Internacional

Amenaza Covid-19 con acelerar casos de tuberculosis, VIH y malaria

Los cierres y las interrupciones de las cadenas de suministros socavan el progreso contra otras enfermedades mortales

The New York Times

The New York Times

lunes, 03 agosto 2020 | 14:18

Comienza con una fiebre leve y malestar general, seguido de una tos dolorosa y falta de aliento. La infección prospera en las multitudes, propagándose a personas cercanas. La contención de un brote requiere el rastreo de contactos, así como el aislamiento y el tratamiento de los enfermos durante semanas o meses.

Esta enfermedad insidiosa ha tocado todas las partes del mundo. Es la tuberculosis, la principal causa de muerte por enfermedades infecciosas en todo el mundo, que cobra 1.5 millones de vidas cada año.

Hasta este año, la tuberculosis y sus aliados mortales, el VIH y la malaria, estaba siendo controlada. El número de víctimas de cada enfermedad durante la década anterior estaba en su punto más bajo en 2018, el último año para el que hay datos disponibles.

Sin embargo, ahora, a medida que la pandemia de coronavirus se extiende por todo el mundo, consumiendo recursos de salud global, estos adversarios perennemente descuidados están regresando.

"Covid-19 corre el riesgo de descarrilar todos nuestros esfuerzos y llevarnos de regreso a donde estábamos hace 20 años", dijo el doctor Pedro L. Alonso, director del programa global de malaria de la Organización Mundial de la Salud.

No se trata solo de que el coronavirus haya desviado la atención científica de la tuberculosis, VIH y malaria. Los cierres, particularmente en partes de África, Asia y América Latina, han levantado barreras insuperables para los pacientes que deben viajar para obtener diagnósticos o medicamentos, según entrevistas con más de dos docenas de funcionarios de salud pública, médicos y pacientes en todo el mundo.

El miedo al coronavirus y el cierre de clínicas han alejado a muchos pacientes que luchan contra el VIH, la tuberculosis y la malaria, mientras que las restricciones en los viajes aéreos y marítimos han limitado severamente la entrega de medicamentos a las regiones más afectadas.

Alrededor del 80 por ciento de los programas de tuberculosis, VIH y malaria en todo el mundo han reportado interrupciones en sus servicios, y una de cada cuatro personas que viven con VIH han reportado problemas para acceder a medicamentos, según la ONU.