Internacional

Alcanzan acuerdo comercial UE y Reino Unido

La Unión Europea y Reino Unido alcanzaron un acuerdo para operar relaciones comerciales tras el Brexit; entrará en vigor el 1 de enero.

Reforma

Reforma

jueves, 24 diciembre 2020 | 10:40

Ciudad de México.- Después de meses de conversaciones y casi en el último minuto, Reino Unido y la Unión Europea llegaron a un acuerdo de libre comercio provisional este jueves, que evitará un caos para los comerciantes transfronterizos y brinda cierta seguridad a las empresas después de años de la agitación del Brexit.

  Con poco más de una semana hasta la separación final del Reino Unido de la UE, el Gobierno británico dijo que "el trato está hecho".

 "Es el primer acuerdo de libre comercio basado en cero aranceles y cero cuotas que se haya logrado con la UE", señala el Gobierno en un comunicado.

  Los funcionarios de la UE también confirmaron que se había alcanzado un acuerdo.

 "Así que finalmente hemos llegado a un acuerdo. Fue un camino largo y tortuoso, pero tenemos mucho que mostrar ", dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. "Es justo, es un trato equilibrado y es lo correcto y responsable para ambas partes".

  El acuerdo garantiza que las dos partes puedan continuar comerciando bienes sin aranceles ni cuotas. Pero a pesar del gran avance, los aspectos clave de la relación futura entre el bloque de 27 naciones y su ex miembro siguen siendo inciertos.

  Los parlamentos británico y europeo deben votar sobre el acuerdo, aunque es posible que este último no suceda hasta que el Reino Unido abandone el abrazo económico de la UE el 1 de enero.

  Meses de negociaciones tensas y a menudo irritantes redujeron gradualmente las diferencias entre las dos partes a tres cuestiones clave: reglas de competencia leal, mecanismos para resolver disputas futuras y derechos de pesca. Los derechos de los barcos de la UE a la pesca de arrastre en aguas británicas siguieron siendo el último obstáculo antes de que se resolviera.

 Sin embargo, siguen sin resolverse aspectos clave de la futura relación entre el bloque de 27 naciones y su antiguo miembro.

 Johnson había insistido en que el Reino Unido "prosperaría enormemente" incluso si no se llegaba a un acuerdo y el Reino Unido tenía que comerciar con la UE en los términos de la Organización Mundial del Comercio. Pero su gobierno ha reconocido que es probable que una salida caótica provoque un estancamiento en los puertos británicos, escasez temporal de algunos bienes y aumentos de precios de los alimentos básicos.

 La UE ha temido durante mucho tiempo que Reino Unido socavaría las reglas sociales, ambientales y de ayuda estatal del bloque después del Brexit, convirtiéndose en un rival de baja regulación a las puertas del bloque. Gran Bretaña niega tener planes de instituir estándares más débiles, pero dijo que tener que seguir las regulaciones de la UE socavaría su soberanía.

  Finalmente, se llegó a un compromiso sobre las cuestiones de "igualdad de condiciones". El tema económicamente menor pero enormemente simbólico del pescado llegó a ser el último escollo, con las naciones marítimas de la UE que buscan retener el acceso a las aguas del Reino Unido donde han pescado durante mucho tiempo y Gran Bretaña insiste en que debe ejercer el control como un "estado costero independiente".

  Las enormes brechas sobre la pesca se cerraron gradualmente durante semanas de intensas negociaciones en Bruselas, incluso cuando Johnson continuó insistiendo en que una salida sin acuerdo era un resultado probable y satisfactorio de los nueve meses de conversaciones sobre la futura relación entre la UE y su ex nación miembro.

 Han pasado 4 años y medio desde que los británicos votaron entre un 52 por ciento y un 48 por ciento para abandonar la UE y, en palabras del eslogan de la campaña de los Brexiteers, "recuperar el control" de las fronteras y las leyes del Reino Unido.

 Pasaron más de tres años de disputas antes de que Gran Bretaña abandonara las estructuras políticas del bloque el 31 de enero. Desenredar las economías que estaban estrechamente entrelazadas como parte del mercado único de bienes y servicios de la UE llevó aún más tiempo.

  El Reino Unido ha seguido formando parte del mercado único y la unión aduanera durante un período de transición de 11 meses posterior al Brexit. Como resultado, muchas personas hasta ahora habrán notado poco impacto del Brexit.

 El 1 de enero, la ruptura comenzará a sentirse real. El nuevo año traerá grandes cambios, incluso con un acuerdo comercial. Los bienes y las personas ya no podrán moverse libremente entre el Reino Unido y sus vecinos continentales sin restricciones fronterizas.

  Los ciudadanos de la UE ya no podrán vivir y trabajar en Gran Bretaña sin visas, aunque eso no se aplica a los más de 3 millones que ya lo hacen, y los británicos ya no pueden trabajar o jubilarse automáticamente en las naciones de la UE. Los exportadores e importadores se enfrentan a declaraciones de aduana, controles de mercancías y otros obstáculos.

  La frontera entre el Reino Unido y la UE ya se está recuperando de las nuevas restricciones impuestas a los viajeros de Gran Bretaña a Francia y otros países europeos debido a una nueva variante del coronavirus que se extiende por Londres y el sur de Inglaterra. Miles de camiones quedaron atrapados cerca de Dover el miércoles, esperando a que sus conductores se hicieran pruebas de virus para poder ingresar al Eurotúnel a Francia.

 Los supermercados británicos dicen que la acumulación de pedidos tardará días en despejarse y podría haber escasez de algunos productos frescos durante la temporada navideña.

 A pesar del acuerdo, todavía hay preguntas sin respuesta sobre grandes áreas, incluida la cooperación de seguridad entre el Reino Unido y el bloque y el acceso al mercado de la UE para el enorme sector de servicios financieros de Gran Bretaña.