Internacional

Allanaron Mar-A-Lago por preocupación de seguridad nacional

La declaración jurada del FBI señala que 14 de las 15 cajas recuperadas a principios de año en la finca del ex Presidente Donald Trump en Florida contenían documentos clasificado

Reforma

sábado, 27 agosto 2022 | 07:52

Washington DC, Estados Unidos.- El Departamento de Justicia pidió registrar la residencia del ex Presidente Donald Trump en Florida después de recuperar un lote inicial de documentos de seguridad nacional altamente clasificados, por temor a que su divulgación pudiera comprometer "fuentes humanas clandestinas" usadas en recopilación de inteligencia, según una versión modificada de la declaración jurada utilizada para obtener la orden de allanamiento. 

La declaración jurada -que incluye más de tres decenas de páginas de evidencia y argumentos legales presentados por la división de seguridad nacional del Departamento de Justicia más documentos de respaldo- describe el impulso del Gobierno durante meses para recuperar materiales altamente clasificados tomados de la Casa Blanca que consideraba los documentos estatales como su propiedad privada.

La versión editada reveló por primera vez la fuente de información del Gobierno sobre el movimiento de documentos hacia y dentro del complejo de Mar-a-Lago, "un número significativo de testigos civiles" con conocimiento de las acciones posteriores a la Presidencia de Trump.

La declaración jurada se publicó este viernes, 18 días después de que agentes del FBI irrumpieran en la residencia y el club privado de Mar-a-Lago de Trump con una orden de registro autorizada por un tribunal y se llevaran material adicional marcado como clasificado, citando posibles violaciones de la Ley de Espionaje.

"Hay causa probable para creer que se encontrará evidencia de obstrucción en la casa de Trump", escribieron los fiscales al solicitar la búsqueda.

Bajo las órdenes del juez del caso, Bruce Reinhart, el Departamento de Justicia había propuesto extensas redacciones a la declaración jurada en un esfuerzo por proteger a los testigos de la intimidación o represalias.

El Gobierno lo hizo para proteger la integridad más amplia de su investigación sobre si Trump había violado la Ley de Espionaje y otras leyes al retener deliberadamente registros de seguridad nacional que debía entregar a los Archivos Nacionales.

Si bien el Gobierno redactó los detalles relacionados con los testigos en la investigación de Mar-a-Lago, la declaración jurada describe los peligros que representan si sus identidades, o incluso sus acciones, se hicieran públicas.

"En primer lugar, el Gobierno debe proteger la identidad de los testigos en esta etapa de la investigación para garantizar su seguridad", escribieron dos abogados del departamento al explicar sus solicitudes de redacción.

Los testigos, escribieron, podrían estar sujetos a represalias, intimidación o acoso, e incluso amenazas a su seguridad física, y agregaron que el propio juez Reinhart ya había señalado que esos peligros no eran hipotéticos en este caso.

La búsqueda, revela la declaración jurada, fue impulsada por una revisión intensiva del FBI de 15 cajas iniciales de materiales que Trump entregó a los archivos en enero, después de meses de presión del Gobierno.

En esas cajas, encontraron un total de 184 documentos con marcas de clasificación, incluidos 25 marcados como "ultrasecreto".

Pero los agentes se alarmaron más al descubrir que muchos de los materiales incluían las más altas restricciones de seguridad nacional, lo que requería que se mantuvieran en instalaciones de almacenamiento gubernamentales controladas y se prohibía que se compartiesen con gobiernos extranjeros, para proteger las "fuentes humanas clandestinas" empleadas por el comunidad de inteligencia para recopilar información en todo el mundo, según los documentos.

La declaración jurada no revela la naturaleza del material ni por qué Trump decidió retenerlo.

Esas preocupaciones, y la continua falta de voluntad de Trump para devolver documentos confidenciales que los archivos sabían que seguían en su poder, llevaron a los líderes del departamento a actuar rápidamente, según los funcionarios.

Las redacciones, que abarcan aproximadamente la mitad de la declaración jurada, cubrieron muchos de los detalles más sensibles de la investigación del Departamento de Justicia; partes completas de la presentación están tachadas, incluida la mayoría de las páginas 11 a 16.

Como resultado, hay referencias limitadas a los testigos o métodos de investigación que llevaron a los hallazgos presentados por los abogados de la división de seguridad nacional del departamento, quienes persuadieron al Fiscal Merrick Garland para aprobar la inusual solicitud de búsqueda.

El viernes por la mañana, antes de que se publicaran los documentos, Trump atacó al departamento en Truth Social.

Dijo que el Departamento de Justicia y los matones del FBI "no tenían derecho, según la Ley de Registros Presidenciales, de allanar Mar-a-Lago y robar todo lo que estuviera a la vista, incluidos pasaportes y documentos privilegiados".

El hecho de que parte de la declaración jurada se hiciera pública es un giro notable de los acontecimientos. Dichos documentos casi siempre se dejan completamente sellados hasta que se presentan los cargos penales, e incluso entonces tienden a surgir solo cuando se litigan cuestiones legales importantes en un caso. No hay indicios de que el Departamento de Justicia planee presentar cargos en el caso de los documentos en el corto plazo.