Internacional

Acaparan EUA y Europa pruebas e insumos

Personas atienden el funeral Wilma Bassuti en Sao Paolo, Brasil. En el país, los médicos buscan insumos suficientes para combatir la epidemia

Reforma

jueves, 09 abril 2020 | 20:09

.- A medida que Estados Unidos y países de la Unión Europea compiten para adquirir equipos médicos escasos para combatir el coronavirus, está surgiendo una división preocupante: los países más pobres pierden contra los más ricos en la búsqueda de máscaras y materiales de prueba.

  Fabricantes les han dicho a científicos en África y América Latina que los pedidos de kits de pruebas no pueden completarse durante meses, porque la cadena de suministro está en crisis y casi todo lo que producen va a Estados Unidos o Europa. Todos los países informan fuertes aumentos de precios, desde kits de prueba hasta mascarillas.

  La enorme demanda mundial de máscaras, junto con las nuevas distorsiones en el mercado privado, ha obligado a algunos países en desarrollo a recurrir a la UNICEF para obtener ayuda. Etleva Kadilli, que supervisa los suministros en la agencia, dijo que estaba tratando de comprar 240 millones de máscaras para ayudar a 100 países, pero que hasta ahora solo había logrado obtener alrededor de 28 millones.

  "Hay una guerra entre bastidores, y estamos más preocupados por la pérdida de los países más pobres", dijo la doctora Catharina Boehme, directora ejecutiva de la Fundación para Nuevos Diagnósticos Innovadores, que colabora con la Organización Mundial de la Salud para ayudar a que los países más pobres obtengan acceso a exámenes médicos.

 En África, América Latina y partes de Asia, muchos países ya están en desventaja, con sistemas de salud que carecen de fondos suficientes, son frágiles y a menudo carecen de los equipos necesarios. Un estudio reciente encontró que algunos países pobres solo tienen una cama de cuidados intensivos equipada por cada millón de residentes.

Hasta ahora, el mundo en desarrollo ha reportado muchos menos casos y muertes por el coronavirus, pero muchos expertos temen que la pandemia pueda ser especialmente devastadora para los países más pobres.

  Las pruebas son la primera defensa contra el virus y una herramienta importante para evitar que tantos pacientes terminen hospitalizados. La mayoría de los fabricantes quieren ayudar, pero la industria de nicho que produce el equipo de prueba y los reactivos químicos necesarios para procesar las pruebas de laboratorio está lidiando con una gran demanda global.

  "Nunca ha habido realmente una escasez de reactivos químicos antes", dijo Doris-Ann Williams, directora ejecutiva de la Asociación Británica de Diagnóstico In Vitro, que representa a los productores y distribuidores de las pruebas de laboratorio utilizadas para detectar el coronavirus. "Si se tratara de un solo país con una epidemia, estaría bien, pero todos los principales países del mundo quieren lo mismo al mismo tiempo".

  Para los países más pobres, el doctor Boehme dijo que la competencia por los recursos es potencialmente una "catástrofe global", ya que una cadena de suministro una vez coherente se ha convertido rápidamente en un ejercicio de fuerza. Los líderes de "todos los países" están llamando personalmente a los directores ejecutivos de manufactura para exigir el acceso de primera línea a suministros vitales. Algunos Gobiernos incluso han ofrecido enviar aviones privados.

  En Brasil, Amilcar Tanuri no puede ofrecer aviones privados. El Dr. Tanuri dirige laboratorios públicos en la Universidad Federal de Río de Janeiro, la mitad de los cuales están "atrapados sin hacer nada", en lugar de analizar a los trabajadores de la salud, porque dijo que los reactivos químicos que necesita se envían a los países más ricos.

  "Si no tienes pruebas confiables, eres ciego", dijo. "Este es el comienzo de la curva epidémica, así que estoy muy preocupado porque el sistema de salud pública aquí se ve abrumado muy rápido".

  Brasil es el país más afectado de América Latina hasta el momento, con más de 10 mil casos confirmados y una cartera de pruebas de al menos 23 mil. También es el país controvertido de la región frente la pandemia, con un Presidente, Jair Bolsonaro, quien ha sido abiertamente escéptico de los riesgos que plantea el coronavirus.

  Pero por debajo del ruido político, los científicos del país comenzaron a intentar aumentar las pruebas horas después de que se anunciara el primer caso del país.

  Sin embargo, en cuestión de semanas, el Dr. Tanuri se vio obligado a llamar a empresas privadas en tres continentes, tratando de obtener los reactivos químicos necesarios para las 200 muestras de prueba que reciben sus laboratorios todos los días, solo para saber que Estados Unidos y Europa ya habían comprado meses de produccion.

  "Si compramos algo para llegar en 60 días, es demasiado tarde", dijo. "El virus va más rápido que nosotros".

  La situación es similar para algunos países africanos.

  Después de informar su primera muerte el 27 de marzo, Sudáfrica se movió rápidamente, introdujo un confinamiento estricto y anunció un escrutinio de casa en casa que ya ha visto a 47 mil personas evaluadas. Sudáfrica tiene más de 200 laboratorios públicos , una red impresionante que supera a los países más ricos como Gran Bretaña y se desarrolló en respuesta a brotes pasados de VIH y tuberculosis.

  Pero, como Brasil, depende de los fabricantes internacionales para los reactivos químicos y otros equipos necesarios para procesar las pruebas. El Dr. Francois Venter, un experto en enfermedades infecciosas que asesora al Gobierno sudafricano, dijo que la lucha por adquirir los reactivos estaba poniendo en peligro la respuesta general del país.

  "Tenemos la capacidad de realizar pruebas de gran tamaño, pero nos ha sorprendido el hecho de que los materiales de prueba, los reactivos, no han llegado", dijo. "No somos tan ricos. No tenemos tantos ventiladores, no tenemos tantos médicos, nuestro sistema de salud estaba en una posición precaria antes del coronavirus ".

  "El país está aterrorizado", agregó.

  Los expertos dicen que la industria que produce kits de prueba es bastante pequeña. Williams, representante de la industria en Gran Bretaña, dijo que no había escasez de reactivos químicos, pero que se estaban produciendo demoras en el proceso de producción, incluidas las verificaciones y aprobaciones necesarias, porque la gran demanda estaba abrumando el sistema.

  "Los fabricantes no solo quieren vender a países ricos", dijo Paul Molinaro, jefe de suministros y logística de la Organización Mundial de la Salud. "Quieren diversificarse, pero tienen toda esta demanda competitiva de diferentes gobiernos".

  "Cuando se trata del extremo de un entorno hipercompetitivo con aumentos de precios, estos países de ingresos bajos y medios terminarán al final de la cola", añadió.

  La semana pasada, el Presidente estadounidense, Donald Trump, invocó la Ley de Producción de Defensa para prohibir la exportación de máscaras faciales a otros países y exigir que las empresas estadounidenses aumenten la producción de suministros médicos.

  Una empresa estadounidense que fabrica máscaras, 3M, respondió advirtiendo sobre "implicaciones humanitarias significativas" si dejaba de suministrar máscaras a América Latina y Canadá. Esta semana, la compañía y la Administración Trump llegaron a un acuerdo que permite que 3M continúe exportando a países en desarrollo, al tiempo que proporciona a los Estados Unidos 166 millones de máscaras en los próximos meses.

  El mes pasado, Europa y China introdujeron sus propias restricciones a la exportación de pruebas y equipos de protección.

  Sin embargo, algunas empresas privadas están dejando de lado las ganancias para ayudar a los países en desarrollo con sistemas de salud más frágiles.

  Un fabricante de pruebas británico, Mologic, recibió fondos del Gobierno para desarrollar una prueba de coronavirus casera de 10 minutos en asociación con Senegal que, de aprobarse, su costo de producción sería de menos de un dólar. No dependería de los laboratorios, la electricidad o el abastecimiento de costosos suministros de fabricantes globales.

  Mologic acordó compartir su tecnología con el Institut Pasteur de Dakar, un laboratorio emblemático en Dakar, para ayudar a producir el kit "al costo". Si bien el objetivo es hacer que esté ampliamente disponible, su objetivo principal es frenar la propagación del virus en África.

  Para los países más pobres, el problema de suministro es más grande que solo las pruebas.

  Zambia está al comienzo de su curva epidémica con solo una muerte hasta el momento, pero ya está luchando para obtener máscaras, así como para probar materiales como hisopos y reactivos, comentó Charles Holmes, miembro de la junta del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas en Zambia y ex director médico del Plan de Emergencia del Presidente de la Administración Obama para el alivio del SIDA, conocido como PEPFAR.

  Cuando Zambia intentó hacer un pedido de máscaras N95, dijo el doctor Holmes, el intermediario intentó venderlas por "5 a 10 veces" más el costo habitual, a pesar de que los cheques revelaron que las máscaras expiraron en 2016.

  "Es difícil para los países o gobiernos tener esas conversaciones con los fabricantes, cuando los países mucho más ricos tienen esas mismas conversaciones", dijo. "Es probable que el sector privado responda al mejor postor para muchos de estos suministros, son solo negocios".

  Dijo que los fabricantes le han dicho a los funcionarios de Zambia que no pueden garantizar una fecha de entrega de los suministros porque "la mayoría de ellos están siendo capturados por Estados Unidos y Europa".

  Si bien pocos criticarían a los gobiernos por cuidar a su propia gente, los expertos en salud creen que es de interés para todos ayudar a los países más pobres a obtener los suministros que necesitan.

  "Una infección con un virus respiratorio altamente transportable en cualquier parte del mundo pone en riesgo a todos los países", dijo el doctor Holmes.

  "Las naciones ricas no solo tienen la obligación de velar por los países que van a luchar, sino que también deben tener cierto interés en asegurarse de que la pandemia esté contenida en los países en desarrollo".