Internacional

Alianza encabezada por EU enfrenta problemas debido a sanciones a Rusia

G7 discutirá nuevos planes para 'apretarle los tornillos' a la economía rusa

The New York Times

The New York Times

viernes, 24 junio 2022 | 23:05

Washington.— Después de cuatro meses de guerra en Ucrania, los países alineados en contra de Rusia enfrentan crecientes problemas económicos aun cuando las sanciones y embargos energéticos están teniendo poco impacto en la campaña militar del presidente ruso Vladimir V. Putin o en su postura política en su país.

Funcionarios de Estados Unidos se comprometieron a que el sistema financiero de Rusia sería golpeado si atacaba a Ucrania, el presidente Biden dijo en marzo que esas sanciones estaban “aplastando la economía rusa” y que “el rublo se estaba reduciendo a escombros”.

Sin embargo, los ingresos rusos provenientes del petróleo han establecido récords. Después de desplomarse en febrero, el rublo logró en esta semana un alto récord que no había logrado en siete años en contra del dólar.

Funcionarios de Biden dijeron que la economía de Rusia está incurriendo en un daño que se agravará con el tiempo, especialmente cuando las restricciones en las exportaciones de tecnología a Rusia gradualmente impidan el crecimiento de sus industrias, desde la aeroespacial hasta las computadoras.

Este jueves, un portavoz de la Casa Blanca dijo que los líderes del Grupo de las 7 naciones industrializadas, que este domingo iniciarán una serie de reuniones en Madrid, discutirán nuevos planes para “apretarle los tornillos” a la economía rusa.

Sin embargo, no se sabe cuál lado tiene más tiempo. El gobierno ucraniano asegura que unos 200 soldados están muriendo diariamente y que miles de civiles han perecido mientras Rusia se apodera de su territorio en el este de Ucrania.

Putin sigue disfrutando de su poder casi dictatorial y es improbable que inicie pláticas serias de paz con Ucrania mientras su ejército sigue avanzando.

Pocos de los funcionarios de Biden esperaban que las sanciones frenaran la guerra de inmediato. Sin embargo, la administración y sus contrapartes europeos tampoco esperaban la presión económica que están experimentando en este momento.

A pesar de asegurar inicialmente que las sanciones no tocarían las exportaciones de energía rusa, Estados Unidos ha prohibido las importaciones de petróleo ruso y la Unión Europea ha anunciado planes para reducir sus importaciones en un 90 por ciento en este año.

Parcialmente, como resultado de esas acciones, los precios de la energía han aumentado en Estados Unidos y Europa, ya que la gasolina regular está promediando por encima de los 5 dólares por galón en algunos estados.

Encima de todo esto, las sanciones y embargos están permitiendo que el principal competidor estratégico de Estados Unidos, China, compre una cantidad masiva de petróleo a precios de descuento, ya que Rusia está buscando clientes para reemplazar sus ingresos perdidos.