Internacional

Alarma a científicos descubrimiento del variante del Covid en Colorado y California

Expertos no saben qué tan ampliamente ese nuevo coronavirus puede haberse propagado en Estados Unidos

Associated Press / Las personas se congregan sin mascarillas en un área cerrada de Muscle Beach Venice en Venice Beach en Los Ángeles

The New York Times

miércoles, 30 diciembre 2020 | 18:36

Nueva York— Una contagiosa variante del coronavirus que se propagó a través de Gran Bretaña ha dejado a ese país luchando con los nuevos cierres, reducción de viajes aéreos y una oleada de infecciones. Ahora, ese mismo variante apareció en Colorado y California, amenazando con complicar lo que parecía un esperanzador camino hacia la recuperación de la pandemia en Estados Unidos.

Los científicos no saben qué tan ampliamente ese nuevo mutante puede haberse propagado en Estados Unidos. Sin embargo, la respuesta a esa pregunta destacará virtualmente cada aspecto de la respuesta del país a la pandemia: el tratamiento hospitalario, los cierres en las comunidades, escuelas y más cosas.

“El panorama general parece muy desalentador”, comentó Bill Hanage, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

La llegada de ese variante también hace que sea más imperativo que los estadounidenses reciban la vacuna en grandes números, y más rápidamente, dijeron los científicos. Un patógeno que se propaga fácilmente es más difícil de contener, y un mayor porcentaje de la población debe ser inoculado para frenar la pandemia.

Debido a que el variante ya surgió en Estados Unidos, funcionarios de la administración Trump reconocieron este miércoles que la vacuna se estaba aplicando muy lentamente. Sólo 2.1 millones de personas habían recibido la primera dosis hasta este lunes por la mañana, mucho menos del objetivo de 20 millones.

El gobierno federal ha inscrito 40 mil farmacias en ese programa que está diseñado para acelerar la distribución de la vacuna.

No se cree que el nuevo variante, llamado B1.1.7 sea más letal que los anteriores variantes, y al parecer no provoca más enfermedades severas. Las mascarillas, la distancia física y la higiene de manos siguen siendo las mejores maneras de contener su propagación. 

Las actuales vacunas es probable que sean efectivas en contra del variante y de cualquier otro que pueda surgir a corto plazo.