Internacional

Acusados de delitos graves en EU pueden comprar armas: Juez

Basándose en una sentencia de la Corte Suprema de Estados Unidos que amplió significativamente los derechos de las armas

Reforma

martes, 20 septiembre 2022 | 11:22

Texas, Estados Unidos.- Una ley federal que prohíbe a las personas acusadas de delitos graves comprar armas de fuego es inconstitucional, concluyó un juez federal de Texas, basándose en una sentencia de la Corte Suprema de Estados Unidos que amplió significativamente los derechos de las armas. 

El juez de distrito David Counts, designado por el ex Presidente republicano Donald Trump, llegó a la conclusión al desestimar una acusación federal contra José Gómez Quiroz, que había sido acusado en virtud de la prohibición de hace décadas.

Counts citó el fallo de la Corte Suprema de junio que declaró por primera vez que el derecho a "tener y portar armas", bajo la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, protege a una persona que lleve un arma de fuego en público para la autodefensa.

Counts dijo que, aunque la decisión del máximo tribunal no borraba las preocupaciones sociales y de seguridad pública sobre las armas, había "cambiado el panorama legal".

"La segunda enmienda no es un 'derecho de segunda clase'", escribió Counts. "Los tribunales ya no pueden relativizar un derecho constitucional".

El abogado de Quiroz y los representantes de la fiscal Ashley Hoff, cuya oficina procesó el caso, no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios el martes.

Quiroz había sido acusado en un tribunal estatal de Texas por robo y posteriormente por violar la fianza cuando intentó a finales de 2021 comprar una pistola semiautomática del calibre 22, lo que llevó a su acusación federal.

El 23 de junio, un jurado federal lo declaró culpable de un cargo de recepción ilegal de un arma de fuego por parte de una persona acusada y de un cargo de hacer una declaración falsa durante la compra.

El mismo día, la mayoría conservadora de 6-3 de la Corte Suprema emitió su fallo, que anuló la ley de portación oculta de Nueva York. Quiroz pidió entonces que se desestimara el caso, basándose en la decisión.

El Tribunal accedió a la petición, diciendo que un estudio histórico encontró "pocas pruebas" de que la prohibición federal "se ajuste a la tradición histórica de esta nación".