PUBLICIDAD

Internacional

Admite Papa que hay que hacer más contra abuso sexual

El Papa Francisco dijo en entrevista en AP que la homosexualidad no es un delito al señalar que en iglesias del mundo desprecian a la comunidad LGBT

Agencia Reforma

jueves, 26 enero 2023 | 06:40

Cd. del Vaticano, Vaticano.- El Papa Francisco abordó este martes las acusaciones de abusos sexuales en la Iglesia católica y reconoció que la institución tiene un largo camino por recorrer para lidiar con el problema, que se necesita más transparencia y que los líderes de la Iglesia deben hablar más sobre los abusos contra "adultos vulnerables".

Francisco recordó que él mismo tuvo una pronunciada curva de aprendizaje sobre los abusos por parte de sacerdotes, y admitió que su momento de "conversión" se produjo durante un viaje a Chile en 2018, cuando él mismo desacreditó a las víctimas del sacerdote depredador más notorio del país.

Varios periodistas, incluso de la AP, cuestionaron a Francisco sobre sus comentarios durante el vuelo de regreso al Vaticano."No lo podía creer. Usted fue la que me dijo en el avión: 'No, así no se procede, padre'. Usted fue", recordó Francisco.

Haciendo un gesto que indicaba que su cabeza había hecho explosión, el Papa continuó: "Ahí se me explotó la bomba, cuando vi la corrupción de muchos Obispos en esto".

"Ahí usted fue testigo de que yo mismo me tuve que despertar frente a casos que estaban todos tapados, ¿no?".

Más recientemente, el Papa dijo que ha estado lidiando con casos de "adultos vulnerables" que fueron víctimas de abuso sexual y a los que el código legal del Vaticano considera menores de edad en procesos internos.

En 2019, El Vaticano emitió una definición más amplia para las personas que consideraba "vulnerables" que iba más allá de la descripción anterior de simplemente alguien que "habitualmente carece del uso de la razón".

Francisco empleó esa definición ampliada en sus comentarios a la AP, e incluso fue más allá: señaló que hay varias situaciones en las que un adulto puede ser considerado vulnerable.

"Uno puede ser vulnerable porque esté enfermo, puede ser vulnerable por incapacidades psíquicas, puede ser vulnerable por dependencia", afirmó.

A veces se da la seducción. Una personalidad que seduce, que maneja las conciencias y este crea una relación de vulnerabilidad, y así tú quedas preso".

Francisco abordó dos casos que llamaron la atención el año pasado, entre ellos uno que involucra a un líder del movimiento independentista de Timor Oriental, el obispo Carlos Ximenes Belo.

Una revista holandesa, De Groene Amsterdammer, publicó en septiembre que dos personas acusaron a Belo de abusar sexualmente de ellos cuando eran niños en la década de 1990. La revista aseveró que había otras víctimas que no se habían presentado públicamente.

Tras la publicación, el Vaticano reconoció que había sancionado en secreto al sacerdote y premio Nobel en 2020, tras las denuncias que llegaron a Roma un año antes. Las sanciones consistieron en restringir sus movimientos y ministerio, además de prohibirle tener contacto con menores de edad o visitar Timor Oriental.

Sin embargo, el Vaticano no proporcionó en ese momento información sobre si los superiores de Belo sabían antes sobre algún reclamo en su contra. Tampoco proporcionó explicaciones de por qué San Juan Pablo II permitió que Belo renunciara dos décadas antes en 2002.

Surgió la sospecha de que a Belo, como a otros antes que él, se le había permitido retirarse tranquilamente en lugar de enfrentar algún ajuste de cuentas, dado el daño que habría causado a la reputación de la Iglesia.

Francisco dijo que quería más transparencia en la forma en que se manejan los casos, pero señaló que se trata de una batalla cuesta arriba en una institución que durante siglos ha manejado sacerdotes depredadores a puerta cerrada.

"Es lo que yo deseo, ¿no? Y con la transparencia viene una cosa muy linda que es la vergüenza. La vergüenza es una gracia", aseveró.  

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD