:16

Estados Unidos.- El narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, considerado como el último capo de la vieja guardia, fue capturado hace unos días tras ser traicionado por algunos familiares y miembros de su grupo criminal, según informa The Wasthington Post.

Los informantes habrían recibido dinero de la DEA a cambio de brindar detalles de los movimientos del llamado “Narco de Narcos”.

Ellos conocían los movimientos del narco sinaloense, desde los caminos que escogía para visitar a sus novias, que se movía en motos, y que correr hacia los cerros donde no pudieran bajar helicópteros militares, era su forma favorita de huir.

Antes de su caída el pasado 15 de julio, hubo 12 intentos por atraparlo desde que fue liberado de una cárcel mexicana en 2013 por una falla procesal.

De acuerdo con Univision, en dichos operativos por intentar capturarlo, participaron elementos de la Marina, que es la única entidad mexicana que tiene la confianza de la DEA.

Y es que, de acuerdo con filtraciones, funcionarios estadounidenses supieron que oficiales de alto nivel en el gobierno de México habrían ayudado a que Caro Quintero escapara una y otra vez, revelaron funcionarios estadounidenses basándose en filtraciones.

En entrevista con Expansión Política, el periodista y experto en narcotráfico Jesús Esquivel, reveló detalles de la captura de Caro Quintero, citando fuentes de la agencia antidrogas: “La DEA lo ubicó a través de sus servicios de inteligencia y a través del pago de dinero a informantes, miembros del narcotráfico que operan en la zona de la sierra del ‘Triángulo Dorado’. Porque también hay otra cosa que admite la DEA: recientemente quienes protegían a Caro Quintero le bajaron la seguridad y por eso lo ubicaron”.

Y aunque Caro Quintero cuenta con varios procesos en su contra por crimen organizado y tráfico de narcóticos, fue el secuestro, tortura y asesinato del agente de la DEA, Enrique “Kiki” Camarena ocurrido en 1985, el que causó el derrumbe de su imperio.

“El caso de Rafael Caro Quintero es la gran venganza de la DEA por haber asesinado a uno de ellos, por eso lo traían en la mira en tantos años”, señala Esquivel, autor del libro ‘La CIA, Camarena y Caro Quintero’.

 No obstante, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó que la DEA haya participado de alguna forma en el operativo que culminó con el arresto del último capo de la vieja guardia.