Internacional

Amaina viento y ayuda a bomberos en California

Disminución en corrientes de viento está ayudando a bomberos de California a combatir incendios que han azotado zona vinícola del estado

Reforma

Reforma

martes, 29 septiembre 2020 | 12:09

California, EU.- Vientos suaves daban un respiro a los bomberos de California este martes mientras luchaban contra un devastador incendio forestal que fue impulsado por fuertes corrientes en la región vinícola al norte de San Francisco y otro incendio rural que mató a tres personas. 

Las brisas reemplazaron las poderosas ráfagas que enviaron al incendio "Glass" a través de los condados de Napa y Sonoma el domingo y el lunes, quemando más de 146.59 kilómetros cuadrados.

Se han incendiado más de 110 edificios, entre casas e instalaciones de bodegas.

El fuego en la región vinícola atravesó la maleza que no se había quemado durante un siglo, a pesar de que las áreas circundantes fueron incineradas en una serie de incendios en los últimos años.

A medida que amainaban los vientos el lunes por la noche, los bomberos se sentían "mucho más confiados", dijo Ben Nicholls, jefe de división del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California, conocido como Cal Fire.

"No tenemos esas condiciones críticas de quema que estábamos experimentando esas dos últimas noches", dijo.

El fuego "Glass" en el país del vino es uno de los casi 30 incendios forestales que arden en California. El Servicio Meteorológico Nacional advirtió que las condiciones cálidas y secas con fuertes vientos de Santa Ana podrían continuar representando un peligro de incendio en el sur de California hasta el martes por la tarde.

En una zona boscosa del extremo norte del estado, más de mil 200 personas fueron evacuadas en el condado de Shasta por el incendio Zogg.

Tres personas murieron en el incendio, dijo el lunes el alguacil del condado de Shasta, Eric Magrini. No dio detalles, pero instó a las personas que reciben órdenes de evacuación: "No esperen".

Numerosos estudios en los últimos años han relacionado los incendios forestales más grandes en Estados Unidos con el cambio climático debido a la quema de carbón, petróleo y gas.

Los científicos afirman que el cambio climático ha hecho que California sea mucho más seca, lo que significa que los árboles y otras plantas son más inflamables.

Las residencias están muy dispersas en el condado de Shasta, que fue incendiado hace solo dos años por el mortal Carr Fire, infamemente recordado por producir un enorme remolino de fuego parecido a un tornado.

La empresa de servicios públicos Pacific Gas & Electric había cortado el suministro eléctrico a más de 100 mil clientes antes de los fuertes vientos y en áreas con zonas de incendio activas.

El equipo de la empresa de servicios públicos ha causado desastres anteriores, incluido el Camp Fire de 2018 que mató a 85 personas y devastó la ciudad de Paradise en las estribaciones de Sierra Nevada.

El lunes por la noche, la empresa de servicios públicos dijo que había restaurado la electricidad a prácticamente todos esos clientes.

Sin embargo, PG&E dijo que unas 24 mil personas seguían sin electricidad en las áreas afectadas por dos incendios en los condados de Napa, Sonoma, Shasta y Tehama.

En lo que va de la histórica temporada de incendios de este año, más de 8 mil 100 incendios forestales en California han matado a 29 personas, han quemado 14 mil 970 kilómetros cuadrados y destruido más de 7 mil edificios.